Nos preocupa la intolerancia contra la prensa”

La APES detectó que las agresiones contra periodistas incrementaron en 2014, principalmente por parte de la Policía. Critica ataque de presidente de la Asamblea a reportero de LPG.
Enlace copiado
Nos preocupa la intolerancia contra la prensa”

Nos preocupa la intolerancia contra la prensa”

Enlace copiado
De acuerdo con el balance de la Asociación de Periodistas (APES), 2014 fue un año con saldo negativo para la prensa en El Salvador. El presidente de la gremial enumera las que considera son las principales amenazas que enfrenta la libertad de expresión en el país, así como los atentados que sufrieron los periodistas en el año que termina.

¿Cuáles son los principales hallazgos de su balance en 2014?

Nosotros expresamos nuestra preocupación por los niveles de intolerancia manifestados por diferentes sectores: políticos, movimientos sindicales, la misma Policía, el sistema judicial, en contra del trabajo de la prensa. Si nos ponemos a contabilizar estadísticamente, los casos se incrementaron en un 65 % con relación al año anterior. El informe que se hace en el año 2013 reporta ocho casos. El que presentamos ayer reporta un total de 28 casos, 20 casos más. Es un indicador que debe de poner un punto de atención o generar un poco de alarma.

¿Qué casos compilaron?

Entre los casos más destacados podríamos considerar dos asesinatos de colegas del oriente del país. En este año podríamos hablar de un ataque psicológico, porque ya son agresiones, en la medida que hay una retención de los colegas periodistas. Estamos hablando de los casos que se suscitan contra los colegas de El Faro, Óscar Martínez, y de El Diario de Hoy, Jorge Beltrán, ya que son dos casos con casi el mismo patrón de comportamiento de la Policía: retenerlos sobre un lapso de tiempo y preguntarles sobre sus fuentes. El otro caso es el del director del periódico Co Latino, que lo capturan dizque porque el sistema emite una orden de captura girada en 1996. El otro caso que se da contra el colega Héctor Rivas, corresponsal de LA PRENSA GRÁFICA en el oriente del país, que hay una agresión verbal de parte de la PNC. Es una agresión psicológica porque se está intimidando el trabajo de la prensa. Vemos un patrón en el caso donde el acoso viene de la Policía. Hay también obstrucción a la prensa de sectores sindicales. Habría que ver también esa otra agresión verbal-mediática que se da por parte del presidente de la Asamblea contra Fernando Romero, de LA PRENSA GRÁFICA.

En su informe calificaron ese hecho como una falta ética que no ha sido reparada por el funcionario...

En este caso es un ataque que se da de forma exabrupta de parte del presidente de la Asamblea. Falta un poco de tacto a la hora de expresarse y esto es un trabajo para su equipo de comunicaciones o el de cualquier funcionario que termina denigrando a los colegas. Por su investidura él tendría que saber que tiene que comportarse a la hora de expresar sus opiniones... Al final de cuentas, el que no se termina de ubicar es el funcionario público, porque debería tener esa claridad que él está ahí al servicio de la sociedad y que tiene que rendir cuentas. Y como tenemos una cultura de no rendirle cuentas a la sociedad, por eso se crean marcos como la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), un poco forzar a esa transparencia a la que están obligados los funcionarios.

¿Han notado avances desde la aprobación de la LAIP?

Sí hay avances, pero son limitados. El Instituto de Acceso a la Información es de lo más rescatable a pesar de las limitantes presupuestarias que han tenido. La ley se está aplicando a medias.

El IAIP falló a favor de CAPRES para que no se revelaran los datos de viajes de la Presidencia. ¿Cree que hubo algún tipo de presión política para que el instituto resolviera en ese sentido?

Habría que ver cuál es la valoración jurídica que hacen los comisionados del instituto. Nosotros no podemos hacer una valoración jurídica de qué tan bien se está aplicando la ley. Se tienen que hacer esas valoraciones desde los órganos que trabajan con el tema de la ley.

¿Cree que el instituto tiene la coraza suficiente para que no intenten desaparecerlo si empieza a incomodar a los políticos?

No tiene el respaldo constitucional y ahí habría que trabajar un poco en la ley si es que se piensa una reforma a futuro. Y este sería un llamado para el grupo promotor, para ver cómo se eleva a un rango mayor que le dé protección constitucional al IAIP, porque aquí incluso hay alguna incomodidad de parte de algunos comisionados que en algún momento determinado que si las actuaciones que están haciendo no son del beneplácito de los funcionarios, ellos podrían usar los procedimientos políticos que hay en el país. Incluso uno de los comisionados manifestaba: ‘En la Asamblea Legislativa hay los votos para desaparecer al instituto en el momento que se les venga en gana’. Lo que va a quedar es trabajar en la reforma de la ley para ver cómo se le da ese respaldo al instituto.

¿Cuáles son las principales amenazas para la prensa en el país?

Primero, los niveles de intolerancia de los diferentes sectores. Lo segundo es la falta de aplicación por parte del Estado de acciones concretas de acuerdo con las disposiciones de Naciones Unidas, para tratar de evitar los índices de agresiones contra la prensa. Por otra parte, la falta de capacitación de los colegas en el tema de cobertura de temas delicados como narcotráfico o crimen organizado.

¿A qué cree que se debe que haya incrementado la intolerancia al trabajo de la prensa durante 2014?

Es una manifestación de los niveles de intolerancia que estamos experimentando como sociedad en general.

Tags:

  • apes
  • juan coronado
  • libertad de prensa
  • periodistas
  • periodismo
  • agresiones

Lee también

Comentarios

Newsletter