Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / judicial Lo más leído

PNC detecta alianza entre vigilantes y pandilleros

Policía asegura que el nexo está relacionado con el cobro de la extorsión en mercados. Vendedores dicen que hay pandilleros disfrazados de vigilantes en el centro capitalino.

Enlace copiado
Crimen.  Investigan el homicidio del taxista pirata Raúl Wilfredo Paulino Rubio, frente al edificio 10 del mercado central de San Salvador.

Crimen. Investigan el homicidio del taxista pirata Raúl Wilfredo Paulino Rubio, frente al edificio 10 del mercado central de San Salvador.

Enlace copiado

Alianza. La delegación policial, a cargo del municipio de San Salvador, confirmó que algunos vigilantes privados y pandilleros se han asociado para cobrar la extorsión a vendedores y transportistas de los mercados municipales.

"Lo que sucede es que voluntaria o involuntariamente se asocian a la pandilla" , dijo ayer el jefe del Departamento de Seguridad Pública de la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC) San Salvador Centro, Álvaro Bautista.

Ese nexo quedó más evidente el 17 de diciembre pasado, cuando seis vigilantes fueron acusados de asociarse con pandilleros para exigir la extorsión a comerciantes de los mercados municipales. Todos fueron enviados a prisión preventiva mientras avanza el caso judicial en su contra.

Incluso, el grupo de vigilantes fue capturado en flagrancia, como se le conoce a la captura de un sospechoso cuando está cometiendo el supuesto delito.

"No es una cuestión que solo ese día lo hicieron, sino que tienen una mentalidad criminal, que tienen una participación en el delito hasta que alguien los denuncia", detalló el jefe policial sobre el arresto de los vigilantes.

Para el año pasado, esa sección de la Policía recibió 126 denuncias por el delito de extorsión; un incremento del 54 % en comparación con el 2018, según las cifras oficiales que maneja esa sede de la PNC.

El jefe policial, sin embargo, explicó que sería irresponsable decir que todos los vigilantes en San Salvador están colaborando con las pandillas. Considera que son algunos "grupos independientes".

La corporación policial, además, ha determinado que en San Salvador la mayoría de los vigilantes que no portan armas registradas son los que estarían involucrados con grupos criminales.

"Andamos en la calle Rubén Darío y luego nos pasamos a la 4. ª calle poniente y ve que los vigilantes están sin armas. Se comunican y dicen 'por ahí anda la PNC'; entonces quiere decir que si alguien de una empresa privada, que porta un arma y no la tiene, es porque está ocultando un delito", estimó el jefe Bautista.

Sin embargo, Juan (nombre cambiado), un vigilante de la Asociación de Vigilantes Independientes de Mercados y Centros Comerciales (AVIMCES), dijo que la extorsión no solo la cobran los vigilantes, sino además miembros del Barrio 18 y la Mara Salvatrucha (MS-13), "disfrazados de seguridad privada". Ellos también "piden sueldo a los vendedores de San Salvador", y para las fiestas de Navidad y Año Nuevo les exigen "algo extra, como aguinaldo". Ese dinero "va directo" a los cabecillas, agregó Juan.

"Hay sectores que los tienen ellos y la extorsión la agarran como una obligación, pero los sectores que nosotros tenemos no les permitimos eso", dijo el miembro de AVIMCES; sin embargo, aceptó que no puede decir que en sus territorios no hay extorsiones, porque las pandillas se "rebuscan", se los hacen "difícil".

Juan, incluso, se atrevió a decir que "mucha parte del centro de San Salvador" está vigilada por miembros de las pandillas.

"Por el Palacio Nacional, sobre la 1. ª avenida sur, allí está la calle Rubén Darío, la seguridad es puesta por ellos (pandillas)", detalló el vigilante, mientras se recostaba en una de las paredes de una farmacia.

Una vendedora de hortalizas del mercado Central confirmó la versión de Juan. Aseguró que las pandillas son vigilantes pagados por vendedores. Una de "sus zonas" es la calle Arce hasta las cercanías del parque San José, por la 6. ª avenida norte, y la 7. ª avenida sur, dijo la comerciante mientras humedecía parte de su venta.

La vendedora confirmó que en diciembre pasado fue víctima de extorsión, pues le exigieron un entrega de dinero bajo la figura de "aguinaldo para la pandilla, ‘dizque’ para celebrar ellos también con sus familias". Ese pago de la extorsión extra, según ella, también lo debieron hacer muchos de los comerciantes que comparten con ella el mismo sector del mercado.

Otra de las vendedoras dijo no querer saber del trato que tienen los vigilantes con las pandillas, pero como medida de protección, lo que se le ocurre hacer es cerrar temprano su puesto.

"Así tengo que pagarles menos, porque hago menos horas de trabajo. Ellos por lo menos entienden eso", justificó la comerciante mientras empacaba la mayoría de sus productos aún sin vender.

El vigilante de AVIMCES defiende que la asociacón para la que trabaja "recuperó la calle de ‘Los Coyotes’, de ahí del Sagrado Corazón (de Jesús) para abajo; la gente está tranquila porque se liberó bastante de eso, hasta el punto de la ruta de buses", dijo.

A las cuadras del centro capitalino, que según el vigilante son controladas por las pandillas, tienen precaución de no acercarse porque eso significaría "meterse en problemas". Además, según su testimonio, no tienen tanto personal. Tras confesar esos detalles, recibió una llamada, donde le ordenaban cambiarse de zona.

Crimen. Investigan el homicidio del taxista pirata Raúl Wilfredo Paulino Rubio, frente al edificio 10 del mercado central de San Salvador.

Un compañero de los vigilantes que capturó la PNC a mediados de diciembre por vínculos con pandillas, explicó que ellos solo trabajan como cualquier otro salvadoreño y que las autoridades se los llevaron para demostrar "que están trabajando en la seguridad" del centro capitalino.

Agregó que aunque reconoce que porta un arma sin licencia, pronto la tramitará. "A veces la PNC nos incauta las armas porque les gustan y se quieren quedar con ellas. Postes (vigilante al servicio de pandillero) no somos, solo trabajamos como cualquier otro salvadoreño", insistió.

Entre los planes de la PNC para 2020, según el jefe Bautista, está como una de sus apuestas poder desarticular la alianza que mantienen algunos vigilantes con pandillas: "Esa es la parte que nosotros le pensamos apostar, porque grupos ligados a armas estén relacionados con extorsiones es bastante delicado", finalizó.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines