Lo más visto

Más de El Salvador

Nicaragua le fabrica asilo a Mauricio Funes

El trámite de asilo duró apenas un día. El FMLN no cree que se esté dando una persecución política. Aún está pendiente la investigación fiscal por seis delitos y el juicio civil.
Enlace copiado
Nicaragua le fabrica asilo a Mauricio Funes

Nicaragua le fabrica asilo a Mauricio Funes

Nicaragua le fabrica asilo a Mauricio Funes

Nicaragua le fabrica asilo a Mauricio Funes

Enlace copiado
El expresidente de la República Mauricio Funes recibió desde el viernes 2 de septiembre pasado un asilo político por parte del Gobierno de Nicaragua, debido a que, supuestamente, la vida y la integridad física del exmandatario y su círculo familiar corren peligro si regresan a El Salvador, precisamente en momentos en que Funes es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) por al menos cinco delitos y a la vez está acusado dentro de un juicio civil por presunto enriquecimiento ilícito.

La decisión de darle asilo político a Funes fue del ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos López, y se plasmó en la resolución ministerial n.º 073-2016, que fue publicada ayer en el diario oficial de ese país, llamado La Gaceta.

El argumento por el que se le otorgó asilo político al exmandatario salvadoreño, según Santos López, es porque “la Constitución Política de Nicaragua asegura el asilo para los perseguidos políticos, amparando a los perseguidos por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos”, según el considerando segundo de la resolución ministerial y tal como lo solicitó el expresidente.

Funes aseguró ayer por medio de sus redes sociales que con el asilo político no busca “evadir la justicia salvadoreña” ni tampoco significa que esté renunciando a su derecho de defensa en el juicio civil que existe en su contra.

“He solicitado asilo político porque tengo fundadas razones que me llevan a pensar que sectores de la extrema derecha salvadoreña están planeando atentar contra mi integridad física”, dijo.

Pero políticos de la oposición e incluso una dirigente del partido en el Gobierno, el FMLN, no creen que los argumentos de Funes sean congruentes con la realidad, principalmente porque en El Salvador, según ellos, no existe la persecución política.

Nidia Díaz, quien es diputada del FMLN y miembro de la comisión política de este partido en el que se inscribió Funes para ser presidente de la República entre 2009 y 2014, dijo ayer que ni siquiera existe una orden de captura en su contra como para haber acudido a solicitar asilo.

“Persecución política no creo que tenga, sino que acusaciones que estaban vinculadas a lo civil, pero no hay orden de captura penal o que lo vayan a reprimir”, dijo la dirigente efemelenista.

Norman Quijano, diputado de ARENA –el principal partido de oposición–, señaló ayer que el mismo Funes, con su acción, se ha declarado imputado de lo que se le investiga por parte de la FGR. “Si nadie tiene nada que temer, no tiene por qué pedir asilo político. Solamente el que considera que tiene causas pendientes con la justicia puede acudir a un país vecino a asilarse”, argumentó.

De igual forma opinó el jefe del grupo parlamentario del PCN en la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, para quien Funes se llegó a sentir “incómodo” en el país.

Los políticos descartaron que en el país haya persecución política, como lo precisó Guillermo Gallegos, diputado de GANA y primer vicepresidente del congreso. “No me deja de causar un poco de sorpresa e incertidumbre y lo digo como político y como ciudadano. A mi juicio, no hay persecuciones políticas, yo desconozco las razones que él habrá planteado en Nicaragua para solicitar asilo político. Tenemos persecución de maras y del crimen organizado contra algunos políticos como en mi caso. Pero persecución política en el país no hay”, aseguró Gallegos.

En la resolución de Nicaragua se lee que Carlos Mauricio Funes Cartagena, portador del pasaporte D006415, presentó el jueves 1.º de septiembre de 2016 una solicitud de asilo político para él y para su núcleo familiar, integrado por su compañera Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, con el pasaporte A04202192 y con fecha de nacimiento del 15 de diciembre de 1989, es decir de 26 años.

Funes también pidió asilo político para tres de sus hijos: Carlos Mauricio Funes Velasco, con pasaporte B02033931, con fecha de nacimiento del 17 de septiembre de 1981, quien está por cumplir 35 años. También para Diego Roberto Funes Cañas, con pasaporte B04285087, con fecha de nacimiento del 5 de marzo de 1991, es decir de 25 años, un año menor que la compañera de vida de Funes. Y también para su hijo que está por cumplir los tres años, cuya madre es Guzmán Sigüenza.

Al día siguiente de la solicitud, el canciller Santos López firmó la resolución y aprobó el asilo político para los cinco salvadoreños.

A Funes la FGR lo investiga por los posibles delitos de peculado, negociaciones ilícitas, malversación, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. Y existe una sexta línea de un posible delito de lavado de dinero, expresó la FGR días atrás.

Durante las investigaciones, la FGR allanó la casa del expresidente, en donde hubo hallazgos de cerca de 100 armas de fuego y pertenencias de valor. También se reportó, el 20 de agosto pasado, la interceptación de un furgón con rumbo a Nicaragua con varias posesiones de Funes y de Guzmán Sigüenza.

Lee también

Comentarios