Loading...
El Salvador  / politica Lo más leído

“Bukele se siente empoderado porque está rodeado de fantasmas, de internet, de troles”: Congresista Norma Torres

La congresista que en la última elección de 2020 logró una holgada y extensa victoria sobre Mike Cargile de 20, 300 votos versus 6,700 votos que obtuvo el republicano, reiteró que Estados Unidos no trabajará con los gobiernos del Triángulo Norte que tengan vínculos con el narcotráfico.

Enlace copiado
Foto de archivo

Foto de archivo

Enlace copiado
  • "Hablando con un colega que me llamó ayer y que me preguntó '¿qué está pasando con este presidente?'. Yo le dije... bueno, él está haciendo lo único que él sabe hacer, ofender y activar su ejército o pandilla de trolls".
  • "Tenemos mucho trabajo por hacer con esta pandemia, que no podemos estarnos enfocando en juegos, que a él (Bukele) le gusta jugar y no tenemos tiempo para eso."
  • "Siguen viniendo miles, miles de salvadoreños escapando de unas condiciones muy difíciles en la región y mientras eso siga, no podemos seguir mandando dinero para una región que no está tomando las vidas de estas personas en serio."
  • "Nosotros no vamos a aceptar trabajar con personas que están involucradas con el narcotráfico, eso no podemos hacer nosotros."
 

La buena relación entre El Salvador y Estados Unidos parece alejarse cada vez más. El jueves, el presidente Nayib Bukele y la congresista demócrata Norma Torres, tuvieron un encontronazo en Twitter que evidenció aún más esa separación.

Torres habló con La Prensa Gráfica sobre el incidente en una entrevista, en la que además confirmó que la próxima semana podría conocerse el reporte de funcionarios corruptos que solicitó al Departamento de Estado a inicios de este año.

La congresista de origen guatemalteco, que en la última elección logró una holgada y extensa victoria sobre Mike Cargile de 20,300 votos, versus 6,700 votos que obtuvo el republicano, reiteró también que Estados Unidos no trabajará con los gobiernos del Triángulo Norte que tengan vínculos con el narcotráfico.

El presidente Bukele contó al principio de su gestión con apoyo y con cierta aprobación de Estados Unidos y eso poco a poco ha cambiado. ¿Por qué ese apoyo y aprobación cambió, qué pasó para que cambiara?

Al principio cuando fue elegido, para mí fue como con todos los presidentes. En Guatemala con Jimmy Morales; luego con Giamattei, en Honduras con el presidente Hernández y luego en El Salvador con el presidente Bukele.

Con sus propias acciones e inacciones, el presidente Bukele ha demostrado que ese no es su compromiso. Su compromiso es “cómo me miro en el espejo” o “cómo puedo seguir siendo un cool” y eso no da resultados.

Es importante darles un espacio, un poco de tiempo para que ellos comiencen a desempeñar, a enseñarnos la estrategia que van a tomar para mejorar las condiciones en sus propios países. 

También hice un video diciéndole (a Bukele) cuando fui a visitar a los muchachos en los centros en Florida, en los centros en Texas, que estos tenían mucha esperanza con él, con su elección, que ojalá que él iba a cambiar las condiciones para que en un día tuvieran la esperanza de poder regresar a sus propios países, para abrir un negocio, para poder tener una vida libre de violencia, libre de todo lo que ellos están escapando en este momento.

Pero con sus propias acciones e inacciones, el presidente Bukele ha demostrado que ese no es su compromiso. Su compromiso es “cómo me miro en el espejo” o “cómo puedo seguir siendo un cool” y eso no da resultados.

No existe un trabajo que tenga tanta atención y nada de responsabilidad. El trabajo de él (de Bukele) es un trabajo que viene con mucha responsabilidad. Así que por sus acciones ha demostrado que no está comprometido con salvar las vidas de todos estos jóvenes que siguen escapando de su país.

Si las condiciones estuvieran como él (Bukele) las quiere pintar en El Salvador, no estuviéramos viendo los síntomas aquí en la frontera sur del país.

¿Pueden estas actitudes del presidente Bukele y la actitud confrontativa que ha mostrado con usted afectar las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos y en qué punto está esta relación?

Estoy acostumbrada, mis colegas y yo estamos acostumbrados a trabajar con tipos de personalidades como la de este presidente. No soy la primera y no voy a ser la última representante de Estados Unidos que él (Bukele) ofende. Ha ofendido al presidente Joe Biden.

Por presentarse y tener una plática con personajes o reporteros que promueven el racismo y la violencia contra los latinos, como lo hizo con la Administración anterior, él (Bukele) sigue promoviendo estos grupos.

Hablando con un colega que me llamó ayer y que me preguntó “¿qué está pasando con este presidente?”. Yo le dije... bueno, él está haciendo lo único que él sabe hacer, ofender y activar su ejército o pandilla de trolls. Sigue bloqueando a las personas que no siguen la misma mentalidad que él y que se oponen a lo que él está diciendo. 

Pero la verdad la vergüenza es para él.

Mi colega me dijo “también así me trató” y estamos viendo qué podemos hacer. Trabajar con otros países o trabajar a nivel local. Tenemos mucho trabajo por hacer con esta pandemia, que no podemos estarnos enfocando en juegos, que a él (Bukele) le gusta jugar y no tenemos tiempo para eso.

Mis colegas y yo estamos acostumbrados a trabajar con tipos de personalidades como la de este presidente. No soy la primera y no voy a ser la última representante de Estados Unidos que él (Bukele) ofende.

¿Puede afectar este incidente y estas acciones, el posible acercamiento de la vicepresidentaKamala Harris con el gobierno salvadoreño? 

La vicepresidenta tiene su agenda. No quiero hablar por ella, pero es una mujer bien plantada, bien segura y ella es una crítica muy grande del machismo, de hombres que tratan de oprimir a las mujeres usando las mismas palabras que Bukele ha usado.

A mi no me ofende. Mis raíces indígenas, por cierto, no me ofenden, es un orgullo para mí. Yo veo las palabras que salen de él (de Bukele), las palabras que promueve en sus tuits, eso dice mucho del valor que él le da a las vidas de las mujeres y de estas personas que se miran igual que yo, que es la mayoría de la sociedad ahí en el Triángulo Norte.

Si él no valora la vida de ellos, cómo va a valorar mi vida.

¿Qué hizo el presidente Bukele para que Estados Unidos lo vea diferente? La Administración Biden es diferente a la Administración anterior, pero ¿qué fue lo que hizo ese cambio de postura? 

Es un conjunto de todo. No es una cosa, no es un ataque. Ataques personales contra alguno de nosotros, eso va y viene, es parte de la política. Lo que a nosotros nos importa es salvar estas vidas de las personas que están viviendo en la miseria.

Esa es la importancia que nosotros le estamos dando, porque estamos viendo en nuestra propia frontera el resultado, los síntomas de estos presidentes, de estos líderes que lo único que les interesa es su propio bolsillo y no mejorar las vidas de su gente.

¿Cómo puede la Administración del presidente Joe Biden alcanzar los objetivos de atacar las causas de la migración y trabajar en conjunto para combatir la corrupción, la inseguridad y la falta de oportunidades en El Salvador si el gobierno, el presidente Bukele y los diputados de la nueva Asamblea Legislativa  no quieren aceptar los planes o las propuestas de Estados Unidos?

No se puede trabajar con un individuo así. No sabemos dónde está su plan de seguridad, donde está el plan para beneficiar y promover oportunidades de educación, de nuevos trabajos, de negocios… eso es lo que nosotros queremos ver. 

Ese no es el plan de Estados Unidos, sino que debe ser un plan de la Administración del presidente Bukele, del Congreso, de los alcaldes, de todo el país. Todos deben trabajar en conjunto para crear estas fuentes de oportunidades. 

Si ellos no quieren hacer esto, hay muchas partes en el mundo que nos están llamando y que quieren trabajar con nosotros. Nosotros tenemos mucho trabajo aquí como hemos mencionado, en esta pandemia para recuperar nuestra propia economía.

Mi trabajo es proteger el dinero americano que invertimos en otros lugares, en el exterior. Yo necesito dar cuentas de eso a mis votantes, eso es lo que les importa a ellos. Mi posición ahora es muy firme: ni un centavo para un gobierno que no está comprometido con proteger la democracia, proteger a su propia gente y proteger al estado de derecho.

Mis raíces indígenas, por cierto, no me ofenden, es un orgullo para mí. Yo veo las palabras que salen de él (de Bukele), las palabras que promueve en sus tuits, eso dice mucho del valor que él le da a las vidas de las mujeres y de estas personas que se miran igual que yo

Atacar a reporteros es algo terrible. Nosotros no estamos de acuerdo en todo lo que los periodistas reportan de nosotros, pero en una sociedad es importante tener críticos y aceptar los consejos que nos dan o de abrir oportunidades para las pláticas.

Pero si no aceptamos esos consejos, como vamos a cambiar las condiciones.

Se ha dicho que la cooperación de Estados Unidos hacia El Salvador irá a ONGs, al sector privado, que quieran trabajar con Estados Unidos. ¿Este apoyo y el trabajo con estos sectores son suficientes para combatir las causas de la migración y la corrupción en El Salvador?

No es suficiente, porque ningún negocio puede crecer, puede lograr lo que se quiera lograr y a cada paso se tienen que enfrentar a la corrupción. Enfrentar la corrupción es muy importante, combatir la inseguridad es muy importante y si no hay ningún plan para esto no podemos mandar dinero así.

Ojalá que no se le olvide al presidente Bukele que yo tengo una posición en el Comité de esos asuntos, donde mi voto es muy importante para pasar proyectos de inversión en la región. Si yo no acepto las condiciones que él (Bukele) está generando… yo soy un voto, pero ahorita muchos de mis colegas están viendo lo que él está haciendo y han tomado muy en serio las acciones que él ha tomado.

El resultado es que siguen viniendo miles, miles de salvadoreños escapando de unas condiciones muy difíciles en la región y mientras eso siga, no podemos seguir mandando dinero para una región que no está tomando las vidas de estas personas en serio.

Con la derrota del expresidente Trump, ha habido un acercamiento grande del presidente Bukele hacia China. En 2019 fue a China, estrechó lazos con el gobierno chino, incluso cuando en EUA hubo voces de inconformidad. ¿Qué piensa de este acercamiento y de esta nueva relación China-El Salvador?

 

Todas estas acciones son acciones de una persona que no es estable en su pensamiento, en crecimiento, en las relaciones con sus propios vecinos, a las que no les ha dado ninguna importancia.

Ojalá que no se le olvide al presidente Bukele que yo tengo una posición en el Comité de esos asuntos, donde mi voto es muy importante para pasar proyectos de inversión en la región.

La situación con China y Taiwán es una situación muy difícil. No se puede jugar juegos con esta política. El acercamiento que está teniendo con China va a ser una lección más fuerte, a él (a Bukele) no le importa, pero la lección va a ser para los salvadoreños.

China lo que hace, miren en la región, en África, prometen infraestructura, pero ellos llevan a sus propios trabajadores, construyen lo que tienen que construir, pero también las extracciones que ellos requieren para hacer esas inversiones.

Se ha mostrado en muchos países de Latinoamérica, en Sudamérica, en África, que no ha sido conveniente para ninguno de estos países y al final lo único que han hecho es que se han endeudado con China y las deudas son tan grandes que es imposible tratar de hacer pagos y lo que China hace, es quitar los recursos naturales que tiene el país.

En la entrevista con Tucker Carlson el presidente Bukele continuó el discursos que vimos previo a las discusiones en contra de la reforma migratoria. ¿Hay algún grupo o sector del partido republicano que apoya al presidente Bukele y por este apoyo él se siente con propiedad para ser confrontativo con la Administración Biden?

 

No veo eso. Creo que el presidente Bukele se siente empoderado porque está rodeado de individuos fantasmas, por internet, por Twitter, por los troles y cuando se rodea de estos fantasmas que él ha creado, lo único que escucha son solo cosas que él quiere escuchar. 

Esto va a ser una lección muy dura y me da tristeza que la lección no va a ser para él, sino que será para los salvadoreños.

¿Ha servido de algo los miles de dólares en lobby que el gobierno salvadoreños ha pagado en Washington antes de las elecciones, después de las elecciones?

La evidencia es que no. Si todavía no han podido conseguir una junta, la evidencia es que no. Esa es la realidad. Nosotros tenemos muchos lobbistas, estamos acostumbrados, reconocemos el trabajo de los lobistas.

Pero también reconocemos la realidad que existe y cómo nos afecta la inacción que tiene esta administración del presidente Bukele.

¿Puede calificar el lobby a favor del gobierno salvadoreño. Del uno al diez, qué calificación le pondría?

Creo que el presidente Bukele se siente empoderado porque está rodeado de individuos fantasmas, por internet, por Twitter, por los trolls y cuando se rodea de estos fantasmas que él ha creado, lo único que escucha son solo cosas que él quiere escuchar. 

No he tenido ninguna comunicación con ellos, así que no puedo calificar ese trabajo.

El secretario de Estado Anthony Blinken, el director Juan González, el enviado especial Ricardo Zúñiga y usted han dejado claro que Estados Unidos trabajará con aliados que respeten el Estado de derecho y democracias, "independientemente" qué partido esté en el gobiernos. 

¿Este mensaje es una advertencia al presidente Bukele que Estados Unidos ha enviado desde hace algunos meses? 

Sí. Todos los viajes que hemos hecho a la región han sido bipartidistas. La Administración de Biden, de Obama, de Trump… las administraciones vienen y van, pero el Congreso sigue. 

Tenemos muchos años de mostrar que en situaciones de migración, en situaciones humanitarias, aunque tengamos ideas demócratas o republicanas, queremos ayudar humanitariamente a las personas que están sufriendo.

En cuanto a la migración, los republicanos no quieren hablar de una reforma migratoria hasta que se calme la cantidad de personas que siguen llegando a la frontera. Entonces la inacción de su líder, les está costando a los salvadoreños aquí, a las personas de la región, a los indocumentados que estamos tratando de ayudar, esto les está afectando a ellos.

¿Es decir que la actitud del presidente Bukele, en este momento, afecta los procesos que se están desarrollando, que pueden conllevar a una reforma migratoria que beneficiaría a más de 450 mil salvadoreños?

 

Así es. Porque no se puede tratar de un modo bipartidista el tema de una reforma migratoria si los republicanos no ven cooperación en el trabajo conjunto para calmar el flujo de personas que siguen llegando a nuestras fronteras.

El presidente Bukele nombró como nuevo ministro de seguridad a Gustavo Villatoro, quien formó parte del Gobierno Saca y ha sido vinculado a Herbert Saca, un  operador político vinculado por organismos de inteligencia a grupos del crimen organizado y casos que la FGR sospecha como posibles casos de lavado de dinero.

¿Qué piensan de este nombramiento?

Son dos pasos diferentes. Investigaciones criminales es uno. 

Pero con estas personas que han sido nombradas por la Administración Biden para que trabajen en la región, el trabajo de ellos, quiere decir, que nosotros estamos enfocados en ayudar a mejorar las condiciones en la región.

Este fue un paso muy grande, de decir voy a nombrar, no solo uno, ni a dos, sino a tres y voy a poner a la vicepresidente como cabeza de este grupo, que el único trabajo de ellos es enfocarse en la región.

Va a ser muy difícil y se complica mucho cuando comenzamos a hablar no solo de tratar de cambiar las condiciones, pero encima de todo eso el narcotráfico, que ya sabíamos que existía en la región, no somos ciegos.

Esperamos que los representantes del gobierno salvadoreño se separen de estos grupos, porque no es algo casual que nosotros vamos a aceptar. Nosotros no vamos a aceptar trabajar con personas que están involucradas con el narcotráfico, eso no podemos hacer nosotros.

Se ha especulado mucho que junto al presidente Bukele se encuentra José Luis Merino, el comandante Ramiro, incluido en la lista de corruptos de 2019 del Departamento de Estado. ¿Le preocupa a Estados Unidos esta relación? ¿Hay información que confirme esta relación?

Yo tengo información de eso. Estamos esperando, como todos, la lista de personajes corruptos, que el departamento de Estado me va a dar la semana que viene.

De conocer a alguien y de acercarse a una persona son dos cosas diferentes. Todos debemos tomar un paso atrás, a nadie le conviene esas relaciones con personas que son narcotraficantes.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines