Lo más visto

Otra mujer asesinada por su pareja, un militar que se quitó la vida al ser interceptado por la PNC

El soldado Alexander Arévalo se quitó la vida este mismo día, luego de haber asesinado a su expareja, Gabriela Landaverde. El efectivo militar tenía una orden de alejamiento decretada por anteriores problemas con la fallecida.
Enlace copiado

Soldado asesina a su compañera de vida tras una discusión. - 00:00:39

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que el efectivo militar identificado como Alexander Alfonso Arévalo, responsable del asesinato de una joven identificada como Gabriela Landaverde, de 23 años, se suicidó este miso día, tras el incidente en que mató a balazos a la joven que era su expareja e hirió también a la hermana de la fallecida.

Según fuentes policiales, Arévalo se suicidó frente a personal de la PNC, quienes lo habían interceptado en el caserío El Flor, cantón Miravalle, frente a al camaronera del municipio de Acajutla, departamento de Sonsonate. "Los efectivos policiales que lo habían localizado trataron de persuadirlo de que se entregara sin embargo no pudieron evitar que el soldado se quitara la vida con un arma que portaba", informó la PNC.

La Policía confirmó también que efectivos de la Fiscalía General de la República (FGR) y del Instituto de Medicina Legal (IML) ya están procesando la escena en la que Arévalo se quitó la vida.

Arévalo asesinó a Gabriela ese mismo día en un restaurante ubicado a la orilla de la playa Los Cóbanos, en el cantón Punta Remedios del municipio de Acajutla, a eso de las 8:00 de la mañana de este lunes.

La Policía explicó que, de acuerdo a la información recabada, Landaverde se encontró con su agresor y este le dijo que la acompañaría y se subió al bus con ella. En el camino, ella avisó a su familia sobre la situación y pidió que la llegaran a encontrar a la parada de buses, por lo que su hermana llegó a esperarla.

Gabriela se encontraba con su hermana en el restaurante al momento en que el militar el disparó. En el hecho también resultó herida la segunda, quien fue llevada a un hospital y se encuentra estable. Mientras, el cadáver de la joven quedó entre las bancas del establecimiento. Tras cometer el crimen, el soldado escapó a pie por la playa. Aún no ha sido ubicado. No está claro en qué circunstancias las dos víctimas llegaron al referido restaurante, antes de cometerse el homicidio.

Gabriela era madre de dos hijos que tuvo durante la relación con Arévalo. Se había separado de él por el maltrato que sufría y lo había denunciado. Esto no bastó para escapar de la violencia.

Los casos de feminicidio se han vuelto notorios y recurrentes en las últimas semanas. Al menos dos manifestaciones de mujeres se realizaron la semana pasada, exigiendo un cese a la violencia contra la mujer, producto de una sociedad machista que en su forma más grave se manifiesta en los feminicidios.

Un feminicidio no es en sí el asesinato de una mujer, es el asesinato por ser mujer. Los feminicidios son casos diferentes a los asesinatos que ocurren a causa de la ola de delincuencia e inseguridad que se vive en El Salvador y otros países, que cobra la vida de las personas independientemente de su género.

Los feminicidios son los casos en los que una mujer es víctima de la máxima expresión de la violencia machista, en la que un hombre la ve como su pertenencia, de la cual puede disponer y sobre la cual puede decidir, incluso hasta en su derecho a la vida.

Fueron víctimas de feminicidio, por ejemplo, Karla Turcios, Khaterine Cárcamo, Rosa Bonilla, Íngrid Zelada, Ingrid Ruano, Lilian Méndez y Graciela Ramírez, entre otras.

Los feminicidios son la última y máxima consecuencia de la violencia que sufren las mujeres  que escala desde los actos de humillación, acoso sexual, golpes, empujones, chantaje, intimidación, violación sexual, mutilación y otros. Contribuyen a esta violencia los mensajes, íconos o signos que reproducen mensajes de dominación contra las mujeres, como vallas publicitarias mostrándolas como un objeto sexual o doméstico. A esto se le conoce como violencia simbólica.

 

 

Tags:

Lee también

Comentarios