Ni en los años más oscuros, cuando gobernó ARENA, nos trataron así”

El médico sindicalista expone las carencias que sufren los pacientes del Rosales y denuncia las persecuciones de las que son objeto los empleados.
Enlace copiado
Ni en los años más oscuros, cuando gobernó ARENA, nos trataron así”

Ni en los años más oscuros, cuando gobernó ARENA, nos trataron así”

Enlace copiado
Tiene casi tres décadas trabajando en el Hospital Nacional Rosales. Estudió su especialidad en Cirugía Plástica en una universidad de Italia. En la actualidad, además de ser el secretario general del Sindicato de Médicos del Hospital Rosales (SMHR) desde hace siete años, es el jefe del Servicio de Cirugía Plástica del referido hospital público. En su oficina sindical, llena de montañas de papeles y un par de empolvados ordenadores obsoletos, está pegada una hoja de papel bond con una frase: “Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el Gobierno”. Desde ese espacio bastante desorganizado, ordena las denuncias en contra de sus jefes. Cuando habla del desabastecimiento de medicamentos e insumos médicos en el centro hospitalario, explica que no solo es por falta de dinero, sino que tiene muy claro que se debe principalmente a la mala administración de los recursos económicos. Habla de despilfarro en un programa que ha sido el banderín de la reforma de salud de la que el Gobierno habla tanto. Un proyecto que, según él, ha fracasado y debería ser auditado. Además, de carencias, también habla de acoso y de persecución en varios ámbitos. “Pero aquí seguimos”, advierte. Aunque no tiene miedo de hacer denuncias públicas contra sus jefes, una llamada telefónica a media entrevista lo inquieta: “Era una colega suya de otro periódico. ¿Pero cómo me marca al fijo?, si aquí todos los teléfonos están intervenidos. Fue ingenuo de su parte. Le dije que mejor me llame al celular”.

LEA TAMBIÉN: VIGILANTES DEL ROSALES DICEN QUE DIRECTOR NIEGA INGRESO A PERIODISTAS

No es nuevo el problema de desabastecimiento. ¿Qué es lo que no permite resolverlo?

Siempre ha habido problemas con el desabastecimiento de medicamentos, pero en los últimos cuatro años los hemos sentido más, posiblemente porque el Ministerio de Salud no tiene el presupuesto que debería tener. El Ministerio de Salud debería de tener un presupuesto equivalente al 6 % del Producto Interno Bruto (PIB) y lo que le asignan es apenas el 2.8 %. Hay que decir también que, para 2009, cuando tomó posesión el nuevo gobierno, el presupuesto de Salud eran cerca de $360 millones y para el año pasado ya fueron casi $630 millones, es decir, que ha habido un incremento casi de $300 millones.

A eso agreguemos que han hecho préstamos millonarios para reconstruir hospitales. Solo para el de Maternidad fueron como $42 millones. Para 2012, hubo un préstamos de $120 millones y en este momento están pidiendo $170 millones para, entre comillas, el nuevo Hospital Rosales. Nosotros creemos que dinero ha habido, lo que creo que no ha habido es capacidad suficiente en las personas que administran los problemas de salud, porque desde septiembre de 2010 se inició con un proyecto que se llaman los Equipos Comunitarios de Salud Familiares y Especializados, que les llaman los ECOS y, al principio dijeron, si no me equivoco, que iban a costar del presupuesto $42 millones los Familiares y $48 millones los Especializados; entonces, estamos hablando más o menos de $90 millones anuales. Y si multiplicamos 90 por siete años, estamos hablando de $600 millones que han sido invertidos en los ECOS. Para nosotros, este modelo de atención no ha cumplido con el objetivo para el que fue creado, porque no ha cambiado nada en beneficio de la población, no ha cambiado el perfil epidemiológico de la salud pública de los salvadoreños.

¿Cómo demuestra que ese dinero se ha usado en ECOS y cómo demuestra que no funcionan?

El punto es el siguiente: los que deberían tener la obligación de explicarle a la población cómo se está invirtiendo el dinero son ellos. Muchas veces les hemos dicho que se debería de hacer esa auditoría, pero ellos se niegan porque sencillamente es una parte de la campaña que ellos tienen hablando de una reforma de salud que no existe. Los salarios que les pagan a los médicos que están en los ECOS andan por los $390 y los mandan a lugares donde hay control de pandillas, solo mire lo que sucedió en la Montreal con las promotoras, en Mejicanos. No existe un esquema de seguridad que proteja a los médicos, a las enfermeras, a los terapeutas, promotores de salud. Solo dicen: “Esto sigue, ¿y qué?” Lo que hay es un autoritarismo donde no quieren revisar lo que han hecho bien o mal, porque piensan que todo lo hacen bien. Cuando nos parece que hay es una gran falta de capacidad: primero, deben conocer la situación en la que vive el país; segundo, deben hacer un diagnóstico adecuado del problema; y tercero, en darle un tratamiento. Pero ellos tienen una visión equivocada. Y si un diagnóstico es equivocado, el tratamiento va a ser el equivocado.

LEA ADEMÁS: DENUNCIAN DESTITUCIÓN DE MÉDICOS DEL HOSPITAL ROSALES

Entonces, ¿el fracaso del sistema de salud pública con $300 millones más son los ECOS?

Son $300 millones más los préstamos. Y no se ha visto nada. Nosotros creemos que han despilfarrado esas cantidades millonarias. Son más de $600 millones los que se han utilizado solo en los ECOS en siete años, que no han cambiado positivamente el perfil epidemiológico de los problemas de salud de los salvadoreños, cuando se suponía que los ECOS iban a cambiar la atención primaria en salud. Yo pienso que tendría que hacerse una evaluación, una auditoría sobre esa cantidad millonaria, sobre el funcionamiento de esos ECOS. En segundo lugar, nunca ha habido dinero para darle el mantenimiento adecuado a todo el sistema hospitalario. Y si agregamos que a Salud le quitaron $25 millones para el presupuesto de 2017, esto se complica más.

¿Y este fracaso es de la ministra Violeta Menjívar? ¿Es un fracaso de sus asesores? ¿Hay diferencia entre la gestión de María Isabel Rodríguez y la de Violeta Menjívar?

Son incapacidades de todos los funcionarios como tales, porque incluso, en 2012, se hizo un préstamo de $120 millones al Banco Mundial. Nunca se ha hecho una auditoría de ese dinero. ¿En qué se gastó? ¿Qué beneficios obtuvimos? ¿Qué resultados positivos obtuvimos o qué no obtuvimos? No se puede botar así el dinero de los salvadoreños. Hablaron de un sistema de emergencia nacional. La otra señora habló de que hasta íbamos a tener helicópteros. O sea, visiones que realmente son fantasías frente a la realidad. Ellos nunca han trabajado en un hospital.

MÁS INFORMACIÓN: HEMATONCOLOGÍA ESTÁ A UN PASO DEL COLAPSO EN EL HOSPITAL ROSALES

Escasez de medicamentos y de insumos siempre ha habido, pero ¿cuál es la diferencia entre la gestión de un partido o del otro?

Es que lo que siempre ha habido es falta de capacidad. Pero hoy hay hasta persecución. Yo le digo que ni en los años más oscuros, cuando gobernaba ARENA, nos trataron de esta manera. Esta es una represión grosera y hasta con maldad. Ellos están viviendo en un mundo totalmente irreal y para que sea real lo que están haciendo es bloquear el conocimiento de los problemas para evitar que la gente tome conciencia de las deficiencias y de su incapacidad de administrar y gobernar.

¿A qué tipo de persecución se refiere?

Desde 2010, hemos tenido persecución económica: hemos sufrido descuentos en nuestros salarios por más de un año y hay colegas que no reciben salario, a raíz de la famosa marcación biométrica, que fue utilizada por ellos para reprimirnos. En octubre de 2014, la Corte de Cuentas dio una resolución en la que dijo que los médicos especialistas del Hospital Rosales podían ser controlados por otros métodos de determinación de nuestra presencia en la institución y del trabajo que realizamos, pero eso no les importó. Nos persiguen también de manera laboral, hemos sido denunciados en los juzgados de lo Laboral y en la Fiscalía General de la República.

Pero esto no puede venir solo de una ministra.

Esto viene de una política de un partido ideologizado, dogmatizado y de mentalidad autoritaria. Son nazi-facistas o estalinistas, que al final de cuentas son la misma cosa, porque todos están basados en el poder absoluto y en la obediencia plena de que se debe hacer lo que ellos dictan, no hay democracia en la que todos tenemos derechos. Con los gobiernos de ARENA tuvimos conflicto por una cuestión de lujos: ellos querían privatizar la salud. Hay una cosa que para mí es muy peligrosa: el endeudamiento que se está dando, porque eso lo vamos a pagar todos.

¿Ustedes han contemplado la posibilidad de contrademandar a las autoridades?

A nosotros el director nos está siguiendo procesos en la Fiscalía desde 2014, porque nos acusó de que habíamos incumplido dos artículos que implican cárcel de cuatro a ocho años. Esta es una de las persecuciones más bestiales que hemos tenido. Estamos denunciados cerca de 46 médicos, solo del Rosales, porque él, de una manera calumniosa, ha dicho que nos vamos de aquí a tratar a nuestros pacientes privados en horas laborales, cosa que hacen sus amigos y allegados.

¿Cuáles son las principales carencias que ha visto en el tiempo que tiene en el Rosales?

Los problemas más grandes se han visto en Hematoncología. Allí muchas veces los pacientes no han tenido los medicamentos para atender sus dolencias que son cánceres, leucemias. Ellos prácticamente están comprando algunos complementos. También se han visto las carencias en los pacientes renales. En 2011, el actual director dijo que se iban a realizar entre 12 y 15 intervenciones anuales de pacientes renales y no ha hecho ninguna desde ese entonces, pero sí ha estado activo en el ámbito privado, donde gana más dinero haciendo trasplantes. Nosotros, de verdad, estamos viendo una falta de capacidad muy evidente.

Nosotros creemos que deben publicar los salarios de todos los asesores de salud, porque según sabemos, existen asesores que ganan hasta $10,000. Esas cantidades le hacen daño al presupuesto de Salud.
 

Tags:

  • Hospital Rosales
  • desabastecimiento
  • Insumos

Lee también

Comentarios

Newsletter