Pandillas AUMENTAN ACOSO PARA CONTROLAR ESCUELAS

Docentes de distintas escuelas reportan incremento de amenazas, extorsiones y reclutamiento de estudiantes en el último mes.
Enlace copiado
Insuficiente. Gremiales insisten en que el patrullaje de policías en las escuelas no basta para detener el accionar de las pandillas.

Insuficiente. Gremiales insisten en que el patrullaje de policías en las escuelas no basta para detener el accionar de las pandillas.

Pandillas AUMENTAN ACOSO PARA CONTROLAR ESCUELAS

Pandillas AUMENTAN ACOSO PARA CONTROLAR ESCUELAS

AUMENTA ACOSO DE PANDILLEROS A ESCUELAS

Enlace copiado
El teléfono fijo de un instituto nacional ubicado al sur del departamento de San Salvador sonó insistentemente una mañana de febrero, en medio del barullo de los alumnos que jugaban en el primer recreo del día. Una docente, que alcanzó a oír el timbre, contestó con indiferencia y escuchó al otro lado del aparato la voz grave, desapacible y amenazante de un hombre que le dijo: “Soy el que controla todo en esta zona, soy de la pandilla, pasame al director”.

La maestra recuerda, un mes después de aquella conversación, que el supuesto pandillero le dejó dos recados ante la negativa de comunicarle al director: la pandilla se encargaría de la disciplina interna del instituto y que pronto les dirían la cantidad de dinero que cada docente debía entregar como extorsión para poder seguir llegando a impartir clases.

Desde esa llamada, según recuerda la maestra, ha aumentado el testimonio de estudiantes que dicen ser amenazados por compañeros y jóvenes en los contornos de la institución para que ingresen a formar parte de esos grupos. Ese acoso, dice, ha provocado que unos 10 alumnos de bachillerato dejen de asistir a clases durante el mes pasado. No sabe si el retiro será temporal o de forma definitiva.

Al otro lado del departamento de San Salvador, al norponiente, otro docente, que también pidió hablar bajo anonimato, dice que hace poco fue interceptado por un grupo de pandilleros que le salieron al paso en su camino a la escuela ubicada en Mejicanos. Le pidieron el DUI y le anotaron sus datos en una especie de agenda diaria. Además, según su testimonio, le exigieron “una cantidad de dinero” para poder ingresar a la zona a dar clases.

Gremiales de docentes consultadas sobre esos casos confirman que en el último mes han aumentado el acoso y amenazas por parte de pandilleros a estudiantes y maestros en centros escolares públicos y privados.

Mario Cruz, secretario general de la Brigada Magisterial Salvadoreña, dice que con el acoso, los pandilleros buscan tener un mayor control de estudiantes y docentes en los contornos de las escuelas. El aumento de las amenazas a la comunidad educativa, según Cruz, ha provocado que muchos docentes queden en calidad de “inutilizados” por los “altos niveles de deserción escolar”.

Sin embargo, el Ministerio de Educación (MINED) no ha publicado las cifras oficiales de alumnos que abandonaron las clases el año pasado ni en lo que va del presente año lectivo. El dato más reciente da cuenta de que 100,851 estudiantes abandonaron sus estudios en 2014. Mientras que otros 60,000 lo hicieron del sector privado, según la Asociación de Colegios Privados de El Salvador (ACPES).

Carlos Canjura, ministro del ramo, reiteró el miércoles pasado que la inseguridad en la comunidad educativa es “un problema complejo” que requiere más tiempo para poder resolverlo.

A inicios de esta semana, agentes policiales del departamento de Ahuachapán reconocieron que en este año tienen más reportes de casos de estudiantes amenazados por pandilleros que operan en las inmediaciones de escuelas de los municipios de Atiquizaya, Jujutla y El Refugio.

En lo que va de 2016, según datos de la Policía Nacional Civil, ya suman 16 los estudiantes asesinados en todo el país.

Tags:

  • pandillas
  • docentes
  • centros escolares
  • violencia
  • control

Lee también

Comentarios

Newsletter