Ostuma también es declarado sin analfabetismo

Autoridad del MINED reiteró intención de alcanzar declaratoria a escala nacional.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Cecilia Ortiz Avance nacional.  Con Santa María Ostuma, en lo que va del año 11 municipios han sido declarados libres de analfabetismo, de acuerdo con registros del MINED.

Foto de LA PRENSA/Cecilia Ortiz Avance nacional. Con Santa María Ostuma, en lo que va del año 11 municipios han sido declarados libres de analfabetismo, de acuerdo con registros del MINED.

Enlace copiado

El municipio de Santa María Ostuma, en La Paz, fue declarado “libre de analfabetismo” por el viceministro de Educación, Francisco Castaneda. Con esta distinción se convierte en el municipio número 13 del departamento en recibir la declaratoria, y el territorio número 78 en todo el país.

En este municipio, según un censo del Ministerio de Educación (MINED), 414 personas mayores de 15 años no tenían ningún grado escolar y, por tanto, no podían leer ni escribir, ni realizar operaciones matemáticas básicas. De ellas se atendió a 350 con el Programa Nacional de Alfabetización, alcanzándose un índice de alfabetismo del 97.85 %.

Durante su intervención, Castaneda dijo: “La educación transforma la vida de las personas, y creo que este legado, acá en Santa María Ostuma, es histórico”.

“Cada vez que nos adentramos en los territorios, nos damos cuenta de que es posible declarar este país libre de analfabetismo y estamos obligados, todas las autoridades, a contribuir a que este país cumpla con la garantía de su derecho a educarse y que podamos decir que el país está libre de analfabetismo”, enfatizó el viceministro.

Las localidades de La Paz sin analfabetismo son Mercedes La Ceiba, San Emigdio, San Juan Tepezontes, Jerusalén, San Miguel Tepezontes, Tapalhuaca, San Antonio Masahuat, Cuyultitán, Paraíso de Osorio, San Pedro Nonualco y San Rafael Obrajuelo, a las que se sumó recientemente San Pedro Masahuat.

A escala departamental, 15,843 personas han aprendido a leer y escribir, lo que ha provocado una reducción de 8.71 % en el índice de analfabetismo en esa zona del país (se pasó del 18.09 % al 9.38 %).

Felícita Beltrán, de 68 años de edad, es una de las beneficiadas con el programa. “Este día es muy importante porque se cumple uno de mis sueños, y doy gracias a Dios por la oportunidad que me ha dado de aprender a leer y escribir. Gracias al programa, hoy ya puedo firmar y leer la Biblia, así como ayudar a mi familia”.

Por su parte, el estudiante José López instó tanto a los voluntarios como a las personas que no saben leer a que lo hagan, ya que “hablar de alfabetización es hablar de desarrollo para el municipio”.

Lee también

Comentarios

Newsletter