El Salvador  / social ¿Te lo perdiste?

Ni las quimios ni las radioterapias ayudaron a Irma

Enlace copiado
Ni las quimios ni las radioterapias ayudaron a Irma

Ni las quimios ni las radioterapias ayudaron a Irma

Enlace copiado

Sufre de un linfoma no Hodgkin, un tipo de tumor maligno que cada vez le va creciendo a pesar de las 15 quimioterapias y las 20 radioterapias que le han realizado. A sus 22 años perdió a su bebé por un aborto, debido a la enfermedad que aún no le habían diagnosticado, ahora a sus 23 años sigue batallando entre la vida y la muerte para poder vencer este mal.

Con un futuro por delante Irma del Carmen Carballo Girón sufre desde 2016 un tumor cancerígeno, el cual ya alcanza los 20 centímetros en su brazo derecho. Según Irma, la masa del tumor le está creciendo sin parar debido a que el tratamiento durante casi un año no ha hecho efecto y por lo contrario la situación de su salud se va complicando y empeorando cada día más.“Es un linfoma no Hodgkin de células grandes, dicen que ataca los ganglios linfáticos y hace que se inflamen, empezó como una ronchita, yo iba a las unidades de salud, pero me decían que no era nada malo, de ahí me iba creciendo más y más, de ahí que se me hizo un tumor maligno”, agrega.

“Es un linfoma no Hodgkin de células grandes, dicen de que ataca los ganglios”. 
Irma Girón, padece de tumor maligno 

Irma tiene miedo de morir, lo admite, pero tiene la esperanza de que saldrá de esa situación que la ha dejado sin poder trabajar y que ha hecho que su esposo también pierda el trabajo para poderla cuidar.

El tumor maligno también hizo que perdiera, en diciembre de 2016, a su bebé de seis semanas de gestación, el cual fue procreado sin darse cuenta que ya padecía de la enfermedad; además la joven manifestó que lo peor de la situación es que mediante una ultra se dio cuenta de que tenía 21 días de andar con el feto muerto dentro de su cuerpo.

“Fui al Hospital Nacional de la Mujer, me hicieron biopsia, pero salió que no tenía nada, que con antibióticos se me iba a ir, pero seguía más grande, me dolía y no podía mover el brazo, es en la axila derecha, y luego después de eso tuve una pérdida, un aborto, por lo mismo de la enfermedad, no sabía todavía yo”, explica.

“Terminé las quimioterapias y ellos (doctores) asumen que ya estoy curada. Yo me sigo sintiendo más mal”. 
Irma Girón, padece de tumor maligno 

Hasta la fecha asegura que le han realizado en el Rosales 15 quimioterapias, las que no tuvieron resultados positivos. Luego la remitieron en octubre al Instituto del Cáncer para que le dieran radioterapias; por lo que su esposo desempleado y ella con la enfermedad tuvieron que conseguir mil dólares para poder pagar ese tipo de tratamiento durante un mes de lunes a viernes.

“Las quimioterapias todas me las hicieron en el Rosales, y a veces me tocaba comprar a mí el medicamento, pagaba hasta $200 ahí, porque a veces se agotan en el Rosales, pero sí las radioterapias en el Instituto del Cáncer me las hicieron. Fueron 20 sesiones”, señala Irma del Carmen.

Según la joven, su problema se agrava y siente que cada vez va muriendo, ya que no pudieron seguir pagando los tratamientos pues no cuentan con los fondos económicos. Además explica que ni las quimioterapias ni las radiaciones tuvieron efecto.

“En el Instituto del Cáncer me dijeron que radioterapias ya no, y me han dejado hasta el 17 de enero del otro año, pero sigue creciendo y a mí me preocupa porque prácticamente no nos han dicho nada. Terminé las quimioterapias y ellos asumen que ya estoy curada, y yo me sigo sintiendo cada vez más mal, vomito todo, me mareo y me está creciendo bastante”, relata Caballero Girón.

Asegura que los médicos la tienen en espera para una posible cirugía y extraerle el tumor. Los médicos dicen que debió desaparecer solo con el tratamiento, pero no fue así.

Irma pide a los salvadoreños de buen corazón ayudarlos a ella y a su esposo para poder pagar un nuevo tratamiento, por lo que dejan el siguiente número y la puedan contactar: 7441-7645.

“Pido ayuda para ver si alguien me puede recomendar con algún especialista, pero no tengo dinero para pagar; si alguien me puede ayudar para pagar un hospital privado para que me hagan las radioterapias, o que me den una solución alternativa para poder curarme, porque ya no aguanto y siento que me estoy muriendo a pausas”, expresa la joven.

A parte del linfoma no Hodgkin a Irma del Carmen los médicos también le han diagnosticado una enfermedad que no permite que los glóbulos blancos se reproduzcan, por lo que ahora solo se está tratando con un medicamento llamado prednisona.

 

20
 sesiones de radioterapias le han realizado hasta ahora a Irma.
15
 quimioterapias le realizaron en el Hospital Rosales.

Lee también

Comentarios

Newsletter