Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / politica Carlos CallejaCandidato presidencial por ARENA

No estamos cerrados a alianzas con otros partidos”

El candidato presidencial de ARENA no se cierra a buscar una alianza con los partidos de derecha ni a llevar a una mujer como compañera de fórmula.
Enlace copiado
Carlos Calleja / Empresario y candidato presidencial por ARENA

Carlos Calleja / Empresario y candidato presidencial por ARENA

Enlace copiado

ARENA estuvo 20 años de gobierno y el FMLN ya casi suma 10. A pocos días de haber ganado la candidatura presidencial tricolor, Carlos Calleja habla con LA PRENSA GRÁFICA de los ejes que tendrá su campaña presidencial y de lo convencido que está de que de ganar el Ejecutivo, su gobierno hará las cosas diferentes a como las han hecho la actual y las seis administraciones anteriores. Una de esas cosas es poner en el Gabinete de Gobierno a gente capaz e idónea para cada cargo, “sin divos o divas”. Promete desechar el nepotismo y el clientelismo político, así como no marginar a las personas dentro de su partido que votaron o se identificaron con los otros precandidatos, a quienes también tiende los brazos para que se incorporen a su eventual gobierno.

El aspirante presidencial también habla de un “triángulo de la esperanza” y un gran acuerdo nacional para resolver los problemas del país, como el empleo, la educación, la salud y la seguridad pública.

 “Nosotros no buscamos trabajar con divas y divos, queremos gente realmente que quiere trabajar, que sean expertos en los temas que les va a tocar administrar, que conocen, si es agricultura, que el ministro conozca de agricultura, de las necesidades de los agricultores pequeños”. 

Admite que ARENA ha perdido las recientes elecciones no por tener gente incapaz, sino porque no ha sabido estar cerca del pueblo salvadoreño, algo que promete no sucederá si gana las elecciones en febrero de 2019.

¿Cómo va a ser su campaña electoral para las elecciones presidenciales de 2019?

Partiendo de que logramos, gracias a Dios, ganar la candidatura, venimos de un trabajo territorial dentro de ARENA, pero que también nos permitió acercarnos a los salvadoreños, después de una trayectoria de muchos año en lo empresarial y lo social. Lo que buscamos adelante tiene que ser coherente con ese trabajo que venimos haciendo y tiene que cumplir varios objetivos.

Lo primero es unificar a un partido, que es ARENA, para luego unificar a todo un país. Buscar unificar a un partido que, en mi opinión, ya va avanzado en el proceso.

Me siento muy bien también con el clima posterior al domingo. Ya estuve con todos los diputados de la fracción, estuve hablando con alcaldes en todo el país y yo percibo que a pesar de que fue una contienda interna, ya está cuajando esa unidad. Pero ARENA sola no es suficiente para ganar una presidencial y el mismo partido está consciente de eso, que la estrategia hacia adelante tiene que ser una estrategia que logra consolidar esa unificación dentro del partido, pero también lograr encantar a mucha gente decepcionada con la política. Y para eso necesitamos construir una campaña ciudadana para después construir un gobierno con amplia participación ciudadana, un gobierno de meritocracia, de cero clientelismo, cero nepotismo, de gente honrada, gente que quiere servir. Que se sumen a este tren y que juntos lleguemos a la presidencia y de esa forma transformar este país a través de una nueva era de acuerdos, lo que también va a necesitar de la voluntad y la madurez política de una gran parte de la sociedad y de partidos políticos más allá de ARENA.

“Lo veo como el ‘triángulo de la esperanza’. Aquí tenés la parte económica, aquí abajo la educación y a un lado el tema de seguridad. Todos están interconectados. En ese triángulo está salud en el centro porque sin salud de calidad, una sociedad no puede progresar”. 

¿Cuáles serán los tres grandes temas de su campaña presidencial?

Buscar generar esa unificación a través de madurez y voluntad política en la Asamblea Legislativa y en los concejos municipales para construir grandes acuerdos de nación y encontrarles soluciones a los problemas del país. Una nueva era de acuerdos. Tuvimos los acuerdos de paz y creo que el país necesita ahora el inicio de una nueva era. Acuerdos alrededor de temas de salud, educación, seguridad, empleo, tema fiscal. Soy una persona que por naturaleza busca consensos, no soy confrontativo, soy alguien que busca unificar, me encanta trabajar en equipo y estoy convencido de que es la mejor forma de hacer las cosas.

Segundo, formar el mejor gobierno en la historia del país, con gente honesta, honrada, gente que busca servir y no servirse. Lo dije ya: cero clientelismo y cero tolerancia a la corrupción. Un gobierno cercano es muy importante.

ARENA, en mi opinión, no ha perdido elecciones por no ser el partido más capaz, siempre ha tenido mucha capacidad, pero sí ha perdido elecciones por ser el partido no más cercano a los salvadoreños; y yo sí busco construir una campaña, un proyecto político muy cercano a todos los salvadoreños, pero también un gobierno muy cercano a los salvadoreños y eso conlleva una larga era de descentralización política y un desarrollo municipal de la mano de un gobierno central.

“Ahorita vamos a formar un comité de financiamiento que va a manejar las cosas de una forma profesional, legal y transparente. En lo personal, yo me estoy separando de ese ejercicio porque creo que no conviene, por conflicto de intereses, estar muy cerca”. 

Nosotros no buscamos trabajar con divas y divos, queremos gente realmente que quiera trabajar, que sean expertos en los temas que les va a tocar administrar. Que el ministro conozca de agricultura, de las necesidades de los agricultores pequeños, medianos y grandes, y que sepa trabajar en equipo bajo una visión. Gente que crea que gobernar es estar en el territorio y no detrás de un escritorio en un quinto piso de un edificio de lujo con el aire acondicionado encendido. Yo me comprometo a ser un presidente de territorio: queremos romper paradigmas.

Y el tercer objetivo es construir un país de oportunidades, con buenos empleos, con economía diferenciada, de valor agregado, donde la mano de obra barata no sea la ventaja competitiva que buscamos, sino una propuesta de valor económica basada en productos y servicios de calidad, que posicione a El Salvador en el mapa mundial y nos permita encadenarnos en la economía del futuro, con enfoque en tecnología, servicios, en industria con valor agregado. Tenemos que apostarle al pequeño productor para levantar y apoyar lo nuestro. El turismo es un tema que me apasiona también. Si levantamos el turismo de calidad, de primera, podemos hacer un enorme trabajo y desarrollar nuestro país y a la vez trabajar en la prevención de la violencia. Porque cuando empezamos a querer lo nuestro, a cuidar lo nuestro y a promoverlo tanto nacional como internacionalmente, vamos realmente a romper estos círculos viciosos donde creo yo que se ha perdido un poco ese espíritu nacionalista y ese orgullo nacional.

También tenemos que aportarle fuerte a la educación, porque todo lo que hablo yo de generación de empleo, de dinamizar la economía, necesita también un salto en la calidad de educación para tomar un salto en la calidad de nuestra propuesta económica como país.

Lo veo como el “triángulo de la esperanza”. Aquí tenés la parte económica, aquí abajo la educación y a un lado tenés el tema de seguridad. Todos están interconectados. La mejor prevención de violencia será a través de una mejor educación, de mantener a nuestros jóvenes en las escuelas y ofrecer esas oportunidades de empleos. En ese triángulo está la salud en el centro, porque sin salud de calidad, una sociedad no puede progresar.

¿Piensa hacer una coalición o alianza con otros partidos?

Yo no quisiera adelantarme a nada, pero sí puedo hablar de mi filosofía como persona. Soy una persona abierta, incluyente, a través de la apertura se logra más, y no estamos cerrados a buscar alianzas con los otros partidos; es más, creo que deberíamos hacer una profunda lectura del 4 de marzo que nos dice que le pueblo salvadoreño quiere que nos pongamos de acuerdo como partidos para salir del bipartidismo. Los partidos menos grandes crecieron en su representación y es importante atender ese mensaje. No estamos cerrados a buscar alianzas siempre y cuando ellos coincidan con esta visión de construir el mejor gobierno de la historia del país.

¿Es muy temprano para decidirlo?

Acabamos de ganar la candidatura el domingo, es muy temprano y usted sabe que si se llegara a un acuerdo de buscar eso como objetivo, eso conlleva pláticas y discusiones, seguramente. Pero yo sí me puedo permitir decir en este momento que soy una persona abierta en pensamiento, pero también muy firme en mis principios. Como dije, tendría que ser una alianza pero leal a nuestros principios de formar este gobierno y este proyecto político representativo no solamente con los partidos políticos, sino también con la sociedad civil, que debería tener un rol muy importante en este ejercicio. Por eso tenemos una plataforma ciudadana, “Visionarios”, que también va a estar trabajando directamente con los diferentes sectores del país.

“Acordémonos que el 53 % de la población son mujeres y quiero formar un gobierno representativo, abierto; entonces, definitivamente estoy abierto a la figura de una mujer para la Vicepresidencia de la República”. 

¿Está la apertura pero no han empezado a desarrollar contactos?

Todavía no, pero nosotros somos personas abiertas en este mundo. Todos nos conocemos y creo que hay un sentir de parte de la población de que es necesario que se dé una unificación más allá de ARENA, y por eso he dicho desde el inicio que buscamos unificar al partido para luego unificar a todo un país.

Usted mencionaba que ARENA cometió unos errores. De hecho, las dos últimas elecciones presidenciales las ha perdido. Este día sale una noticia involucrando al partido con la recepción de dinero de cuentas del Estado. ¿Cuál es la diferencia entre esta ARENA con las anteriores, de cara a la campaña presidencial?

Yo creo que todos los partidos han cometido errores en el pasado y más que venir a hablar del pasado, quisiera hablar del futuro. Yo soy nuevo en la política, no vengo de la trinchera política, y una de las razones por las cuales me meto en la política es porque quiero ser parte de una generación de cambio y hacer las cosas diferentes. Como presidente de la república, si Dios quiere, el ejemplo mío será quizá la fuerza más importante en poder cambiar esa cultura. Yo lo he dicho, no me va a temblar la mano en proceder ante casos de abusos de corrupción o de cualquier tipo de abusos. Va a depender de nosotros hacia adelante.

Creo en el trabajo que está haciendo Mauricio Interiano en ARENA, esto es una nueva ARENA y nosotros estamos comprometidos a aprender de los errores que no necesariamente fueron de la institución, sino de personas que en algún momento estuvieron a cargo de la institución, para asegurar que tenemos el mejor equipo, las mejores personas trabajando hacia adelante.

¿Qué tanto tendrá que ver usted en la elección de su compañero de fórmula, porque escuchamos que será una elección con voto directo?

Yo entiendo que el reglamento se está desarrollando en este momento y mi único comentario sobre eso es que tiene que ser apegado a la ley. Nunca me he desviado de la ley, soy una persona institucional, la ley exige un proceso democrático y por ese camino vamos a tener que ir.

Yo creo que el perfil de la vicepresidencia se debe tomar en cuenta en el proceso, y yo soñaría con poder tener a un vicepresidente que pueda complementarme, que pueda cumplir plenamente con la función de la presidencia si algo pasa a mi persona, alguien que quiere y tiene la capacidad de trabajar activamente en la administración, alguien que con esos atributos que mencioné, un verdadero servidor público, honesto, capaz y alguien con el cual podamos trabajar de la mano.

Yo creo que una fórmula presidencial, un presidente y vicepresidente que trabajen de la mano en forma constructiva, puede ser un dúo dinámico para el desarrollo de este país.

No estamos buscando a un vicepresidente con poca responsabilidad o que se quede al margen de la gestión del gobierno. No le tenemos ningún temor o inseguridad a rodearnos de gente que viene a complementar y a fortalecernos.

¿Ya tiene a alguien en mente?

No tengo a nadie en mente ahorita, pero obviamente en este nivel 1 empieza a pensar en perfiles y por eso me permití hablar de esos perfiles.

Yo creo mucho en fortalecer a la mujer salvadoreña, y quizás me permito decir en este momento que definitivamente tenemos que tomar en cuenta, en mi opinión, a mujeres en la lista de posibles candidatos, porque también coincide con lo que dije que es un complemento. Y hay muchas mujeres muy capaces en este país.

¿Y hasta ahora cómo va el proceso de selección?

No ha comenzado. Uno piensa en el perfil. Un vicepresidente que realmente trabaje a la par del presidente para sumar y un vicepresidente que si algo le pasa al presidente, pueda tomar la responsabilidad de la presidencia sin ningún problema, no un vicepresidente como hemos tenido en algunos momentos de nuestra historia que no tienen tanta responsabilidad. Yo me voy por la opción de tener a alguien que realmente está ahí para agregar valor.

¿Cuántos candidatos debería haber para la vicepresidencia para que el proceso sea democrático y qué garantías hay de que al pasar los filtros se va a tener un candidato a vicepresidente con el perfil que usted menciona?

A mí no me gusta especular, me han dicho que especular es malo y ahorita me estás pidiendo especular. Lo que me voy a permitir decir es lo siguiente: yo creo que hay mucha gente buena que está dispuesta a servir y opciones van a haber, y el proceso va a cumplir con lo que la ley exige y ARENA, igual que con el ejercicio de la candidatura presidencial, va a dar un ejemplo al país.

¿Estaría usted cómodo con una mujer como candidata a la vicepresidencia?

Sí, lo acabo de decir. Creo que pudiera ser interesante, al final no es porque sea mujer que se debería elegir, sino que es la persona idónea, pero a veces siento que el país necesita de complementos y una mujer pudiera ser algo muy interesante. Acordémonos que el 53 % de la población son mujeres y quiero formar un gobierno representativo, abierto; entonces, definitivamente estoy abierto a la figura de una mujer para la Vicepresidencia de la República.

En la Asamblea Legislativa se acaba de aprobar un bono para los diputados salientes, a los que el pueblo no eligió para continuar en el congreso. ¿Le parece correcto?

No quisiera opinar sobre este tema porque no tengo toda la información. Cuando uno ve desde afuera lo que se dio como ciudadano, obviamente decepciona sin duda alguna, pero tampoco tengo toda la información ni la información de cuáles eran los compromisos legales y el presupuesto. Sería irresponsable de parte mía dar una declaración firme sobre este tema. Lo que sí te puedo decir es que como candidato y futuro presidente, primero Dios, tenemos que trabajar en manejar un gobierno sólido, pero también muy eficiente, y esto conlleva elementos de austeridad.

El país está pasando por demasiados problemas, hay demasiada necesidad, demasiada pobreza, y nuestro gobierno, el Ejecutivo, sí va a trabajar con un modelo basado en una gestión de resultados, con indicadores claros y metas. Las inversiones que se hagan, los gastos que se hagan que realmente rindan y de esa forma manejar los fondos públicos, que no son de uno ni de un gobierno, son del pueblo, con una responsabilidad fiduciaria para poder dar la tranquilidad y confianza al pueblo salvadoreño de que estamos gestionando con cuidado sus recursos.

¿Cómo va a financiar su campaña?

Ahorita vamos a formar un comité de financiamiento que va a manejar las cosas de una forma profesional, legal y transparente. En lo personal, yo me estoy separando de ese ejercicio porque creo que no conviene, por conflicto de intereses, estar muy cerca. Se tiene que delegar en un comité de recaudación y cumplir con la ley. Al día de hoy no hemos empezado a recaudar para esta campaña. La última campaña fue financiada, en su gran mayoría, casi todo, por la familia nuestra.

¿Podemos saber quiénes son los que forman ese comité de recaudación?

No, no puedo compartir eso todavía porque no hemos definido exactamente quiénes son. Lo que sí le puedo decir es que vamos a cumplir con la transparencia y la ley en cuanto a los requisitos. Creo que sería anticiparnos a empezar a decir quién va a estar encargado de eso.

¿Cuánto costó su campaña como precandidato para las internas?

Tampoco creo que sea el momento para compartir eso. Lo que sí les puedo decir es que decidimos hacerlo, por ser una interna, con fondos propios en su gran mayoría porque no queríamos asumir la responsabilidad tampoco de tomar fondos de otras personas en una primaria.

¿Ya ha definido quién estará a cargo de su campaña? ¿Serán extranjeros o nacionales?

Todavía no hemos contratado al asesor específico para esta campaña presidencial, pero creo yo que en el próximo mes vamos a tener que tomar la decisión. Hay mucho interés de parte de asesores internacionales, yo creo que nuestra campaña presidencial en El Salvador va a ser vista por todo mundo por lo histórico que es, y no dudo de que va a haber mucho interés.

Realmente estamos agradecidos por la oportunidad que tenemos de poder participar en este proceso histórico que primero culmina con la elección de un candidato y ahora un proceso que ojalá nos pueda llevar al objetivo y permitir transcender y comenzar una nueva era de acuerdos aquí, en El Salvador. Tuvimos los 20 años de ARENA, los 10 años del Frente, y ojalá que con nuestro gobierno vamos a arrancar una nueva era.

Carlos Calleja

 Cargo: 
Empresario y candidato presidencial por ARENA
 Trayectoria: 
Ha sido educado en Estados Unidos y es vicepresidente del Grupo Calleja.

Lee también

Comentarios