Padre e hijo fueron asesinados en Suchitoto

Testigos aseguran que hombres vestidos como policías atacaron a un pandillero y a su padre. Iglesia católica pidió a GOES que dialogue con pandillas.
Enlace copiado
Padre e hijo fueron asesinados en Suchitoto

Padre e hijo fueron asesinados en Suchitoto

Padre e hijo fueron asesinados en Suchitoto

Padre e hijo fueron asesinados en Suchitoto

Enlace copiado
Estaban vestidos como policías. Eso dicen los vecinos del cantón Copapayo, en Suchitoto, Cuscatlán, sobre los cerca de siete hombres que mataron a un pandillero y a su padre, cerca de las 9 de la noche del sábado pasado, tras sacarlos de su casa.

Los atacantes actuaban como policías. Según testigos, los agresores entraron “como locos, registrando todo”, a la casa donde vivían Manuel Hernández, de 48 años; y Douglas Hernández, de 22. Buscaban armas, dijeron.

Los hombres también hablaban como policías, de acuerdo con habitantes de Copapayo. “Sargento, sargento”, gritaba con insistencia uno de los hombres, según lo que escuchó un vecino. Les gritaban que entregaran las armas. En un momento, uno de los atacantes –que llegaron en un vehículo con placas particulares– le puso su rodilla encima al mayor de los Hernández. “Nombre, nos van a matar”, dijo Manuel, según lo que recuerda esta persona.

Luego de eso, el lugareño que atestiguó dice que escuchó cuatro impactos y vio las luces de los disparos. “Si no hablás, lo mismo te va a pasar a vos”, amenazó al otro uno de los hombres.

Ambas víctimas estaban acostadas en el piso, amarradas, con cintillas plásticas. “Estaban indefensos y eso es una cobardía grande”, dice otro de los vecinos. Les dispararon en la cabeza, según la Policía Nacional Civil (PNC). En la escena había casquillos de una pistola calibre nueve milímetros y rifles M-16 y G-3.

El hecho pudo cobrarse más víctimas. Había una tercera persona, según los vecinos. Otro hijo de Manuel Hernández, quien también estaba en el piso, amarrado con cintas plásticas. Sin embargo, logró escapar. “Agarró ‘guinda’ (carrera) para abajo y se escuchaban los balazos en la superficie del lago (de Suchitlán)”, dijo otro de los testigos.

La PNC no llegó a la escena sino hasta el día siguiente. Según el oficial que cubría la emergencia, se enteraron del homicidio doble hasta ayer las 7:30 de la mañana. La policía explicó el crimen con una frase hecha: rencillas entre pandillas. Douglas tenía un tatuaje de su pandilla en la espalda.

El oficial policial negó que hubiera una tercera persona y dijo que la información de los sospechosos “estaba en proceso”.

El caso sucede mientras surgen de nuevo las denuncias sobre la existencia de grupos de exterminio. La Iglesia católica, a través del arzobispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, apeló ayer por un abordaje “humano” sobre las pandillas que permita frenar los homicidios en el país.

Pese a que se había mantenido al margen del tema recientemente, Rosa Chávez dijo que la Iglesia apoya “el diálogo con las pandillas, más no la negociación, siempre y cuando las conversaciones sean transparentes y respeten la ley”.

“Los funcionarios deben cambiar su enfoque del abordaje del problema y generar oportunidades para los pandilleros”, recomendó Rosa Chávez, en conferencia.

Tags:

  • copapayo
  • suchitoto
  • homicidio
  • padre
  • hijo
  • pnc

Lee también

Comentarios

Newsletter