Lo más visto

El Salvador  / social Milton Brizuela Presidente del Colegio Médico

“Nosotros vemos morir a los pacientes, ellos están detrás de un escritorio”

Brizuela dice que los médicos son la cara del sistema y se carga contra ellos los fallos del ministerio. Habla de acoso laboral y de maltrato de las autoridades.
Enlace copiado
Milton Brizuela Presidente del Colegio Médico

Milton Brizuela Presidente del Colegio Médico

Enlace copiado

Milton Brizuela asumió las riendas del Colegio Médico con la intención de unificar al gremio. Reconoce que hay divisiones entre sus colegas, pero que no es nada que se pueda salvar. Una medida es visitar hospitales y unidades de salud para ver las condiciones de trabajo del personal, saber de las carencias que se tienen “con este Ministerio de Salud”. Cuestiona la falta de eficiencia de las autoridades, a las que acusa de persecución, cuestiona la falta de insumos, medicamento, equipo, males permanentes en el sistema hospitalario del país.

El médico abre las puertas para establecer un diálogo y debatir la situación de la salud en El Salvador, pero advierte que se deben tomar las sugerencias de manera real y sin interés político. Dice que la salud es un problema de todos.

“Ellos hicieron una propuesta sin saber de dónde iban a sacar el dinero; mucho de lo que ejecutaron quedó en reforma de papel. Lo que se ha hecho es con base a créditos, algo que no es sostenible con el tiempo”.

¿Cuál es el reto de este Colegio Médico?

Nos toca unificar el gremio, acercarnos a nuestros colegas, no esperar que vengan al Colegio Médico, y vamos a planificar visitas a los diferentes hospitales de la red pública, del Seguro Social, Unidades de Salud, tanto del Ministerio como del Seguro.

¿Y esas visitas son para verificar el estado en que se encuentra el personal?

Tienen dos objetivos, nosotros somos la cara del sistema, aunque es un equipo multidisciplinario; la mayor responsabilidad la lleva el médico. El objetivo es ir a conocer la realidad de nuestros colegas y a conocer la situación de atención sanitaria. Es una aspiración que tenemos como junta directiva, y en mi caso como presidente que en base de conocer a nuestros colegas convertirnos en la voz de todos nuestros médicos y en la voz de la población.

Las quejas de los médicos y del personal de atención, en general, son constantes.

Nosotros exigimos con base en la Constitución de la república trabajar en condiciones adecuadas, eso significa que nos den la suficiencia en equipo, insumos médicos, medicamentos, en infraestructura, en recursos humanos para poder atender a los pacientes como se lo merecen. El problema de los recursos humanos está soportado en la sobrecarga laboral de los trabajadores. El objetivo de acercarnos es eso, conocer los problemas de cada hospital, unidad de salud y los problemas de los colegas.

¿Qué otro tipos de problemas enfrentan?

Además de todo, esto sufren prácticas de acoso laboral y maltrato laboral, las cuales nos corresponde a nosotros hacer la denuncia en las instancias respectivas, tanto en las legales y donde sea necesario hacerlo. Vamos a tener la valentía y el coraje de trabajar en ese sentido.

¿De dónde vienen los casos de maltrato?

Del Ministerio y del Seguro Social, de todo hay. Son prácticas, además de ilegales, antiéticas. Muchas veces el acoso laboral predispone al colega o al que lo está sufriendo a que no tenga la capacidad de denuncia porque el abuso constante hace que la persona no tenga valentía para la denuncia; entonces, eso es parte del motivo de acercarnos. Todo mundo tiene su derecho y todos deben defender su dignidad tanto como pobladores como de la población, que son los que atendemos y que vamos a estar a la par de ellos para actuar en esa defensa.

“Conocen todo el perfil epidemiológico del país, o deberían conocerlo. Deben saber dónde se gastan sus medicamentos,  ya tienen nueve años de gobernar, ya no se vale; está bien en el primer año, pero en nueve años ya es una irresponsabilidad”.

Unificar al gremio, como dice, es aceptar que están muy divididos.

Desgraciadamente, como sucede con la población en general, ha existido una polarización. Hay personas que creen que porque unos simpatizan con la derecha y otros con la izquierda no se puede trabajar en conjunto, y esto es algo que debe cambiar en el país y en mi gremio médico también. Dentro de la planilla que asumirá el nuevo mandato hay personas que ideológicamente se consideran de izquierda y otros de derecha, pero se puede dialogar, defienden los derechos del gremio y de la población. Lógicamente, queremos alejarnos de los partidos políticos por lo menos en influencia hacia nosotros. Sabemos que tenemos que hablar con ellos, tenemos que dialogar, cabildear sin temor a la clase política.

¿Ha habido mucha injerencia política?

Todos lo saben y es algo que fracturó al gremio médico. En la época de las marchas blancas para la defensa de la privatización de la salud, el FMLN, a través de un colega que fue presidente del Colegio Médico, que fue candidato a la vicepresidencia y diputado con el FMLN, utilizó esto como una plataforma para beneficios personales y de un partido político. Es algo que no se debe hacer si estamos conscientes de que es necesaria nuestra participación; al gremio médico por profesión se le exige conocer otros problemas de la población, los problemas de salud están ligados a condiciones nutricionales, económicas, la violencia, pues, se tratan secuelas, conocemos a la población y debemos estar dispuestos a buscar soluciones a estos problemas.

¿Y es tanta la injerencia política?

El tema de Salud tiene que ser visto aparte de una contienda electoral, pero desgraciadamente el actual Gobierno lo sigue utilizando. Hay inauguraciones que deberían hacerse permanentemente y no en períodos electorales. En 2014 presentamos un pacto nacional por la salud, una propuesta que lleva a 10, 15, 20 años, que trascienda cualquier ejercicio ejecutivo, pero desgraciadamente, aunque el gobierno sea del mismo partido, hay cambios en cada uno, y eso no abona a una política sostenida.

El Gobierno los acusa de haberse derechizado.

Si ellos consideran que por las denuncias que hacemos somos de derecha, pues que nos consideren de derecha, pero los cambios que ellos pregonan no son los que nosotros vivimos a las par de nuestros pacientes; se sufren deficiencias de medicamentos, insumos, equipo. Somos nosotros quienes vemos morir a los pacientes, ellos están detrás de un escritorio, con aire acondicionado y gente que les dice que todo está bien, no sufren lo que nosotros sufrimos. No nos preocupa que digan que somos de derecha, antes nos decían que éramos de izquierda. No tenemos problema en ese sentido.

Y estarían dispuestos a negociar.

Son ellos los que han atacado al gremio médico, son ellos los que nos han agredido y nosotros estamos dispuestos a dialogar, pero sí exigimos que sea un diálogo respetuoso, propositivo, y que las propuestas que hagamos con base a conocimiento técnico sean escuchadas y usadas. De nada sirve que nos tomemos un café, platiquemos y nos tomen una foto si eso no redunda en beneficio de los pacientes.

Pero la precariedad de los hospitales no es nueva, ha sido todos los gobiernos.

Pero el actual gobierno ha colocado en los mandos altos y medios a gente que tiene más compromiso con el partido que capacidad técnica. Eso ha llevado a que haya incapacidad a la hora de la gestión pública dentro de este ministerio. Hemos evidenciado grandes gastos en obras que no benefician en nada a la población. En el hospital Zacamil, en el 2014, llegaron a inaugurar la sala de Máxima Urgencia, antes de las elecciones, pusieron una placa y dijeron que luego la iban a equipar y ahí está solo para tener pacientes en observación, nunca la equiparon, no se preocuparon porque funcionara.

El área de cirugía cardiovascular del hospital Rosales, para la campaña de 2014, invirtió más de $2 millones en adecuar y equipar, nunca la utilizaron, la ocupan ahora para otras cosas. Los pacientes con el Ministerio de Salud se siguen muriendo porque no hay cirugías o cateterismos.

Con todas las irregularidades y deficiencias, ¿cómo administrar un presupuesto que el 60 % se va en pago de salarios?

En presupuesto realmente han tenido bastante, para 2008 era de $325 millones; actualmente ronda un poco más de los $600 millones, casi duplicado, y hay razón al decir que casi el 60 % se va en salarios, pero muchos de estos son salarios distorsionados, porque cuando las actuales autoridades llegaron les aumentaron las plazas al máximo del escalafón a todos los que dejaron en mandos medios y altos, distorsionaron las remuneraciones dentro del ministerio y distorsionaron la ley del escalafón, la antigüedad se la llevaron al máximo; por eso es que ahora dicen que no tienen dinero para pagar el escalafón.

Pero tampoco con este presupuesto alcanza.

Cualquiera que conozca de salud pública sabe que en un país para tener avances sostenibles tiene que hacer una inversión superior al 6 % del Producto Interno Bruto, el Frente lo ofreció en las dos campañas presidenciales anteriores y no lo cumplieron. Ellos, teniendo el poder Ejecutivo, ofrecieron algo que no se les ha visto que tengan la intención política de cumplir.

¿Y cuál es la causa, por ejemplo, del desabastecimiento?

Yo he escuchado diputados del FMLN defendiendo su cartera de Salud, diciendo que el desabastecimiento se da porque la Sala de lo Constitucional los obligó a que tenían que seguir la ley LACAP y ya no pueden hacer compras directas. La ley no es nueva, así se ha comprado. Ellos tiene todos los datos, conocen todo el perfil epidemiológico del país, o deberían conocerlo. Deben saber dónde se gastan sus medicamentos, ya tienen nueve años de gobernar, ya no se vale; está bien en el primer año, pero en nueve años ya es una irresponsabilidad.

Ellos dicen que tienen el 80 % de abastecimiento, aunque los pacientes se quejen permanentemente.

Pero ese es un dato que no se puede comprobar. Con base a la Ley de Información, algunos rubros los declaran reservados. No puede preguntar en un almacén qué medicamentos tienen, cuántos tienen, porque es una información reservada, solo creer lo que ellos dicen, y ellos están acostumbrados a mentir.

¿Y la reforma de Salud?

Solo le voy a aponer un ejemplo. Ellos se basan en siete ejes; uno de ellos es la participación ciudadana. Su referente de participación ciudadana es Margarita Posada, la que dirige el Foro Nacional de la Salud, y la ven en cualquier tema que tenga que ir el Frente a presionar a la empresa privada. ¿Cómo va a ser una participación ciudadana una señora que tiene un claro conflicto de intereses? La dirección de medicamentos fue utilizada para la campaña de un candidato a la alcaldía.

¿La propuesta de la reforma de salud era en esencia buena?

Ellos hicieron una propuesta sin saber de dónde iban a sacar el dinero, mucho de lo que ejecutaron quedó en reforma de papel. Lo que se ha hecho es con base a créditos, algo que no es sostenible con el tiempo. No involucraron al gremio médico, que es el que ejecutaría la reforma. Llaman reforma a los ecos y eso es un programa de atención primaria en salud, es materia preventiva y no lo están ejecutando.

Milton Brizuela

 Cargo: 
Presidente del Colegio Médico de El Salvador
 Trayectoria: 
Es cirujano general-laparoscopista, una técnica que permite una operación mínimamente invasiva. Ya fue presidente del Colegio Médico en 2012 a 2014.

Lee también

Comentarios