Pandillas intensifican ataques contra PNC

En menos de 12 horas, dos policías fueron asesinados. Otro más fue atacado por supuestos pandilleros en San Martín.
Enlace copiado
Izalco Este hombre fue detenido en Izalco ayer por la muerte del agente René Barrientos Mezquita. El capturado no fue identificado por la PNC.

Izalco Este hombre fue detenido en Izalco ayer por la muerte del agente René Barrientos Mezquita. El capturado no fue identificado por la PNC.

Carolina Édgar Amílcar Jacobo, miembro de la PNC, fue atacado el miércoles en el municipio de Carolina, cuando estaba con su esposa en su casa.

Carolina Édgar Amílcar Jacobo, miembro de la PNC, fue atacado el miércoles en el municipio de Carolina, cuando estaba con su esposa en su casa.

Pandillas intensifican ataques contra PNC

Pandillas intensifican ataques contra PNC

Enlace copiado
Édgar Amílcar Jacobo, atacado el miércoles en la noche en el municipio de Carolina (San Miguel), y René Alonso Barrientos Mezquita, tiroteado ayer por la mañana en Izalco (Sonsonate), se convirtieron en el sexto y séptimo miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) asesinados en apenas 15 días.

Un agente policial más fue atacado ayer, a la 1:05 de la tarde, en la colonia Alta Vista (Ilopango) por cinco supuestos pandilleros que lograron huir. Según información de la delegación de San Martín de la PNC, el agente se encontraba de licencia cuando fue interceptado por cinco pandilleros. El agente habría logrado sacar antes su arma y lesionar a uno de los supuestos atacantes.

La PNC añadió que se hizo un rastreo por hospitales cercanos, pero no logró ubicarse a ningún hombre con lesiones de arma de fuego que coincidiera con el supuesto atacante. Tres hombres detenidos no fueron reconocidos por parte de la víctima ni les fue encontrado nada ilícito, por lo que serían puestos en libertad.

La frecuencia en los homicidios contra los miembros de la corporación ha sido a un promedio de uno cada dos días.

La indignación de miembros policiales se ha dejado traslucir en los últimos días no solo a través de redes sociales sino hasta en palabras del mismo director general de la PNC, Mauricio Ramírez Landaverde.

El jefe policial, en declaraciones a varios medios de comunicación ayer, calificó de “cobardes” los crímenes y valoró que el homicidio de Barrientos Mezquita, ocurrido en la mañana en Izalco, “ya no es un ataque contra la institución sino contra todo el país”.

En algunas zonas del país, incluso, la frecuencia radial institucional fue utilizada por varios policías para plantear su frustración ante los constantes ataques.

En redes sociales supuestamente administradas por miembros de la PNC se efectuó un “pronunciamiento del nivel básico de la PNC” en el que se hace un desglose de propuestas para paliar los ataques, atribuidos en su mayor parte a miembros de pandillas.

Una de ellas es “bloquear inmediatamente la comunicación en los centros penales”. Esta medida, precisamente, fue retomada ayer durante la entrega del Plan El Salvador Seguro por parte del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (CNSCC) al presidente Salvador Sánchez Cerén (ver tema del día).

La presidencia anunció ayer que se propondrá una reforma a la ley de las telecomunicaciones para que se bloquee de forma absoluta y definitiva la señal de telefonía celular en todos los centros penales.

Desde años atrás, las investigaciones de la PNC y la Fiscalía General de la República (FGR) han arrojado que un elevado porcentaje de las extorsiones ejecutadas en el país es ordenado desde cárceles donde hay pandilleros.

Origen de los crímenes

El director Ramírez Landaverde atribuyó el homicidio del agente Barrientos Mezquita a una represalia por parte de pandilleros por la muerte de uno de sus miembros el pasado martes, ocurrida durante un supuesto enfrentamiento con la PNC, también en Izalco.

Barrientos Mezquita estaba destacado en la División de Tránsito Terrestre. El ataque sucedió a las 8:45 de la mañana, cuando el agente se encontraba realizando labores de limpieza en su casa, por estar de licencia.

Inmediatamente la PNC movilizó a varias unidades en los municipios de Izalco y Caluco, en busca de los responsables.

La policía se dirigió a una cuadra de donde ocurrió el asesinato e irrumpió en una casa para capturar a un hombre sospechoso de haber participado en el ataque.

La familia del detenido, quien no fue identificado, dijo que él se encontraba en la casa al momento en que se escucharon los disparos, pero la PNC dijo tener evidencias de su participación en el crimen.

No obstante, lugareños aseguraron que el capturado es temido en la zona y reconocido como involucrado en varios crímenes locales.

Los constantes ataques también generaron ayer información equivocada. Por la mañana se manejó que un policía había sido privado de libertad en San Juan Opico (La Libertad) y posteriormente liberado en La Ceiba de Guadalupe, en el municipio de Antiguo Cuscatlán (La Libertad).

La versión fue posteriormente corregida por un supuesto asalto a un bus del transporte colectivo en donde se transportaba un miembro de la corporación policial.

La Unidad de Investigaciones de Quezaltepeque, finalmente, informó que no había sucedido ningún ataque a ningún miembro de la PNC, sino que todo se trató de un intento de asalto en un bus que, además, no se concretó.

Tags:

  • pnc
  • policias
  • ataques
  • pandillas
  • violencia
  • homicidios

Lee también

Comentarios

Newsletter