Lo más visto

PNC no tiene equipo bueno para pruebas de alcotest

En los últimos dos meses las detenciones por conducción temeraria se han reducido hasta 70 %.
Enlace copiado
Arreglo o nuevo.  La Policía de San Miguel ya solicitó a las autoridades en San Salvador que arreglen el equipo de alcotest dañado o proporcionen uno nuevo para continuar con los controles vehiculares de forma constante.

Arreglo o nuevo. La Policía de San Miguel ya solicitó a las autoridades en San Salvador que arreglen el equipo de alcotest dañado o proporcionen uno nuevo para continuar con los controles vehiculares de forma constante.

PNC no tiene equipo bueno para pruebas de alcotest

PNC no tiene equipo bueno para pruebas de alcotest

Enlace copiado
El único aparato que tiene asignado la Unidad de Tránsito Terrestre de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Miguel funciona a medias desde hace dos meses, mismo tiempo durante el cual no ha podido realizar las pruebas para determinar el grado de alcohol en sangre de personas en presunto estado de ebriedad.

Según el jefe de la unidad, Hugo Antonio Torres, el aparato tiene una avería que impide que las baterías puedan recargarse.

“Ya lo mandamos a arreglar a San Salvador, pero volvió a presentar el mismo problema. No permite dar una resolución exacta”, afirmó Torres.

Un agente policial que pidió no ser identificado aseguró que desde hace poco más de nueve semanas los controles vehiculares que se realizaban desde 2012 los jueves, viernes y sábado por la noche se han reducido un 80 %, pues se están realizando únicamente cuando el aparato funciona o solo para verificar que los conductores anden la documentación en regla y las detenciones son casi el 70 % menos.

“Antes salíamos tres días a la semana y al inicio deteníamos a tres temerarios por lo menos, pero después la gente ya sabía que hacíamos los controles y se redujo a uno semanal, pero hoy es casi un detenido cada dos o tres semanas y a veces salimos sin aparato”, dijo el agente policial.

A falta del aparato los elementos de la PNC que realizan controles vehiculares y detectan un conductor en estado de ebriedad realizan a consideración la detención y posteriormente piden un oficio a la Fiscalía, para que sea el juez competente quien pida la realización de una prueba de sangre en el Instituto de Medicina Legal.

Por ser un procedimiento engorroso la mayoría de los agentes policiales que sorprenden a un conductor temerario lo dejan ir.

Uno de estos casos ocurrió el pasado 28 de marzo (Jueves Santo), cuando se retuvo a Óscar Antonio Granados, sacerdote del Oratorio San José de San Miguel, quien conducía un vehículo en aparente estado de ebriedad.

El policía que efectuó la retención manifestó que el párroco hablaba con poca coherencia, pero no se le pudo practicar la prueba de alcoholemia debido a que el alcotest está defectuoso.

En el periodo de Semana Santa la delegación policial reportó a siete personas detenidas por conducción temeraria, pero fueron controles realizados en conjunto con el Viceministerio de Transporte que proporcionó los aparatos de alcotest y el doctor.

Tags:

Lee también

Comentarios