Lo más visto

Más de El Salvador

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

La Asamblea Legislativa cambiará de presidente de junta directiva mañana. El partido GANA tendrá a su primer diputado presidente, un exarenero.
Enlace copiado
No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

No debemos sorprendernos ni asustarnos por ser auditados”

Enlace copiado
Guillermo Gallegos dice que mantendrá la mayoría de políticas y costumbres de un congreso señalado por gastos innecesarios y suntuosos para sus diputados, solo que con más cuidado, más filtros, asegura. Esta es la entrevista días antes de asumir la presidencia.

¿Cómo está la situación presupuestaria de la Asamblea Legislativa a noviembre de 2016? ¿Cómo deja las cuentas Lorena Peña?

Estamos por finalizar justamente este año. Hasta donde yo entiendo, la ejecución del presupuesto va en los términos acordados. Ya se tiene cubierto hasta el 31 de diciembre todo lo que debe adquirirse o los compromisos que tienen que cumplirse, incluidos los salarios y todo lo que se tenga que erogar. Por ese lado creo que se ha hecho una buena ejecución del presupuesto, creo que yo no tendría dificultad para finalizar el año con lo que resta del presupuesto.

¿Usted va a continuar con el acuerdo de directiva que le atribuye al presidente de la Asamblea Legislativa todo lo relativo a los contratos de personal?

Bueno, este es un acuerdo que tomó la junta directiva. Yo voy a someter el tema en la primera reunión de la junta directiva que tendré como presidente, el martes 8 de noviembre. Voy a convocar ese día a las 8 de la mañana y allí vamos a tener que tomar la decisión de la distribución de funciones de la nueva junta directiva y en parte de esta distribución está lo del personal. Entonces vamos a ver qué pasa. Yo no tengo ningún problema con que eso ya no sea así, pero generalmente es el presidente el que toma estas decisiones. Hoy hay que tomar en cuenta también que ya tenemos una comisión del servicio civil, que también ya entra en juego para la contratación o despido de personal.

Pero a su juicio, ¿la atribución exclusiva de contratar personal debe seguir solo en manos del presidente de la Asamblea Legislativa?

A mi criterio, debería mantenerse, porque la Asamblea Legislativa de por sí es un ente político. Entonces, el que meta tanta gente a decidirse para la contratación de un personal requerido se vuelve un poco complicado y todo mundo quiere proponer o incidir para que gente allegada a ellos pueda ocupar las plazas. A mi juicio, ese acuerdo debería mantenerse para que el presidente decida.

En la actualidad, Recursos Humanos del congreso no tiene registros de los informes de rendimiento del personal ni resultados de evaluaciones previas a las contrataciones que se hacen. ¿Esto va a cambiar en su presidencia?

No. Hay dos tipos de personal: el institucional, que tiene requisitos previos que deben llenarse para poder ingresar; y el de las fracciones, que eso ya queda a criterio de cada jefe de fracción proponer, y el presidente, si no hay impedimento legal, solo procede a contratar. Yo creo que es oportuno que los partidos mantengan esa posibilidad de tener a las personas que quieren contratar en su fracción, sobre todo porque es personal de confianza.

Pero es que si bien son de confianza, en la práctica se ha detectado que hay personal que no llena requisitos ni siquiera mínimos para un cargo determinado, y otro personal que solo está en la planilla para hacer uso del seguro médico privado.

Sí, como es personal de fracción, ¿verdad? Al final quien es el responsable es el presidente porque contrata. En eso tendré yo que tener más cuidado. Lorena ha dejado una buena lección en esto. Ella separó a familiares de algunos diputados y yo creo que es bueno lo que ella ha hecho. Entonces yo tendré que tener cuidado de hacer que la ley se cumpla en el sentido de no tener parientes como empleados de algunos funcionarios de la Asamblea Legislativa. Ahora, respecto a la profesión o al aporte que ellos puedan dar en la fracción, eso ya le corresponde a cada diputado jefe de fracción.

En mayo de 2016, LA PRENSA GRÁFICA publicó un especial sobre personal de los grupos parlamentarios en el que se descubrieron familiares, personal por cuota partidaria y hasta empleados con dos cargos públicos. ¿Qué va a hacer usted para que esto no se repita?

Es una decisión del jefe de fracción que tiene que pasar por el filtro de la presidencia. Yo tendré que revisar si existe algún familiar de algún funcionario o de algún diputado que la ley no permita que esté trabajando en la Asamblea y tendremos que proceder. Hasta este momento, no tengo toda la planilla de toda la Asamblea. Pero entiendo que Lorena sacó a varia gente. Yo lo mantendría.

¿A usted le parece correcto que en la Asamblea haya más de 2,000 personas contratadas?

Bueno, yo voy a tener que responder en mi momento por el número de personas que estén trabajando en la Asamblea. Creo que esto, de lo de ahora, lo debe de responder la presidenta y otros expresidentes. Realmente, desconozco cómo están distribuidos o dónde están distribuidos, pero yo voy a tener que responder cuando termine mi período.

Usted es el diputado que a mayo de 2016 tenía más empleados entre los directivos. Usted tenía 35 empleados. ¿Va a contratar más personas para su presidencia?

No tendría por qué aumentarla y no son 35 (los empleados de Gallegos llegaron a oscilar entre los 35 en el primer semestre de 2016, según el listado de asegurados de la Asamblea Legislativa, y 33 hacia el segundo semestre, según el listado brindado por Lorena Peña). Sí tengo una cantidad de empleados, pero si ustedes revisan, los sueldos de mis empleados no superan ni los $1,000. He multiplicado lo que a mí me corresponde como miembro de la junta directiva en cantidades pequeñas para absorber un mayor número de personas. Pero no tendría por qué contratar más personas.

La junta directiva está trabajando en un proyecto de reforma del Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa. ¿Va a seguir impulsando ese proyecto?

Bueno, yo tengo la intención de que el reglamento sufra reformas, especialmente en lo correspondiente a los debates en las sesiones plenarias. Creo que muchas veces se vuelven largos, tediosos y poco productivos, ¿no? Entonces creo que es uno de los temas a tratar. Habrá que ver qué otras reglamentaciones hay que reformar, pero nosotros como parlamento nos vamos modernizando poco y poco y nuestro reglamento también debe ir modernizándose y hay que continuar esta subcomisión para que pueda dar sus aportes. De hecho, en la última comisión política se conformó esta subcomisión para que pueda iniciar el trabajo.

¿Se va a reducir los tiempos para que los diputados hablen en las plenarias?

Debe de reducirse el número de participaciones y tiempo. Es demasiado, especialmente en las piezas de correspondencia cuando no tienen posibilidad de que sean aprobadas, es demasiado tiempo. Entonces, prácticamente, la curul se ocupa para hacer algún tipo de campaña política y eso no es bueno.

Quizás suene muy idealista e incluso pueda violentar la libertad de expresión, pero ya se ha hablado de que, para los dictámenes, sean solo los diputados de las comisiones de donde provienen los dictámenes los que tengan el derecho de palabra. ¿Qué opina de eso?

Sería lo ideal, pero con base en el derecho de poder expresarse, no creo que convendría. Pero se estila de alguna manera así, que sean los diputados de cada comisión. Excepcionalmente ocurre que hay alguna gente por allí que quiere hablar en todo, ¿verdad? Entonces eso nos complica un poco y muchas veces ni saben del trabajo de la comisión. Pero creo que sí atentaría contra el derecho de poderse expresar.

¿Pero sí cree posible que en la reducción de los tiempos se busque un límite específico, una cantidad de minutos establecida para hablar?

Sí. Yo creo que si alguien quiere decir algo y dejar su punto de vista bien definido ante el pleno no debería tardar de cinco a ocho minutos. Pero hay gente que habla media hora, una hora, y no dicen nada.

¿Y qué opina de los incidentes entre Lorena Peña y diputados de ARENA en los que incluso ella apagó micrófonos a diputados?

Esto no debe de darse. Pero eso dependerá no solo de la presidencia, sino también de los diputados al momento de estar interviniendo. Generalmente, estos incidentes se dan entre diputados de ARENA y del FMLN, y por eso es importante que haya una voz moderada, neutral, dirigiendo las plenarias. Yo no quiero que esto vaya a pasar en mi período como presidente.

¿Ni tampoco que haya madrugones...?

Hoy ya no los estamos haciendo. Prácticamente estamos terminando 9 o 10 de la noche lo más tarde. Y quizás para no dejar esa sensación, deberíamos cortar la plenaria y continuarla al siguiente día. Esa es una decisión que tiene el presidente. Y yo creo que para que no quede esa situación de mal gusto para la población, una de las ideas que tengo es no permitir que las plenarias pasen de las 9 de la noche.

¿Usted va a permitir que en las plenarias lleguen dictámenes o piezas de correspondencia con dispensa de trámite, para aprobarse en el momento, sin haber pasado por las comisiones?

Esto va a depender, porque yo tengo la obligación de someter a votación la petición que se me haga. Aunque yo no quiera, pero si tienen los votos, no podré hacer nada más que acatar las decisiones del pleno. Ojalá las piezas siempre tengan su estudio respectivo en el pleno. Sin embargo, hay momentos en los que se necesita con urgencia poder aprobar algunas cosas, puede pasar. Pero mi decisión se basará según las solicitudes que se me hagan. Ojalá no pase esto, ojalá las piezas tengan su estudio correspondiente.

La pregunta es porque de repente llegan solicitudes para aprobar préstamos millonarios que ya están por vencer.

Para este tipo de aprobaciones se requieren 56 votos, siempre vamos a necesitar la concurrencia de todas las fuerzas políticas. Salvo que solo se pongan de acuerdo ARENA y FMLN, entonces allí ya no necesitan de los otros partidos políticos. Pero ojalá que no pase, que todo lo que se vaya a aprobar sea de consenso.

Otra conducta que se hizo evidente de la presidencia a cargo de Lorena Peña es dar largos períodos de tiempo en las votaciones del pleno cuando faltaban uno o dos votos para aprobar algo conveniente para el gobierno y el partido político de ella.

Esto puede suceder dependiendo de a quién le interese la votación. Ya ARENA ha reclamado y el FMLN también ha reclamado eso. Lo ideal es que cada diputado esté en su curul, pero es inhumano pedirle eso a una persona por tanto tiempo, entonces es conveniente dar un tiempo prudencial, un minuto, dos minutos a lo sumo. Pero más allá, hay que cortar la votación y si no alcanzó los votos, pues inmediatamente se debe pasar al otro punto. Creo que sí hay que dar un tiempo de espera, pero también podría ser algo reglamentado, poder definir un tiempo específico para cerrar cada votación.

¿Y cómo evitar que continúe el abuso de algunos diputados con los viajes al exterior?

Este es uno de los problemas más grandes que tenemos en la Asamblea. Yo lo he repetido: yo tengo dos años y siete meses de no viajar, tengo la solvencia para poder exigir que no haya abusos y espero tener el respaldo de los demás partidos políticos. La decisión la puedo tener yo y puedo incidir, pero al final son votos los que se necesitan en la junta directiva para aprobar, pero sí voy a tratar de ser más cuidadoso y más selectivo con los viajes que se les aprueban a los diputados. Incluso, si es necesario, podría limitar a un viaje cada dos meses para cada diputado. Ese es uno de los puntos principales que quiero trabajar porque son los focos que más se encienden cuando se trata de hacer alguna crítica a la Asamblea Legislativa.

Nosotros lo que detectamos en el último año es que si bien ha habido una leve reducción en las misiones oficiales al exterior, lo que hemos descubierto es que hubo diputados que viajaron hasta tres veces en un mismo mes, y también vimos a un diputado abogado en una feria ganadera en España, a otra diputada que no sabe de medicina en un congreso de salud en Colombia y etcétera.

Eso hay que regularlo. Voy a poner énfasis en este tema. Quiero el respaldo de los partidos políticos para que esto no continúe así. Yo he propuesto en el programa de adquisiciones y compras, en el rubro de viajes y viáticos, casi una disminución a la mitad de lo que se aprobó en el presupuesto para poder también limitar. El hecho de que ya no existan fondos también debe servirnos para limitarnos.

Con la ampliación de la Villa Dueñas, ¿todavía se va a seguir gastando en hoteles para hacer reuniones y foros?

No hemos terminado en este momento la Villa Dueñas, aparentemente hay una inauguración que Lorena quiere dejar como presidenta, pero la finalización total en la que ya se va a contar con un auditorio, con los salones para este tipo de reuniones, todavía no la tenemos. Por lo tanto, debemos continuar con estas contrataciones, que generalmente no se consume el cien por ciento. Pero ya finalizada totalmente la Villa Dueñas va a servir como el lugar donde la Asamblea Legislativa haga todas sus actividades que se hacen fuera.

¿Cuándo van a mover la Biblioteca Legislativa a la Villa Dueñas?

Estamos esperando la finalización para la biblioteca, estamos esperando la finalización del auditorio. Aparentemente hoy en noviembre debían haber terminado las empresas constructoras. Pero creo que vamos a tener que esperar uno o dos meses más. No se ve que termine en este año, según me han comentado.

¿Van a retirarse del edificio de oficinas, por el riesgo que hay de que se derrumbe?

Esto es un gasto para el país. Personalmente yo no quiero, creo que no es necesario y ya se lo propuse a ARENA y FMLN. Mi postura ha detenido un poco el movimiento que se pensaba hacer, porque yo no creo que sea así, el edificio ha resistido varios terremotos y realmente creo que no es necesario. Vamos a ver qué dice la junta directiva, pero para mí es un gasto con el cual el país no puede lidiar, que serían aproximadamente $40 millones.

¿Ni siquiera van a hacer refuerzos al edificio?

Eso implica un movimiento de personal y de todo. En eso habíamos quedado, pero hasta el día de hoy no hemos logrado encontrar un lugar que nos dé cabida para todo. De seguro se va a seguir buscando, pero de momento, hoy, no hay nada en la mesa que nos indique que a corto plazo nos tenemos que ir.

¿La Asamblea Legislativa va a seguir contratando el seguro médico privado?

Ha habido propuestas para dejarlo de utilizar, pero también tenemos la opinión de los empleados, que en su totalidad no quieren que el servicio deje de prestarse. Hoy por hoy, la primera licitación se ha declarado desierta. No llegó más que una empresa a la licitación que se fue demasiado arriba. Nosotros hemos presupuestado $6 millones y vamos a hacer una segunda licitación antes de que finalice el año. Pero sí se va a continuar. El 70 % del seguro médico de la Asamblea es consumido por los empleados. Tenemos dos sindicatos y me he reunido con ambos y es una de las peticiones más enfáticas que nos han hecho.

¿Y no se puede regular? Por ejemplo, establecer filtros en el sentido de que el seguro médico privado no se utilice por un catarro, por ejemplo.

Sí. La verdad es que la siniestralidad aumenta por la mala utilización del seguro. Para este año, si llegamos a optar por el seguro, vamos a poner filtros y mecanismos para que no ocurra un mal uso por parte de los empleados. Todos pagamos seguro social y todos los empleados de la Asamblea Legislativa tienen derecho a asistir al seguro. Entonces, hoy que vamos a licitar nuevamente, pueden existir estas cláusulas de que el seguro solo sea para enfermedades más graves que presenten riesgos y no para padecimientos comunes o básicos, realmente el término médico no lo sé, pero esto es una sugerencia que voy a llevar para que se pueda implementar. Esto reduciría costos. Puede gastarse mucho menos. Pero hay una serie de cosas con las que hay que estar atentos, son detalles que nos encarecen el seguro. Entonces, el administrador del contrato debe velar por que a la Asamblea le salga lo menos caro el seguro hospitalario.

¿Qué le parece el pensamiento de que el partido que obtuvo más diputados en una elección es el que presida el congreso?

Reglamentado no está. Se tenía como una costumbre, pero fueron ARENA y PCN quienes rompieron esta costumbre cuando el FMLN sacó más diputados y exigía la presidencia. Entonces aquello dejó de ser así y hoy todo se basa en un protocolo de entendimiento para el que se necesitan 43 votos para hacerlo válido. Así es como yo voy a llegar a la presidencia, con el apoyo de mi partido y dos partidos más. Y ahora que voy a asumir, tengo el apoyo de todos los partidos y eso me compromete a velar por todos. Pero aquello fue una costumbre que rompieron ARENA y PCN.

El diputado Reynaldo Cardoza y su juicio por enriquecimiento ilícito. Demás está decir que la imagen de la Asamblea Legislativa se perjudica con estos casos. ¿Usted cree que Cardoza debió apartarse de la junta directiva en su momento?

Con base en el principio de inocencia, él sigue siendo inocente. Una vez él ya sea declarado inocente o culpable ya se tomará una decisión. Pero para mí él no tiene por qué abandonar la junta directiva. Está en un proceso y nosotros lo condenaríamos a priori si buscáramos apartarlo de la junta directiva. Creo que no sería legal. Ahora, sí es una decisión personal si él optara por apartarse de la junta directiva.

Usted va a ser presidente del congreso en medio de la campaña para la elección legislativa de 2018. Y ahora que no hay diputados suplentes, ¿cómo va a controlar las asistencias de los diputados a comisiones y plenarias?

La Asamblea está conformada por hombres y mujeres adultos, responsables, yo realmente no me puedo convertir en el papá de todos ellos para andar siguiéndolos y obligándolos a que vayan a su trabajo legislativo. Cada quien deberá responder por sus actos y conductas dentro de la Asamblea Legislativa. Ahora, con el poder de los medios de comunicación, las ausencias de los diputados son evidenciadas en cada momento. No tenemos sanciones administrativas para los diputados, pero yo creo que sí tenemos una Asamblea plenamente auditada por los medios de comunicación y eso obliga a que los diputados no falten a sus comisiones ni a las sesiones plenarias. Ahora, con la ausencia de los diputados suplentes, esto se vuelve más evidente. Entonces será a criterio de cada quien si a la hora de una plenaria está fuera haciendo campaña, allí que sea denunciado. Y ojalá que no pase.

Una de las banderas que más ha ondeado Lorena Peña es que transparentó muchas cosas de la Asamblea. ¿Se puede hacer más que eso?

Yo creo que ella lo ha hecho muy bien. Ella está culminando una presidencia muy buena. No es fácil lidiar con un parlamento tan polarizado como el salvadoreño. Yo espero hacerlo mejor. Vamos a tener puertas abiertas y yo por eso me he caracterizado, porque la gente sepa todo lo que pasa.

Entonces como primer punto nos puede facilitar el presupuesto detallado por cada directivo, por cada grupo parlamentario, por cada oficina institucional, en remuneraciones, bienes y servicios, transferencias corrientes, activos fijos, etcétera... Empecemos por 2017.

¿Y que ella no lo dio el de 2016?

Es algo que le pedimos, pero respondió con un documento que contenía algo que no se parece a lo que se le pidió y luego dijo que ya lo había respondido todo.

Pues bueno, yo con gusto voy a proporcionar esa información. Lo que me soliciten lo voy a proporcionar.

Lee también

Comentarios