Lo más visto

Más de El Salvador

Pandilleros vistieron como policías para masacre

Los pandilleros tenían la orden de asesinar a los miembros de la estructura contraria, según un testigo criteriado. Tribunal Especializado ordenó ayer la detención para implicados.
Enlace copiado
Pandilleros vistieron como policías para masacre

Pandilleros vistieron como policías para masacre

Pandilleros vistieron como policías para masacre

Pandilleros vistieron como policías para masacre

Enlace copiado
Un pandillero, identificado en el proceso judicial con la clave “Islámico”, se convirtió en el testigo con que cuenta la Fiscalía para intentar probar quiénes asesinaron a ocho trabajadores de electricidad y tres jornaleros en el cantón Agua Escondida, en San Juan Opico, La Libertad, en marzo pasado. Islámico, quien confesó haber participado en la masacre, contó a investigadores que tres pandilleros, a quienes identificó con los alias el Enano, el Viejo Triste y el Killer, vestían uniformes de policías el día que participaron, junto a 11 más, en la matanza.

La estructura se reunió antes, la noche del 1.° de marzo, en un lugar conocido como Coyotera, en San Juan Opico, según ese testigo criteriado. Supuestamente el menor de edad Juan L., alias el Inquieto, quien está detenido, y dos pandilleros más dieron la orden de asesinar a pandilleros de la estructura contraria. El requerimiento fiscal, presentado ante el tribunal especializado que ayer envió a prisión a los primeros capturados, detalla que “iban a ir a Opico a buscar a los contrarios, pero que nadie se iba a robar el show matando gente inocente”.

Los pandilleros iban armados. Portaban pistolas de 9 y 10 milímetros, una escopeta, un fusil m-16, un revólver y un corvo, según Islámico, quien confesó que comenzaron a “ caminar hacia Opico. Caminando por la lava, siendo dirigidos por José Luis Polanco Escalante, alias el Enano, uno de los pandilleros prófugos.

Los pandilleros, según ese relato, llegaron a un cañal y escucharon voces . Observaron a “tres personas haciendo hoyos para postes, por lo que tres pandilleros capturan a los tres trabajadores, y los hacen caminar al cerco que divide el cañal de un bordo”.

Los otros pandilleros tenían a los ocho trabajadores amarrados de manos y acostados boca abajo en fila. A Islámico le dieron la orden de vigilar que no llegaran agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) u otras personas. Luego, uno de los pandilleros les ordenó a las víctimas que caminaran. Uno de los trabajadores trató de huir, pero le dispararon seis veces.

Al primer trabajador que lesionaron con el corvo fue al de mayor edad del grupo. A él le encontraron un carné que demostraba que fue soldado. “Le pega un primer filazo a la víctima, la cual solo gimió... Lo lesionan con el corvo arriba del cuello. El Slipi de la Santa María se acelera y llega un bombazo en la parte de atrás de la cabeza, quien estaba acostado en el suelo”, relató el pandillero criteriado.

Después de esto, según el testigo, Héctor Mario Martínez (el Flaco), quien está detenido, ordenó matar al resto del grupo. Algunos murieron con los disparos que recibieron, pero otros, que continuaban vivos y heridos de bala, fueron lesionados con el corvo. El testigo confesó que fue Martínez quien grabó un video con su teléfono mientras lesionaban a las víctimas para, según él, “enseñárselo a otros locos”. Ese video ha circulado en algunas redes sociales.

Juzgado ordena detención

La Fiscalía resumió el testimonio de Islámico ayer ante el Juzgado Especializado de Instrucción B de San Salvador, que celebró una audiencia y decretó instrucción formal con detención provisional, por cuatro meses, para siete acusados de la masacre.

La defensa de los supuestos pandilleros consideró que la Fiscalía General de la República (FGR) no tiene las pruebas suficientes, debido a que, según uno de los defensores, ninguno de los detenidos aparece en el video de la masacre. El pasado lunes, René Mauricio Bueso Landaverde, uno de los procesados, ante el interrogatorio de un policía dijo haber participado.

Douglas Alexánder Montano Durán, alias Secreto, también está acusado de homicidio agravado por este caso. Pero en el requerimiento fiscal, el testigo criteriado no lo menciona entre los que participó. Solo señala que portaba arma de fuego.

La Fiscalía solicitó la reserva total del caso ayer, pero la jueza especializada no accedió.

Tanto la Fiscalía como la Policía Nacional Civil (PNC) sostienen que estos pandilleros cometieron la masacre para inculpar a la pandilla contraria, pero en el requerimiento no se menciona nada al respecto.

Tags:

  • masacre de san juan opico
  • pandilleros
  • pandillas
  • violencia

Lee también

Comentarios