Lo más visto

Norman Quijano“ARENA ya no es verticalista, es un partido ciudadano”

La apertura a la ciudadanía es la clave que Norman Quijano considera explica su aumento en las encuestas. Del FMLN dice que fracasó en crear empleos. Y de UNIDAD, que es acuerdo de cúpulas.
Enlace copiado
Norman Quijano“ARENA ya no es verticalista, es un partido ciudadano”

Norman Quijano“ARENA ya no es verticalista, es un partido ciudadano”

Enlace copiado
Luis Laínez/primera entrega

La propuesta política de Norman Quijano, candidato presidencial por ARENA, es instaurar un gobierno con responsabilidad ciudadana. Por eso, dice, reformaron los estatutos del partido, para practicar la democracia en el interior. Y esa es la razón, asegura, que explica sus nuevos números electorales.

La última encuesta de LPG Datos muestra una mejora en la intención de voto, con más de 3% por encima del FMLN. ¿Cree que es suficiente?

Sí. Demuestra que nuestro partido está fortalecido y unido. Las visitas que he realizado en el interior del país me han permitido reafirmar lo que ahora sale en la encuesta: que somos un partido que no solo pertenece a correligionarios y simpatizantes de ARENA, sino que es un partido de todos aquellos que creen en la defensa de la institucionalidad y de los valores democráticos. Es el único que garantiza la estabilidad democrática del país. Considero que es un crecimiento apropiado.

¿Qué ha cambiado para recuperarse?

ARENA ha demostrado que es un partido que se moderniza cada día más. Que se abre a la opinión de todos los ciudadanos. Es un partido incluyente, que practica una democracia interna. Lo contrario es el otro partido, el FMLN, que abolió el pluralismo en su interior. Nosotros apostamos a dejar de ser un partido verticalista y convertirnos en un partido ciudadano, donde caben aquellas personas que se consideran amantes de la democracia y del Estado de Derecho; que ven en nuestro instituto político el medio idóneo, la reserva estratégica para preservar nuestro sistema democrático. Esto nos da un crecimiento exponencial, por las últimas decisiones en el partido, como la renovación de la dirigencia, apertura al disenso y reforma a sus estatutos. Permitir el voto secreto es un avance de la democracia en el interior del partido.

¿Era el momento para hacer estas reformas?

Yo pienso que sí. En primer lugar, porque tenemos que tener una visión de largo plazo para construir democracia. No solo pensar en siguiente evento electoral, sino que ver el futuro del partido. Que nuestro partido dé pasos encaminados en función de la visión que tenemos como fórmula presidencial, que es construir un gobierno de responsabilidad ciudadana. No podemos practicar un gobierno de esta naturaleza al 1.º de junio de 2014 y postergar las decisiones internas.

¿Qué hará para aumentar la diferencia electoral?

Si mal no recuerdo, en la última encuesta de LPG Datos era de dos puntos porcentuales. Si estamos tres puntos arriba, tenemos una evolución positiva. La lucha se va a presentar como una maratón que recién está empezando. El partido que actúe con más responsabilidad en sus órganos (como COENA, bancada legislativa, alcaldes) aumenta la aceptación entre la ciudadanía. Otros partidos tratan de violentar leyes promovidas por la sociedad civil, el caso de la LAIP (Ley de Acceso a la Información Pública), donde ves a un FMLN, GANA, CN y PDC unidos para debilitar una ley que aún no termina de nacer. El juicio de los salvadoreños nos favorecerá.

Usted es fuerte en el área metropolitana, pero el FMLN está creciendo en la zona rural, tradicionalmente conservadora. ¿Cómo puede revertir esta tendencia?

A escala nacional, hasta este día, no hay encuesta que diga que no soy el indicado para dirigir los destinos del país. Eso se lo agradezco con humildad a los ciudadanos. El FMLN ha penetrado mucho con programas asistenciales hacia familias humildes en el campo. Eso puede tener algún resultado. Son programas asistenciales que no van al fondo, que es el combate a la pobreza. Prueba de ello es que la pobreza ha crecido de forma alarmante. Ya sean las cifras de FUSADES, que son las que yo creo, que habla de 600,000 nuevos pobres, o las que ellos reconocen, que son 300,000, son cifras suficientemente claras que demuestran que hay un fracaso en las políticas públicas. El FMLN ha fracasado en su política de generación de empleos. Prometieron para el quinquenio 250,000 nuevos puestos de trabajo y escasamente han llegado a 58,000. La economía tampoco creció. Apostaron por crecer 4% y a lo sumo llegarán a 1.3%.

¿Tener pobres no será parte de la estrategia, como ha sucedido en Venezuela y Nicaragua?

El modelo que propugnan se convierte en generador de pobreza. En Cuba hay equidad: todos son pobres. En Venezuela acaban de devaluar 32% la moneda y tiene altos niveles de criminalidad, desabastecimiento de productos de la canasta básica en un país que es una potencia petrolera. Es el modelo generador de desconfianza lo que provoca la pobreza. Se deja de creer en país cuando llega un gobierno que impulsa un modelo de tipo partidario, que solo favorece a una cúpula. Donde los dirigentes se vuelven millonarios en poco tiempo y el pueblo cada día es más pobre. Por eso creemos en un gobierno responsable, honesto, que genere confianza, que le devuelva a los salvadoreños la esperanza, que permita que los inversionistas pongan su dinero a trabajar con reglas claras. Que veamos las oportunidades de progreso aquí, sin necesidad de emigrar.

Una de las cosas que la gente le sigue reclamando es por los desalojos de vendedores. Eso le golpea en las encuestas. ¿Seguirá esta práctica?

Hubo una campaña fuerte de desinformación y tergiversación de los propósitos y objetivos, no de los desalojos, sino de los procesos de ordenamiento. El FMLN invirtió más de $1 millón en spots para tratar de obtener un beneficio político. Lo único que queremos es devolverle la ciudad a todos los salvadoreños, con orden, seguridad, progreso y desarrollo. Entonces hay más actividad formal, renace el Centro Histórico como polo turístico. Estos procesos hay que tener la entereza y valentía de impulsarlo. Es un compromiso de mi gestión.

¿Le afecta la candidatura de Antonio Saca?

Tenemos nuestro propio proyecto de país. Le apostamos a que los salvadoreños se incorporen a un proyecto de futuro. No creemos que los salvadoreños quieran volver al pasado. Las últimas dos administraciones, de él y la actual, dejaron maltrecha la economía, con altos niveles de endeudamiento, altísima criminalidad y delincuencia, con aumento desmedido de la pobreza. Estamos convencidos que los salvadoreños le van a apostar al futuro.

¿Cómo se siente que la derecha lleve dos candidatos y la izquierda solo uno? ¿Hay división?

El problema es que los salvadoreños nos encasillamos en luchas entre derecha e izquierda. Lo que menos queremos saber es de luchas entre derechas e izquierdas. En el pasado reciente tuvimos una experiencia dañina al encasillarnos con esas expresiones. Lo que los salvadoreños quieren es un gobierno responsable, que genere confianza, predictibilidad, que maneje con responsabilidad las finanzas. Hemos tenido dos gobiernos, uno de derecha, y ya sabés qué es lo que produjo. Y el último que se ha catalogado como de izquierda y sabemos también qué es lo que ha producido. Más que de derecha o izquierda, el acierto a la hora de gobernar se finca en las decisiones adecuadas y responsables que tomemos en forma individual y colectiva. Y nosotros vamos a tomar buenas decisiones.

Hace cinco años, los partidos PDC y PCN, con el FDR, apoyaron a ARENA. Hoy están en otra parte. ¿Por qué pasó este cambio?

Dentro del espectro político siempre han existido balances en ese sentido. El PCN y la Democracia Cristiana apoyaron a última hora y lo que vimos fue un apoyo de cúpulas partidarias y vez que no dio resultado. Cuando vemos lo que tratan de llamar movimiento de UNIDAD, entre tres partidos, pero que no es más que el acuerdo de conveniencia entre cúpulas partidarias añejamente enquistadas en esos institutos políticos, estamos seguros que no tendrá ningún resultado.

¿No se sumarán las bases de esos partidos?

Yo te puedo garantizar que no. Recorro todo el país, que es el tiempo mejor invertido, para poder conocer las necesidades de los salvadoreños, y me encuentro con alcaldes de varias denominaciones políticas que me comparten que no comparten la decisión tomadas por las cúpulas. Por eso nos acercamos a las bases, a los ciudadanos, a los trabajadores, porque ahí está la fortaleza, no a nivel de cúpulas, que solo persiguen intereses eminentemente electorales.

¿Es posible que esta gente le termine dando su apoyo?

Estoy convencido que muchos alcaldes de esas denominaciones políticas estarán con nosotros. Me lo han expresado en infinidad de razones y por razones obvias no puedo dar nombres, pero se ve en el día a día. Cuando contactamos municipios que no gobierna ARENA, antes de ir a la reunión programada, vamos a saludar a alcaldes a sus casas y nos reciben con simpatía y nos demuestran tanta adhesión que nos hacen sentir optimistas.

¿Y no cree que Saca divida el voto de derecha y haga algo parecido a lo que en Nicaragua fue Arnoldo Alemán?

No obstante el enorme despliegue publicitario con que él surge, la encuesta de ustedes (LPG Datos) demuestra todo lo contrario. Al preguntarle a los salvadoreños quién es el mejor presidente, 35% dicen que este servidor. Lo agradezco con mucha humildad. Entre ellos dos juntos no alcanzan la percepción que tiene este servidor. Lo que estás viendo es una candidatura que no crece.

Para ser honestos, la encuesta fue hecha antes del lanzamiento de Saca.

Los salvadoreños tendrán la oportunidad de hacer una valoración. Entre las administraciones últimas, a la del expresidente y la actual, y lo que nosotros hemos demostrado a través de una administración honesta, eficiente y con muchos resultados en la Alcaldía de San Salvador. Los salvadoreños no tienen dónde perderse. La sola imagen de este servidor es la imagen de una persona trabajadora que responde con obras, no con palabras. Que no se adorna con discursos, sino con propuestas claras y efectivas y bien sustentadas. Estoy en el momento óptimo de mi carrera política, con altos niveles de rendimiento y altos niveles de aprobación ciudadana.

Tags:

Lee también

Comentarios