Ofrecen $2,500 por vinculados a masacre Opico

Ya hay siete capturados. Según el director de la PNC, la estructura criminal buscaba inculpar a la pandilla contraria por la masacre de 11 trabajadores ocurrida en marzo.
Enlace copiado
Ofrecen $2,500 por vinculados a masacre Opico

Ofrecen $2,500 por vinculados a masacre Opico

Ofrecen $2,500 por vinculados a masacre Opico

Ofrecen $2,500 por vinculados a masacre Opico

Enlace copiado
La Policía Nacional Civil (PNC) confirmó ayer la captura de siete supuestos pandilleros vinculados a la masacre de San Juan Opico (La Libertad), ocurrida el 3 de marzo de 2015, en la cual resultaron 11 víctimas.

Los detenidos son cinco adultos y dos menores de edad. Los primeros fueron identificados como Héctor Mario Martínez Baiza, David Antonio Acosta Anaya, René Mauricio Bueso Landaverde, Miguel Ángel Deras Martínez y Diego Armando Acevedo Serrano. Los menores fueron reconocidos por la Policía únicamente con los nombres de Otoniel y Leonardo.

La Policía presume que la masacre cometida por esta estructura criminal tenía como objetivo inculpar a miembros de la pandilla contraria. “Se desplazaron al lugar con el objetivo de generar la idea de que miembros de una estructura delincuencial contraria pudieron haber cometido el hecho”, aseguró el director de la PNC, Howard Cotto.

La Policía tiene conocimiento de que esta estructura operaba en la zonas de Quezaltepeque y Apopa.

La Fiscalía General de la República (FGR), por su parte, informó que luego de concluir la investigación giró órdenes de captura contra 13 pandilleros involucrados en la masacre. Actualmente se encuentran seis personas prófugas: Jorge Alberto Lozano Martínez, Douglas Alexánder Montano Durán, Nelson Lobo Salgado, José Luis Polanco Escalante y otros menores de edad.

Cotto declaró que darán una recompensa de $2,500 por la captura de esas otras seis personas vinculadas a la masacre que aún se encuentran prófugas.

El dinero será entregado a quienes brinden la información pertinente que lleve a la captura de este grupo criminal. Sin embargo, el director de la PNC no brindó mayores detalles sobre la procedencia del dinero.

Otro de los involucrados, según la PNC, falleció en un supuesto intercambio de disparos con la Policía.

Este fue identificado como José Alfredo Valle Landaverde, quien falleció junto a otros dos supuestos pandilleros el 14 de abril de este año en el kilómetro 7 de la carretera hacia Los Planes de Renderos, en San Salvador.

El director de la PNC aseguró: “El procedimiento que la PNC realizó en Los Planes, a partir del cual el sujeto pierde la vida, fue un eslabón muy importante en el proceso de investigación”.

Según la Policía, Valle Landaverde era palabrero de la estructura criminal investigada y el presunto cabecilla que tomó la decisión de perpetrar la masacre.

El 7 de marzo, las autoridades dieron a conocer que la orden para ejecutar la masacre salió desde centros penales. El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, declaró en una conferencia de prensa que esa orden salió desde los centros penitenciarios de Izalco, en Sonsonate; y Ciudad Barrios, en San Miguel.

Ayer, sin embargo, el director de la PNC desdijo esa versión y expresó: “Hasta hoy no tenemos elementos que nos lleven a considerar que la orden pudo haber sido enviada desde un centro penitenciario. No lo podemos descartar, pero no tenemos un indicio y mientras no lo tengamos tendremos a Landaverde como quien propició esta acción”.

Cotto dijo que esta estructura criminal estaba vinculada a cuatro casos más, entre estos el de un ataque con disparos contra una patrulla de la Policía en el redondel Primavera, Quezaltepeque, donde tres agentes de la Policía resultaron heridos.

Además, se les acusa de su participación en un doble homicidio ocurrido contra pandilleros en el mismo municipio; de otro doble homicidio de un pandillero y su compañera de vida; así como del homicidio contra un delincuente de la pandilla contraria.

La Fiscalía, por otra parte, solicitó a la Fuerza Armada, a través de Twitter, que no esté informando sobre capturas de implicados en el caso, pues podría entorpecer las investigaciones.

Pruebas del caso

La Fiscalía aseguró que cuenta con prueba testimonial y científica para sostener la acusación por la masacre. Con dichas pruebas lograron identificar a los involucrados en este múltiple asesinato, donde las víctimas fueron nueve trabajadores de una empresa de energía eléctrica y dos jornaleros.

Cotto señaló que el video de la masacre que fue filtrado en la web sirvió como prueba para el caso y que en este se evidencia la participación de dos de los capturados, David Acosta y René Bueso.

Asimismo, declaró que el video fue encontrado en algunos teléfonos móviles de los acusados.

Las órdenes administrativas de captura contra los menores de edad son las primeras que gira la FGR después de las reformas que la Asamblea Legislativa realizó para combatir a grupos criminales.

Según la Fiscalía, los adultos serán puestos a la orden de un juzgado Especializado y los menores de edad en el Juzgado de Menores de Santa Tecla.

La FGR acusará a la estructura de homicidio agravado y organizaciones terroristas.

Tags:

  • masacre de san juan opico
  • pandillas
  • pandilleros
  • homicidios
  • violencia
  • inseguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter