Lo más visto

Pandilla desalojó a familias de Colón por no pagar $50 mensuales

Familias que no pudieron pagar por terrenos en Tierra de Gosén a un exdirectivo, con supuestos vínculos con la pandilla de la zona, tuvieron que huir en los últimos seis meses. PNC dice que no tiene denuncias de éxodo.
Enlace copiado
Cocina.  La mayoría de las familias que viven en Tierra de Gosén cocinan con leña y son numerosas. Hay familias que tienen hasta 10 hijos.

Cocina. La mayoría de las familias que viven en Tierra de Gosén cocinan con leña y son numerosas. Hay familias que tienen hasta 10 hijos.

Refugiados.  Las familias que llegaron a Tierra de Gosén provienen de lugares cercanos a ríos que se desbordaron. Al llegar a Gosén improvisaron para construir sus casas con plástico y láminas.

Refugiados. Las familias que llegaron a Tierra de Gosén provienen de lugares cercanos a ríos que se desbordaron. Al llegar a Gosén improvisaron para construir sus casas con plástico y láminas.

Desplazamiento. 150 familias de Tierra de Gosén fueron amenazadas por la pandilla y tuvieron que irse en los últimos seis meses.

Desplazamiento. 150 familias de Tierra de Gosén fueron amenazadas por la pandilla y tuvieron que irse en los últimos seis meses.

Pandilla desalojó a familias de Colón por no pagar $50 mensuales

Pandilla desalojó a familias de Colón por no pagar $50 mensuales

Enlace copiado
La pandilla que controla la comunidad Tierra de Gosén en Lourdes, Colón, La Libertad, amenazó a aproximadamente 150 familias en los últimos seis meses para que abandonaran sus viviendas, hechas de lámina y plástico, por no pagar $50 mensuales a un exdirectivo comunal, quien supuestamente vende terrenos que no son de su propiedad, según residentes que, desde el anonimato, contaron lo que está ocurriendo.

Los terrenos que las familias dejan son retomados por el exdirectivo, con apoyo de los pandilleros, para volver a venderlos sin escrituras y sin garantías legales a obreros, campesinos y jornaleros, que llegan con sus familias a esa comunidad desde zonas en riesgo de desbordamiento de un río, derrumbes por lluvias o incluso porque han sido amenazados por pandilleros en sus antiguos lugares de residencia.

Los vínculos del exdirectivo con un cabecilla de la pandilla, a quien solo identifican como “Marcos” y de quien aseguran que fue guerrillero de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL) durante el conflicto armado, fueron descubiertos este año por la misma comunidad. Tras el descubrimiento, hubo una asamblea general en la que la comunidad destituyó al exdirectivo y constituyó una nueva directiva.

La decisión de la comunidad trajo consecuencias letales para Olegorio Navas, de 51 años, quien hasta el 5 de septiembre era el síndico de la nueva directiva. Las amenazas de muerte, por haber destituido al exdirectivo, se hicieron realidad esa noche, cuando un grupo de pandilleros llegó bajo la lluvia hasta la puerta de lámina de su casa para asesinarlo con armas de fuego, frente a su familia, durante la cena.

“Aquí todos los nuevos directivos están amenazados por la pandilla. Les han dicho que uno por uno los van a ir a sacar de las casas y los van a matar, así como lo hicieron con don Olegorio. Todo porque saben de los movimientos y de las personas con que anda ese exdirectivo terrorista”, comentó un residente de Tierra de Gosén, quien también explicó que las amenazas llegaron a los oídos de los directivos después del rumor que se expandió de boca en boca por las más de 500 familias que viven en la comunidad.

De acuerdo con algunos de los habitantes, el jefe policial de la delegación de La Libertad centro-sur, Ciro Antonio Barrera, sabe de la situación que han vivido las familias desplazadas y de las amenazas que han recibido los nuevos directivos, pero no reconoce el problema y no ofrece soluciones.

“Ya se le dijo a la policía de todo lo que sucede aquí y nada han hecho, ni han investigado la muerte de Olegorio. Dicen las lenguas de la gente que la orden de asesinar a Olegorio fue dada por el exdirectivo. Pero nada de eso investigan y dejan a los pandilleros y a la gente vinculada con ellos que sigan tranquilos”, dijo un residente.

Otro habitante, sin embargo, dijo que en los últimos meses han visto que soldados patrullan entre los caminos de tierra y lodo de la comunidad y realizan operativos en las 800 manzanas de tierra que ocupan las más de 500 familias que habitan Tierra de Gosén.

“Bueno, una cosa que sí agradecemos es que hay patrullajes de soldados, pero eso también nos pone en riesgo porque los pandilleros se esconden y luego salen más alboratados cuando los soldados se van, pensando que nosotros hemos dado información de ellos o los hemos denunciado. Aquí armas seguramente no van a encontrar, porque desde que los soldados vienen a patrullar las han escondido y cuando van a matar a alguien lo hacen pandilleros que vienen desde otros lugares con las armas”, dijo.

Este periódico buscó al jefe policial de la delegación, pero fue imposible contactarlo porque se encuentra en una capacitación sobre Policía Comunitaria en Brasil. Sin embargo, el jefe del departamento de prevención de la Policía en el departamento de La Libertad, Melbin Medina, explicó que la información que la Policía tiene es muy diferente a la de los testimonios que LA PRENSA GRÁFICA recogió en la comunidad. Lo atribuyen a un problema entre dos directivas de la comunidad.

“Los señores tienen dos directivas y eso lo tienen que resolver la alcaldía y la misma comunidad, porque debe haber una. Estas directivas tienen problemas con las tierras. El jefe policial se reunió con las dos directivas, aunque no le toca eso, para conocer el problema. Se reunió con ellos a petición de la misma comunidad y por eso el más ideal para hablar sería él, pero yo le cuento lo que sabemos. El problema de tierras que tienen, según lo que hablaron en la reunión, es porque no tienen escrituración. Y eso de que las directivas estén entregando tierras no puede ser, porque primero tienen que resolver el problema de escrituración con los propietarios. Pero detrás de eso no está la pandilla, al menos no tenemos ninguna denuncia de familias que se han ido por amenazas”, aseguró el inspector Medina.

Además de la reunión que las directivas tuvieron con el jefe policial, la comunidad realizó una asamblea en la que participaron las autoridades del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) y el viceministro de Prevención Social, Luis Roberto Flores Hidalgo, para abordar el problema de escrituración que tienen las familias y el acoso de la pandilla. Este periódico también intentó platicar con el viceministro de Prevención, Flores Hidalgo, pero su equipo de comunicaciones respondió que se encontraba ocupado con el nuevo nombramiento del viceministro de Justicia, y que por el momento era imposible entrevistarlo para saber a qué acuerdos llegaron después de la reunión en Tierra de Gosén.

Según explicaron los habitantes, las tierras que vende el exdirectivo, con apoyo de la pandilla, realmente pertenecen a la cooperativa Agua Fría. De hecho, las 800 manzanas donde viven las familias de la comunidad pertenecen a la cooperativa.

“El exdirectivo vende y estafa a la gente diciendo que deben pagar $50 mensuales, hasta que logren pagar entre $3,500 y $5,000, y eso ni siquiera lo saben los verdaderos dueños, que son Agua Fría. Logra vender porque una cosa que sí tiene ese señor es labia, rápido engaña a la gente; y como la gente ni estudiada es, cae ante la trampa sin que le den escrituras. Además, según estudios, estos terrenos no valen más de $1,200 cada uno”, dijo un habitante.

El residente también explicó que la mayoría de las familias llegó al lugar en 2009, cuando las tierras estaban ociosas y supuestamente iban a convertirse en un cafetal administrado por la cooperativa Agua Fría.

Tags:

  • desplazamiento forzado
  • pandilla
  • colón
  • violencia
  • policia

Lee también

Comentarios