Pandilla en La Libertadordena matar dos policías por clica

Los miembros de un “programa” de la MS tienen mapeado cuántos policías viven en su territorio, según información obtenida por Inteligencia Policial. La PNC cree que es respuesta por pandilleros muertos en San José Villanueva.
Enlace copiado
Consuelo.  Civiles consuelan  a los elementos policiales que llegaron al entierro de  su compañero Daniel Humberto Bolaños.

Consuelo. Civiles consuelan a los elementos policiales que llegaron al entierro de su compañero Daniel Humberto Bolaños.

Despedida.  Policías cargan en el cementerio de San Juan Opico los restos de su compañero asesinado el pasado lunes.

Despedida. Policías cargan en el cementerio de San Juan Opico los restos de su compañero asesinado el pasado lunes.

Pandilla en La Libertadordena matar dos policías  por clica

Pandilla en La Libertadordena matar dos policías por clica

Enlace copiado
Tres policías fueron asesinados en menos de una semana en San Juan Opico, en La Libertad. Dos de los crímenes fueron en el mismo cantón: Sitio Grande. Los policías del nivel básico de la zona desconocen la razón de los homicidios en el lugar, pero las jefaturas de la PNC y los agentes de Inteligencia Policial tienen información concreta que apunta a órdenes específicas de parte de una pandilla.

Los informes de Inteligencia Policial detallan que los cabecillas del “programa” (estructura de varias clicas) de la Mara Salvatrucha (MS) de La Libertad, que comprende los municipios de Colón, San Juan Opico, Santa Tecla, Quezaltepeque y puerto de La Libertad, se reunieron en la comunidad San José del Pino, en Santa Tecla, para girar la orden de asesinar a dos policías por cada clica.

La información que fue obtenida por Inteligencia Policial, a través de testigos criteriados e informantes dentro de la pandilla, establece que la orden fue girada a partir de la muerte de ocho personas en una finca de San José Villanueva, también en La Libertad, cuando supuestos pandilleros se enfrentaron a tiros con agentes del Grupo de Reacción Policial (GRP). El tiroteo ocurrió el pasado 26 de marzo.

La orden del “programa” Libertad especifica que el objetivo es que “la Policía entienda que el control está en la pandilla y que no puede matar pandilleros como lo hizo en Villanueva, sin una represalia igual y mayor”, reza el informe policial.

Según los documentos de inteligencia, “Popeye” de Ateos, “Lil Saico” de Quezaltecos, “Bar” de Teclas Locos, “Darnes” de Zaragoza, “Jachel” de Santa Tecla, “Duke” de Cinco Cedros, “Saico” de Lourdes, “Crimen” de Villa Madrid, “Donki” de las Delicias, “Travieso” de Merliot, “Spaider” de Ayagualo, “Garra” de City Vagos y “Kid” de Gánster son los 13 cabecillas de la zona encargados de coordinar, programar y hacer cumplir los ataques a los policías.

Todos ellos pertenecen a las clicas Opicos Locos, Joyas Locos, Sitios Locos, Quezaltecos Locotes, Teclas Locos y Chanmico Locos, según detalla el documento de la Policía. Este grupo de clicas, según los reportes, tiene el censo de cuántos policías viven en cada uno de los territorios donde opera cada clica de su programa, y cuentan con pandilleros que controlan de forma “discreta” los movimientos del policía seleccionado para asesinarlo.

Sin embargo, los ataques más representativos buscan tener como objetivos a los policías de unidades especializadas y tácticas, según la orden de la MS. “Si encontraran del GRP, el golpe que den será premiado”, se lee en el informe de Inteligencia Policial.

En los territorios donde no residan policías, la misión encomendada a los pandilleros es atentar contra fiscales, jueces, secretarios de juzgado, vigilantes y todo el que esté trabajando en el sistema de justicia. Los encargados de cometer estos homicidios, detalla el informe, son los gatilleros de las clicas Lourdes Locos, Villa Madrid Locos, Gánster Locos, City Vagos, Cinco Cedros Locos, Ateos Locos y Jayaque Locos.

Ellos, según las investigaciones, fueron los encargados de asesinar a dos de los tres elementos policiales en los primeros seis días de abril. Uno más fue lesionado de bala en Comasagua, siempre en La Libertad, y estaba destacado en la División Antinarcóticos. El cuarto asesinato de un policía en el mes fue en un cantón de San Luis Talpa (La Paz). El caso aparentemente se sale del contexto; sin embargo, la PNC tiene una explicación. De acuerdo con los informes de la pandilla, existen otras clicas de la MS que apoyarán y reforzarán las actividades de los pandilleros de las clicas de La Libertad.

La información que llegó esta semana a la cabeza de la PNC provocó que el director general, Mauricio Ramírez Landaverde, convocara a todas las unidades de la Sección Táctica Operativa (STO) del país, y que concentraran sus actividades de patrullajes rutinarios y operativos de choque en San Juan Opico y sus alrededores. Sin embargo, ayer al hacer un recorrido por la zona, no fue localizado ningún elemento policial. En la delegación, mientras tanto, dijeron que las actividades estaban de forma normal. Donde sí había presencia policial fue a dos cuadras de la vivienda de Daniel Humberto Bolaños, el policía asesinado el pasado lunes, quien estaba destacado en el Sistema 911 de San Salvador y que fue enterrado ayer.

En ese lugar había al menos cinco policías a primera vista. Luego otros tres y al entrar al pasaje contiguo 19 más. En la vivienda, al final del pasaje, se encontraba el ataúd de Bolaños, quien fue sepultado en horas de la tarde en el cementerio del municipio. Sus compañeros dijeron que no les habían informado de otros posibles atentados, pero comentaron que para ello tomarán sus propias medidas para no ser víctimas.

Ayer por la noche, además, Ramírez Landaverde y otros mandos de la Policía tuvieron una reunión de emergencia con el fiscal general, Luis Martínez, en la sede central de la Fiscalía. Ninguna de las instituciones dio, sin embargo, una versión oficial de las razones del encuentro, aunque personas que participaron en la reunión dijeron que fue para discutir acciones tras el incremento de homicidios y los ataques contra la Policía.

Entrenamiento y ataques

Los agentes policiales no cuentan con entrenamiento rutinario. Muchos de ellos no han recibido capacitación desde que salieron de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP). Por el contrario, la orden previa por parte de la pandilla para atacar a los policías es que sus integrantes deben de ser entrenados.

Además, la pandilla ha girado instrucciones de que paralicen los ataques contra policías uniformados o en patrullas, a menos que estén acorralados, pero de ser así, explican los cabecillas a sus integrantes, “es de jalarle y morirse”.

Otro ataque a policías

Al cierre de esta nota se conoció que un grupo de agentes policiales de la división de Protección a Personalidades Importantes (PPI) fue atacado en el portón número 3 del Centro Judicial Isidro Menéndez de San Salvador. Uno de los agentes, según el reporte policial, resultó con lesiones. Más noche se divulgó sobre el supuesto deceso del agente. Sin embargo, esto no fue confirmado por fuentes oficiales La información preliminar sostenía que el ataque se cometió con M-16. No se supo el origen del ataque. Hasta ayer, según los datos de la Policía, 15 agentes han sido asesinados por pandilleros en todo el país.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter