Lo más visto

Más de El Salvador

Obispo y Mártir ocupa el centro del Jardín El Salvador, en Roma

El presidente de la República, el cardenal Gregorio Rosa Chávez y varios funcionarios de gobierno acompañados por decenas de salvadoreños develaron una escultura del Beato en un jardín de Roma, que lleva el nombre del país. 

Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Claudia Ramírez

Foto de LA PRENSA/Claudia Ramírez

Enlace copiado

Un jardín en Roma lleva el nombre de El Salvador, y desde esta tarde, hora de Roma, está acompañado por una escultura del obispo y mártir, Óscar Arnulfo Romero.  Decenas de personas se congregaron en el lugar, donde fue develada la imagen del primer santo salvadoreño. 

Vea la fotogalería de la estatua en honor al mártir salvadoreño al dar clic aquí.

De ese momento fueron testigos varios funcionarios salvadoreños que acompañaron al presidente Salvador Sánchez Cerén, y también un buen número de miembros de la comunidad de salvadoreños que residen en Milán y de otros compatriotas. 

"La colocación de esta escultura, que hoy día legamos a esta ciudad, se realizó gracias al proyecto 'Yo quiero a Monseñor Romero en Roma', en el que han participado autoridades italianas y salvadoreñas, así como asociaciones comunitarias de ambos países", dijo el mandatario durante un breve discurso.

 


La escultura fue donada por la fundación Romero y fue elaborada por el escultor salvadoreño Guillermo Perdomo. 

Los salvadoreños residentes en Roma, dijeron que esperan que este jardín, ahora con la imagen de Monseñor Romero, se convierta en un lugar de encuentro. 


"Somos de la comunidad monseñor Romero, de Milán, y estamos emocionados de ser parte de este evento tan importante de monseñor Romero", comentó Deidamia Morán, una salvadoreña que ha vivido por más de 40 años en Milán y que ayer llegó hasta el jardín El Salvador. 

Foto de LA PRENSA/Claudia Ramírez

 "Romero, desde pequeña ha sido mi guía, me ha dado fe, me inspira. Siempre me gustó escuchar sus homilías y sentía esperanza a pesar de la realidad que vivía", cuenta Marta Díaz, quien dejó Chalatenango hace 24 años para trasladarse a Milán, donde ahora espera la canonización de su guía espiritual. 

Foto de LA PRENSA/Claudia Ramírez

Tags:

Lee también

Comentarios