Loading...

No queremos estar en un dime que te diré con los diputados"

Catalino Miranda es considerado uno de los hombres fuertes del transporte público de El Salvador. Cree que son ellos y el Ejecutivo los que deben discutir y resolver la crisis del transporte de pasajeros en el país.

Enlace copiado
Enlace copiado
Catalino Miranda

¿Cómo evalúa los primeros seis meses del actual gobierno en el rubro de transporte?

En seis meses ya se pueden visualizar los pasos a seguir en materia de transporte. En términos generales la problemática de transporte es necesario discutirla con mucha profundidad con el ente rector, no como acto político sino como una política de estado. Creo que en los últimos 40 años ha tenido la atención del Ejecutivo y hay que ver temas como la legislación, la renovación de flota, la logística de operación y todo esto concluye en inversión.

¿Pero la inversión corresponde hacerla directamente al empresario?

Si pero lo que siempre se ha buscado es que los bancos federales, privados o cooperativos tengan disposición a un crédito con intereses más bajos, que haya un trato preferencial.

¿Se pueden lograr acuerdos con este gobierno?

En los primeros seis meses tienen que haber forcejeos, pero tienen que haber reacomodos, porque hay una realidad muy discutida: para unos se debe nacionalizar para nosotros, en cambio, somos el primer asocio público-privado que ha existido. Las concesiones son del estado y la inversión privada. Hay obligaciones y deberes de ambas partes.

Con la concesión se firma un contrato y ahí están establecidas las condiciones y muchas no se cumplen, eso es lo que han alegado los gobiernos.

Pero los contratos se han cambiado. Han dejado cortos los contratos. Debería de especificarse la parte de cada cuántos meses se debe revisar la tarifa, costos de operación, costos de inversión y eso no existe en los contratos. Los gobiernos han dicho ‘ahí te dejo el contrato, como dejan los niños y hay que ir a pelear a la Procuraduría’.

El reclamo de la gente es por un transporte de buen servicio y en mejores condiciones. Hay unidades muy deterioradas y eso es innegable.

Claro pero el transporte tiene un costo elevado cuando es de primera clase. Brasil es el que tiene más adelanto en esta materia. Hay un bono exclusivo para transporte y eso permite que cada cinco o siete años se cambie la flota.

¿Entonces no necesariamente hay que esperar por el cambio de buses veinte años?

No necesariamente. Cuando amarran a un sector a manos de políticos es muy difícil que crezca. Hay muchas historias que contar en materia de transporte. ¿Por qué un sector político se viene sobre un sector que bueno o malo ha sido beneficioso para la mayoría? Los que no ganan el mínimo, los revendedores, los jornaleros, son los que no entienden el porqué de tanto forcejeo entre el político y el sector transporte. Hay intereses ocultos.

¿Se refiere a intereses políticos partidarios?

Si, a intereses partidarios. Antes no existían los buses viejos aunque tuvieran veinte años, lo que les interesaba era que les trasladaran los votantes. Establecían convenios con gremiales para hacer esta política a su manera y a su antojo. ‘Si no me das publicidad en las nalgas del bus o microbús no contás con mi partido’. Con el voto residencial esto desaparece cada vez más.

Catalino Miranda

Pero también hay transportistas que han tenido intereses políticos.

Las negociaciones son válidas. A mí no me incomoda reunirme. Si son siete fracciones pues con las siete me reúno, pero cuando decimos intereses de otra índole es otra cuestión. Cuando vas como ciudadano o como empresario debes de ser atendido, no solo porque pago impuestos, sino porque somos empresarios que generamos la movilidad de la población y nos debe escuchar.

El problema es tarifa contra calidad.

Toda la economía del país ha cambiado mientras la tarifa que siempre ha tenido el rubro es la misma y se ha manejado de manera política. No tenemos lo que nosotros llamamos la tarifa social, mucho menos la tarifa técnica.

¿Y ve posibilidades de negociar con el nuevo gobierno?

En los últimos seis meses del gobierno de Nayib Bukele es de suma importancia destacar dos aspectos: Uno: Solo hemos perdido un trabajador a causa de la violencia y también una unidad. Dos: La extorsión ha bajado, pero se mantiene en niveles que afectan y queremos que se erradique por completo. Otra parte destacable es que va en el Presupuesto general de la Nación el presupuesto para el transporte de los salvadoreños.

El subsidio va condicionado.

Los diputados le quieren poner llaves, cerrojos y artimañas, pero no ponen incentivos. En algo tenemos que estar claros, la subvención de $0.02 por pasajero en microbús y $0.04 por pasajero en autobús es simplemente para que los pasajeros no paguen el costo real de la tarifa. La compensación no es para cambio de unidades, comprar repuestos, compra de llantas o darle mantenimiento a la flota. El gobierno absorbe parte del pago de la tarifa y sobre eso es que algunos políticos encuentran ese cerrojo para confundir la población.

Pero ese complemento igual llega a las arcas de los transportistas.

Pero era lo que hablábamos del costo de la economía. Sube el combustible, suben los repuestos, sube la mano de obra. La compensación se va en combustible y se hace humo. Hablan de nacionalización, creen que van a operar con $45 millones y eso es imposible.

Hay tensión en el tema.

Tenemos que llegar a una solución: Privatizarla, nacionalizarla, hay que hacer algo porque cambiar 11,000 unidades de la noche a la mañana no es fácil para ningún gobierno. Nosotros no hemos crecido en unidades, se mantienen las mismas con una tarifa de 16 años. Lo que sí ha crecido es la competencia: está Uber y otras plataformas, hay unos 30,000 carritos ilegales, pick up, mototaxis, hasta "charamusqueros" hay y andan con placas y hacen el trabajo sin ningún control por parte del ente rector ni la Policía Nacional Civil.

¿Está de acuerdo a que los controlen con GPS?

Yo quiero dejarlo muy claro. Muchas empresas tenemos ya la plataforma satelital y esperaría que el próximo año le entremos de lleno para que tengan todas, pero gradualmente. Primero hay que trabajar en las grandes ciudades como San Salvador, San Miguel, Santa Ana, Sonsonate. ¡Ojo! Como en este país somos número uno yo esperaría de que no hayan políticos metidos en esto que ya ven la posibilidad de poner sus compañías de GPS y obligar de que con ellos lo hagamos.

Usted cree que se pueda dar esa posibilidad.

Cualquiera. Que cobren $15 mensuales por 11,000 unidades son $165,000 al mes, por 12 meses, son casi $2 al año. Ya no quiero ser deputado y me quedo con una compañía. ¡Ojo señor presidente! Cada empresa debe tener su plataforma.

¿Su empresa la tiene?

La tenemos, pero el gobierno debe velar porque también cada empresa mejore en tecnología, no solo el GPS, televisión, cámaras.

El gobierno ya habló de un metro, un monorriel, un tren elevado pero no hay claridad de que es lo que pasa con las 11,000 unidades. Para el caso, el SITRAMSS no resolvió la crisis.

Porque fue un proyecto mal ejecutado. En cuanto a lo del metro y las otras opciones, por lo que he visto en Latinoamérica en San Salvador lo que cuaja es un sistema como el de Uruguay o Costa Rica: Costo por inversión: Construir las empresas de transporte y hacer los corredores adecuados para que la población tenga la facilidad de uso, pero eso tiene un costo. Hay que dar un transporte de buena calidad, pero la calidad tiene un costo, pero esto lleva a que los que tienen su coche lo pueden dejar en casa y viajar con garantía.

¿Y se pueden lograr esas condiciones aquí? ¿Están de acuerdo los transportistas? ¿Quieren hacerlo?

Claro que sí, pero hay que regular también la competencia ilegal, aquí permitimos que chinche y telepate muevan pasajeros.

Pero la realidad es que circulan unidades muy deterioradas.

Si circulan, pero que muestren cual es la plataforma política de la Asamblea Legislativa para modernizar el Transporte: ¿Solo poner el GPS? ¿Solo ponerle máquinas para contar pasajeros? No. Ya vivieron la experiencia y no funcionó. Hay que buscar un plan integral de operación, pero esto tiene un costo en todos sus esquemas. Esto lo tiene que hacer el VMT, sentarse con los transportistas, negociar con los bancos, buscar una plataforma de solución, pero solo decir desde el curul necesitamos GPS, es lo más fácil que hay.

Las aprobaciones pasan obligatoriamente por la Asamblea, sobre todo decretos y la ley.

Yo estoy de acuerdo con las obligaciones como el GPS y el control que se debe tener, es necesario, pero hay diputados que hablan sin conocer el sector y ni siquiera saben cuánto pagan en impuestos muchas empresas de transporte y de allí les pagan sus salarios. No estoy molesto con los diputados porque ganan bien o porque me critican, pero ellos deben de respetar, todos merecemos respeto, hasta el último ciudadano, y los diputados, principalmente, deben dar ese ejemplo de respeto. Pero atacar si base, sin un estudio, a un sector que contribuye con el país, eso no es democracia, eso es querer destruir.

Y cuál cree que es el punto en la asamblea. Muchos de ellos cuestionan el desorden vial, el subsidio, la seguridad social de los motoristas entre otras cosas. ¿Todo eso es político?

Es político. ¿Dónde está la contraparte de todo lo que cuestionan? ¿Cuándo cuesta asegurar un bus? ¿Cuánto se le paga a un conductor y si él quiere que lo inscribamos? El tema es integral, está bien que los diputados pidan mejorar, pero ¿cuál es el plan a seguir? Yo en una reunión, no diré con quienes, les dije que hiciéramos una prueba y sacáramos x cantidad de buses un día de circulación para observar si no había tráfico. No quisieron. El problema del congestionamiento es el parque vehicular existente y la infraestructura que ya colapsó. En lugar de que los políticos se metan donde no conocen, deberían de dejar que los técnicos del VMT se sienten con los empresarios y planifiquen.

Una reunión directa entre el Ejecutivo y la Mesa de Transporte.

Claro que sí, el Ejecutivo es el encargado de avalar y planificar sobre el tema. Está el tema de la movilidad, de la infraestructura, de la ley, de la modernización, de la economía, pasa por todo. ¿Somos nosotros los culpables? Pero no queremos un dime que te diré con la Asamblea, pero como parte del pueblo queremos respeto.

¿Cuánto debe ser la tarifa?

La tarifa social es de $0.40 y eso es lo que se debe discutir y analizar, si no se hace siempre habrá incompetencia. Ya en las unidades súper especiales se pagan $0.35 y la gente no reclamó. Ellos dicen: ‘Si amanezco con pisto me voy en la hilera, sino en la de a $0.20’. Se aumentó y no hubo reclamos en la población porque pagan calidad,, pero la tarifa técnica, la que vayan los conductores hasta con corbata y gorra es de $0.50.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Catalino Miranda
  • Transporte público
  • Modernización dde flota
  • Subsidio

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines