Loading...

Otra investigación por abusos de PNC

El conductor, que irrespetó una luz roja y manejaba ebrio, expresó no sentirse ofendido.

Enlace copiado
Agredido. El conductor aceptó que estaba ebrio cuando fue interceptado por los policías, y que lo morado en el rostro era producto de una caída al ser esposado.

Agredido. El conductor aceptó que estaba ebrio cuando fue interceptado por los policías, y que lo morado en el rostro era producto de una caída al ser esposado.

Enlace copiado

Autoridades de la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Miguel indicaron ayer que se realiza una investigación a fin de constatar si existió algún tipo de abuso por parte de un agente en contra del motorista de un autobús de ruta que recorre varios puntos de la ciudad migueleña.

El hecho salió a la luz pública luego de que una persona subiera un video a redes sociales, mostrando que el agente golpea en la cara al conductor. Luego de intercambiar palabras, lo somete en el suelo para después colocarle las esposas y llevárselo detenido. La conversación no es audible.

No es la primera vez que elementos policiales de San Miguel son señalados de supuestos abusos, sobre todo contra periodistas en el ejercicio de su labor.

"Ese procedimiento para nosotros como Policía posiblemente no es legítimo. Nosotros tenemos la unidad de control, una unidad que investiga los procedimientos policiales y la unidad disciplinaria. Vamos a analizar el video", indicó un jefe policial.

Añadió que se ha iniciado un proceso disciplinario contra los agentes que estuvieron involucrados en la detención del motorista, ya que la PNC promueve entre sus miembros la tolerancia.

La versión policial indica que el conductor del autobús de la ruta 2, identificado como Roberto de Jesús Landaverde, se pasó un semáforo en rojo, por lo que fue perseguido por una patrulla que andaba por la zona del centro de la ciudad de San Miguel.

Según la PNC, los agentes interceptaron el bus y ordenaron al conductor que se bajara, pero este se mostró agresivo e incluso insultó a los policías, pues se hallaba en evidente estado de ebriedad.

"Proceden a la detención, encontrándole 438 grados de alcohol en la sangre, y al mismo tiempo imponiendo dos esquelas, por encontrarse en estado de ebriedad y por pasarse el semáforo en rojo", añadió el jefe policial.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines