Lo más visto

"No encontramos el cadáver": Las dudas por la muerte de dos abuelos en el ISSS

Lisset relata la pérdida de sus abuelos en el Seguro Social: uno por covid-19 y la otra por un paro cardíaco, pero con síntomas de coronavirus. El sistema del ISSS estaba colapsado, le justificaron.

Enlace copiado
Sin información. El Seguro Social enterró al abuelo de Lisset sin informar a la familia de la muerte.

Sin información. El Seguro Social enterró al abuelo de Lisset sin informar a la familia de la muerte.

Enlace copiado

"Hace cuatro días perdí a mi abuelo, según el ISSS, por coronavirus. Cuatro días y no encontramos el cadáver", fue el mensaje que dejó Lisset en redes sociales tras la muerte de su abuelo, de 70 años, en el Seguro Social Central, del municipio de San Salvador. La familia de Lisset no solo perdió a su abuelo Alfredo; sino también dos días después, a su abuela Juana, de 68 años, por la covid-19.

Lisset (nombre cambiado) cuenta que su abuelo entró al ISSS de Ilopango en la madrugada del 18 de mayo. Alfredo iba acompañado de Juana, pues ambos se sentían mal. "Tenían fiebre, malestar general y habían perdido el gusto", explica Lisset, a través de mensajería tras haberle pedido a su familia permiso de contar la historia de como perdió a sus dos abuelos por covid-19 hace menos de un mes. 

Juana, sin embargo, según las autoridades del ISSS, no estaba tan grave, por lo que debía ir a descansar a casa, cuenta Lisset. De tal manera que la mujer fue dada de alta a las 10 de la mañana de ese mismo 18 de mayo. Alfredo sí estaba grave. Lisset llamó una y otra vez al ISSS de Ilopango, pero le dijeron que a su abuelo también le habían dado de alta y si no lo creía, "que llegara a revisar por mi cuenta".

Lisset llegó a ver a su abuelo. Tras buscarlo media hora en el ISSS de Ilopango, lo encontró. Alfredo estaba sentado en una unidad aislada para pacientes positivos de covid-19 entreniéndose con un bote de pastillas para la diabetes en las manos. Fue entonces que le dijeron a Lisset que su abuelo tenía síntomas de coronavirus, por lo que lo dejarían en observación.

Día tras día, Lisset llamó para preguntar; pero "me decían que él ya había sido dado de alta, el mismo día que mi abuela". Al llegar al ISSS de Ilopango por segunda vez, los doctores le dijeron a Lisset que no le podían hacer la prueba de covid-19 a Alfredo. La razón: no tenían el equipo médico suficiente para realizarle la prueba en esa clínica del Seguro Social, le terminaron de confesar.

A los dos días, Alfredo fue trasladado al Seguro Social Central. Ahí le realizaron la prueba de coronavirus, que de acuerdo con Lisset, resultó positiva; "los papeles del virus positivo no nos dieron, solo nos llamaron por teléfono, una doctora".

Alfredo, sin embargo, estaba mejorando le dijeron los doctores a la familia de Lisset. La joven recuerda que les dijeron que le habían quitado el respirador, pues lograba hacerlo por su cuenta. "Fue un alivio; pero eso duró poco, porque al día siguiente por la mañana, nos dijeron que empeoró y por la tarde, al parecer, murió", relata Lisset, quien recuerda que luego de la noticia llegaron al Seguro.

Eran pasadas las 5 de la tarde del 22 de mayo cuando Lisset y su familia llegaron a identificar el cuerpo de Alfredo. Pero, las autoridades del ISSS les dijeron que llegaran hasta el lunes siguiente, pues los trámites administrativos estaban cerrados por ser fin de semana y aunque lo identificaran ese día, no podrían realizar ningún trámite en la alcaldía.

Lisset pasó cuatro días sin saber dónde había sido enterrado su abuelo.

Dos días después de la muerte de Alfredo, la abuela de Lisset también falleció. No le realizaron prueba de covid-19, pero las autoridades le dijeron a la familia que murió de un paro respiratorio y que tenía síntomas de coronavirus.

"Al funeral de mi abuelo no pudimos ir. Con mi abuela sí, esperamos a los que atienden la covid-19 en el cementerio; pero ella no era positivo, según nos dijeron", concluye Lisset.

Lisset relata que su abuelo Alfredo, de 70 años, fue ingresado el 18 de mayo y murió cuatro días después por covid-19 en la sede central del Seguro Social en San Salvador. Cuando Lisset llamaba al centro de salud le decían que Alfredo había sido dado de alta, pero no era cierto.

 
Escuchar música y dibujar, la terapia a pacientes de COVID en México

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines