Lo más visto

Pandilleros amenazan a alfabetizadores en municipios de Ahuachapán

Los voluntarios enfrentan problemas en Atiquizaya, Turín y Tacuba, principalmente. En algunos lugares se debe tener el aval del cabecilla para realizar la labor educadora sin mayor inconveniente.
Enlace copiado
Pandilleros amenazan a alfabetizadores  en municipios de Ahuachapán

Pandilleros amenazan a alfabetizadores en municipios de Ahuachapán

Pandilleros amenazan a alfabetizadores  en municipios de Ahuachapán

Pandilleros amenazan a alfabetizadores en municipios de Ahuachapán

Enlace copiado
Lograr que una persona aprenda a leer, escribir y realizar las operaciones básicas de matemáticas implica un doble reto para la mayoría de alfabetizadores en el departamento de Ahuachapán. Y es que la tarea de enseñar los lleva a ingresar a zonas donde la presencia de pandilleros está de sobra, donde las letras y los números no se escriben con seguridad.

De acuerdo con datos de la sede departamental del Ministerio de Educación (MINED), la faena de educar a jóvenes y adultos mayores de 15 años de Ahuachapán recae actualmente en 30 alfabetizadores, quienes son apoyados por cinco personas aportadas por cada una de las alcaldías de los municipios donde se lleva a cabo el programa gubernamental.

Atiquizaya, Turín y Tacuba son, de acuerdo con los alfabetizadores consultados, los municipios más conflictivos para realizar su tarea, que es estrictamente educadora. De estos tres, solo Turín ha sido declarado libre de analfabetismo, el 19 de diciembre de 2014, luego de que, según datos del MINED, 626 personas aprendieron a leer y escribir, además de poder realizar las operaciones básicas de matemáticas.

El esfuerzo para lograr entregar dicha declaratoria a Turín conllevó que en una ocasión dos de los alfabetizadores fueran retenidos por miembros de pandillas durante algunos minutos.

“A los compañeros se les detiene en una colonia de Turín y los pandilleros les cuestionan qué andan haciendo en ese lugar y les piden que muestren sus identificaciones o algún tipo de documento. Luego de algunos minutos y varias explicaciones, los dejan seguir. Lógico, los alfabetizadores no quedaron con ganas de volver a llegar a ese lugar”, explicó uno de los afectados.

Los educadores de letras y números explican que en otros casos es necesario “sensibilizar” a los encargados de controlar algunas colonias y hacerles ver cuál es el bien para toda la población de aprender a leer y escribir.

“Uno cuando va a comenzar a alfabetizar en una zona que tiene pandillas habla con el palabrero (cabecilla) y le explica que es un beneficio para toda la comunidad, trata de sensibilizarlo y de esa manera se consigue una especie de permiso para poder estar ingresando a ese sector y llevar el programa de alfabetización”, comenta uno de los educadores.

Pero el municipio de Ahuachapán que más problemas representa para realizar la labor es Tacuba. “Los promotores no pueden pasar de un lado a otro, tienen que vivir en la zona dominada por la pandilla. Si un promotor ajeno al lugar llega y tiene la necesidad de trasladarse hacia una colonia o caserío de la pandilla contraria, debe contratar un vehículo que resida en ese lugar; caso contario, no podrá ingresar y pasar más allá de donde los pandilleros quieren que llegue”, cuenta un profesor de un centro escolar de Tacuba, quien ha trabajado fuertemente con el Programa Nacional de Alfabetización.

Este docente añade que lamentablemente en Tacuba solo hay ocho elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) en el puesto, los cuales resultan insuficientes en el caso de querer solicitar algún tipo de acompañamiento para ir a enseñar a las áreas más peligrosas.

“De ellos trabajan cuatro y descansan cuatro. Dos de los que están trabajando se quedan en el puesto cuidando y atendiendo las llamadas y los dos restantes salen a dar sus vueltas en el pick up. ¿Qué ayuda nos van a poder dar ellos si ni tienen el suficiente recurso humano para una situación de extrema urgencia?”, agrega.

Debido a estos y otros problemas que han enfrentado los educadores, han tomado la decisión de no portar los documentos de identificación personal y limitarse a laborar con el carné emitido por la institución del Estado y algunos implementos del programa. “Si los pandilleros saben que uno llega de un sector donde opera la mara rival, eso representa casi una sentencia de muerte. Los alfabetizadores solo andan las camisas del ministerio y el carné”, añadió el docente de Tacuba.

Atiquizaya no escapa al problema de inseguridad debido al accionar de algunos pandilleros que se apuestan en las entradas de las colonias donde se impulsa el plan. “El problema es muy similar a Tacuba y Turín: las pandillas deciden quién entra y quién no a las colonias. Es un problema que muchas veces se soluciona con pagar la cuenta de lo que un pandillero ha consumido en una tienda o con alguna cajetilla de cigarros. Si bien no se da dinero, se paga en especies”, asegura un alfabetizador.

Las autoridades departamentales del Ministerio de Educación han reconocido que sí existe el problema de inseguridad en algunos sectores de Ahuachapán, pero afirman que han podido solventarlo y llevar a cabo el trabajo de enseñar a leer y escribir.

“Nosotros nos reunimos periódicamente con ellos (los alfabetizadores) y sí en algunos lugares se ha tenido dificultad, pero se les explica cuál es el fin del programa de alfabetización a la gente y no hemos tenido mayor dificultad para ingresar”, matiza el director departamental de Educación, Donald Aquino, y agrega que no se han tenido denuncias por parte de los promotores. Como no ha existido ningún tipo de agresión física, no se ha realizado denuncia alguna ni a la policía ni a la fiscalía.

Francisco Castaneda, viceministro de Educación, indicó que el problema con las pandillas no es exclusivo de Ahuachapán, y que proyectos como el de alfabetización involucran algunos riesgos para los trabajadores.

“Hay algunos puntos del país donde el problema de violencia ha sido complicado; sin embargo, como servidores públicos, tenemos que ir a las zonas, independientemente de si son riesgosas o no”, señaló. De hecho, Castaneda ha visitado este año diversas escuelas en diferentes puntos del interior del país.

Asimismo, manifestó que desde el MINED se realizan algunas acciones para la protección de los alfabetizadores, e instó a las autoridades de Seguridad a apoyar la tarea de los promotores y voluntarios.

Tags:

  • ahuachapán
  • alfabetización
  • inseguridad

Lee también

Comentarios