Padres solicitan ayuda para trasplante de hígado de su hijo

Fue diagnosticado con síndrome de Alagille. En el país no se realizan estos trasplantes, por lo que debe ser en el exterior, lo cual ronda $250,000.
Enlace copiado
Apoyo desde el corazón.  Bridgitte Abarca y César Díaz, padres de Dante, piden apoyo económico para poder realizar el trasplante de su hijo, que ronda los $250,000.

Apoyo desde el corazón. Bridgitte Abarca y César Díaz, padres de Dante, piden apoyo económico para poder realizar el trasplante de su hijo, que ronda los $250,000.

Padres solicitan ayuda para trasplante de hígado de su hijo

Padres solicitan ayuda para trasplante de hígado de su hijo

Padres solicitan ayuda para trasplante de hígado de su hijo

Enlace copiado
Dante tiene un año con siete meses. El 29 de octubre de 2015 el Hospital de Niños Benjamín Bloom confirmó a sus padres, Bridgitte y César –tras 15 meses de pruebas y exámenes– que su hijo tenía el síndrome de Alagille (SA) y cirrosis hepática, por lo que necesita un trasplante de hígado. Según cálculos de los padres, con base en sondeos en hospitales del extranjero, necesitan alrededor de $250,000 para poder realizar el trasplante.

El SA puede atacar el corazón, el hígado (como ha sucedido con Dante), los riñones o la deformación en la columna, entre otros órganos.

El tiempo de vida que un niño tiene con un daño hepático es de dos años y medio, desde que nace, por lo que hay aproximadamente seis meses para poder hacer el trasplante y salvar la vida de Dante.

El niño nació bajo de peso, 4.5 libras, por lo que cuatro días se mantuvo en el Hospital de Maternidad bajo rayos ultravioleta, pues presentaba un color amarillento. Fue diagnosticado con bilirrubina alta.

Cuatro meses después fue llevado por su madre al Bloom por un morete en el dedo, pero ahí presentó un cuadro de distensión abdominal ascitis más ictericia y dificultad para micción.

“En la biopsia salió que no tiene conducto biliar, donde se transporta la bilis y la bilirrubina; eso no es operable, porque el hígado está mal formado. Como diagnóstico final dan como única cura el trasplante de hígado”, dijo la joven madre, Bridgitte Abarca.

Uno de los problemas es que en el país no se realizan trasplantes de este tipo ni hay fundación que ayude a gestionarlo, por lo que por cuenta propia han tocado puertas en otros países.

Por ahora Dante se encuentra estable pero delicado: tiene poco tiempo para poder salvarse, por ello es que se le deben suministrar medicamentos y vitaminas. El hospital le apoya con diuréticos, pero sus padres deben gastar en promedio mensualmente $300 en vitaminas que el hígado no le fabrica (K, E, D, A) y el medicamento primordial de él: ursofalk, para su mantenimiento.

Los conductos biliares son pequeños tubos que transportan la bilis (secreción producida por las células del hígado) a la vesícula biliar para el almacenamiento, y al intestino delgado, donde se emulsionan las grasas. La bilis también está involucrada en la eliminación de toxinas, colesterol y desechos del cuerpo, y también ayuda en la digestión de las vitaminas solubles en grasa.

La disminución del número de conductos biliares en personas con SA trae como resultado la acumulación de bilis en el hígado (colestasis). Esta puede conducir a la cicatrización del hígado y enfermedades del hígado: entre el 30 % y 50 % de los niños afectados, la cicatrización puede causar cirrosis hepática.

Por apoyo

Bridgitte y César, los padres de Dante, han comenzado un movimiento para salvar la vida de su hijo a través de redes sociales, visita a medios de comunicación y actividades. Poco a poco se han ido sumando personas en la lucha por salvar la vida del niño que debido a la retención de líquidos pesa 16 libras.

Los papás del niño dijeron a LA PRENSA GRÁFICA que una de las apuestas para realizar el trasplante está en Argentina, en la fundación Ethe, especialista en trasplantes hepáticos. De la misma manera esperan respuestas de hospitales de Texas, Mississippi y Taiwán para ver costos y factibilidades.

Dentro de tres semanas los padres se someterán a pruebas de compatibilidad con su hijo para ver si pueden donar parte de su hígado.

Por el momento no han drenado los líquidos retenidos del niño, que se manifiestan en su inflamación abdominal, porque tendría un efecto adverso ante la necesidad que tiene del trasplante de hígado.

Tags:

  • Dante
  • Hospital Bloom
  • sindrome de Alagille
  • cirrosis

Lee también

Comentarios

Newsletter