PNC coordinaba contrabando y narco en Metapán

Contrabandistas de la zona de Metapán vinculados al narco pedían favores a policías a cambio de dinero. Agentes encubiertos descubrieron operaciones que fueron comprobadas con intervención de llamadas telefónicas.
Enlace copiado
PNC coordinaba contrabando y narco en Metapán

PNC coordinaba contrabando y narco en Metapán

Enlace copiado

Dos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) infiltrados en una red de supuestos contrabandistas y narcotraficantes, la intervención de llamadas telefónicas y un grupo de informantes permitieron a las autoridades dar con un sargento de la PNC y dos cabos que coordinaban el paso de productos ilegales por puntos ciegos ubicados en la zona rural de Metapán, departamento de Santa Ana.

El sargento a cargo del puesto policial de San Jerónimo, en Metapán, identificado como Félix Alonso Salazar Lemus, fue delatado el 19 de septiembre de 2016 por un informante anónimo, quien dijo a investigadores policiales que el oficial trabajaba con “tres o cuatro policías” en coordinación con un grupo de contrabandistas.

Las autoridades ya habían gestionado la intervención telefónica de la red que estaban investigando en Metapán y lograron verificar una llamada entre Orlando Aguirre Martínez, uno de los supuestos integrantes de la red, y el sargento el 10 de mayo de 2017.

En esa conversación, Aguirre le dice al sargento que debido a que ya sumaban varios días sin contestarle había tenido que “darle de comer” a otros policías de la zona. Luego, el jefe policial accedió a apoyarle en el movimiento de un camión con ganado vinculado a una persona identificada como “Nelson”.

El 18 de julio del año pasado, el sargento recibió una llamada de un nuevo miembro de la red que estaba siendo investigada por narcotráfico y contrabando. Esta vez una persona reconocida como “José Antonio” le dijo que una patrulla policial había llegado a “meterse al corral” sin autorización y que en ese momento iban cuatro camiones rumbo a un punto ciego. Salazar Lemus le pidió datos de la patrulla y la identificó como un vehículo propiedad de la Dirección Antinarcóticos (DAN) de la PNC.

Un día después, el sargento se comunicó con “Nelson”, a quien le dijo que recién había detenido un camión con ganado que era de su propiedad. “Nelson” negoció con el sargento y le dijo que ese ganado iba para donde una persona identificada en ese momento solo como Moris, por lo que el policía autorizó dejar transitar el camión.

Las autoridades habían identificado durante la investigación que el receptor del ganado era Moris Armando García Esquivel, a quien señalaron como un comprador de ganado que luego trasladaba a Guatemala de contrabando y lo almacenaba en una hacienda conocida como Santa Clara, ubicada en Agua Blanca, Jutiapa, del vecino país.

Meses antes de identificar la relación del sargento con la estructura, las autoridades había intervenido las llamadas del cabo policial destacado en la frontera de Anguiatú identificado como Abraham Rivera Rivera.

Durante las llamadas, también se evidencia que Aguirre acordó varios pasos de ganado con el cabo Rivera, además de ayudarle en la liberación de ganado incautado por un pago de $70.

El tercero de los agentes policiales que aparecen señalados en la investigación de las autoridades es José Luis Peraza Escobar.

Las indagaciones, que forman parte de la acusación de la Fiscalía contra 32 supuestos contrabandistas y narcos en Metapán, certifican que el policía colaboró con la red de contrabando cuando la PNC capturó a dos de sus integrantes por contrabando de ganado.

Parte de la investigación comprendió la infiltración de la red de dos agentes encubiertos identificado como Comodo I y Atilio II.

Los investigadores encubiertos recibieron hasta $155 por facilitar el contrabando de productos propiedad de la estructura contrabandistas, entre ellos, Isaac García Lemus.

García Lemus también forma parte de otra investigación liderada por la DAN por el trasiego de grandes cantidades de cocaína hacia Guatemala. En la casa, ubicada en el cantón Mal Paso, le encontraron $15,000 en efectivo y rastros de drogas.

La Fiscalía acusó a 32 personas, 12 de ellas ausentes, de formar parte de la red dedicada a contrabandear cigarros, ganado y droga por los caseríos Las Guayabiyas, La Cañada. Además de los cantones Mal Paso y El Brujo.

El Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana decidió enviar a prisión a 14 de los procesados el 16 de marzo pasado.

Lee también

Comentarios

Newsletter