Lo más visto

Más de El Salvador

Pandilla interceptaba a víctimas en discoteca

En el desarrollo del juicio contra 133 presuntos pandilleros, un testigo declaró la forma de operar que tenía la Pandilla 18 en  San Salvador.

Enlace copiado
Pandilla interceptaba a víctimas en discoteca

Pandilla interceptaba a víctimas en discoteca

Enlace copiado

Un miembro del Barrio 18 Revolucionarios con criterio de oportunidad reveló la forma en que la pandilla cometió más de diez asesinatos  entre marzo de 2017 y febrero del 2018, la mayoría ligados a una discoteca en San Salvador.

El Juzgado Especializado de Sentencia “C” continúo ayer el juicio contra 133 presuntos miembros de la pandilla Barrio 18 Revolucionarios, a quienes la Fiscalía General de la República los acusa de los delitos de agrupaciones ilícitas, dos casos de feminicidio y 14  de homicidio agravado.

 Según lo relatado por el testigo, varios crímenes fueron cometidos por la pandilla luego de interceptar a sus víctimas al interior de la discoteca “Xtreme”, ubicada en la colonia Escalón de San Salvador.

El dueño de ese negocio era  el imputado   Dimitri Selim Tóchez Andrade. Las investigaciones han determinado que los pandilleros privaban de libertad a sus víctimas   en ese lugar y luego las asesinaban.

Una de las víctimas  fue la excompañera de vida de un pandillero que se había sometido también al criterio de oportunidad. El pandillero, alias “Lunar”, incriminó a varios miembros de la estructura para recibir beneficios penales.

La víctima se encontraba al interior de la  discoteca donde tenía presencia el Barrio 18. El testigo narró que los acusados, al percatarse de la presencia de ella, decidieron interceptarla, luego la sacaron a la fuerza del lugar y la asesinaron sobre la carretera a Huizucar.

“Ella nos decía que ya no era la mujer del 'Lunar' pero le revisamos el Facebook y le vimos conversaciones con él”, djo el testigo. A la víctima la asesinaron con un disparo en la cabeza.

De esa manera también asesinaron en junio de 2017  a Kevin Isaac Muñoz . Él llegó a la discoteca y   descubrieron que era miembro de la Mara Salvatrucha.

El testigo dijo además que había un acuerdo con los dueños del establecimiento para que no los registraran. “Los pandilleros de la 18-R  entrabamos por la puerta de atrás para poder ingresar armas de fuego y drogas”, relató.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines