El Salvador  / judicial Orlando Ríos Director de Centros Penales

Para evitar una matanza separamos a los de la MS”

El director de Penales, Orlando Ríos, niega que el Gobierno haya facilitado la fractura de la MS-13 y asegura que no ha dado beneficios penitenciarios a pandilleros.

Enlace copiado
rlando  Ríos  Director de Centros Penales

rlando Ríos Director de Centros Penales

Enlace copiado

Orlando Ríos asumió la dirección general de Centros Penales después de que Rodil Hernández fue capturado para enfrentar un proceso judicial, acusado de manejar irregularmente el dinero de las tiendas ubicadas en las cárceles del país. Han transcurrido tres meses desde entonces. En esta entrevista quedará a deber varios datos, como la cantidad exacta de custodios procesados por ingreso de ilícitos o la cantidad de reos asesinados en el año. Pero sí hablará de otros temas. Dirá, por ejemplo, que está trabajando en una normativa para dejar por escrito cómo se deben administrar los fondos de las tiendas en los penales, y también afirma que en algún momento hará público el manejo de esos fondos.

 

 

¿Cómo encontró la administración de Penales, tras la salida del exdirector Rodil Hernández?

 

El sistema penitenciario ya tiene su propia agenda y sus planes estratégicos sobre los que se ha venido trabajando. Hay que decir que yo estaba muy vinculado a la dirección, en el sentido de que en la mayoría de reuniones de carácter estratégico yo participaba. Ahorita, lo que estamos haciendo es profundizar todas esas líneas que vienen a partir del plan El Salvador Seguro y del plan de inversión que tenemos. También estamos dirigidos hacia el mejoramiento del control de los penales.

 

No hay nada nuevo, sino continuidad…

 

Claro, cada quien tiene su estilo y métodos. Pero precisamente estamos dando continuidad.

 

Las estadísticas muestran que todavía ingresan ilícitos a penales. ¿Cómo es que ingresan si ya no hay visitas en al menos seis penales?

 

Lo que pasa es que esta no es una situación que se va a terminar en unos meses o en un año. Recuerde que esta es una situación histórica...

 

¿Hay custodios que están ingresando ilícitos?

 

Esta situación implica tomar una serie de acciones para controlar esto. Incluso en los países como Estados Unidos hay penales en que hay teléfonos. Nosotros no vamos a ser la excepción, más con toda una estructura de pandillas que hay en nuestro país. Lo que nosotros consideramos es que en la medida que vayamos entrando en estas dinámicas y acciones, eso va a ir disminuyendo. Solo un ejemplo: en el centro penal de Ciudad Barrios, nosotros encontramos armas y otros ilícitos que fueron introducidos desde hace unos cuatro años. Todo lo que encontramos a estas alturas son teléfonos e ilícitos que no han entrado recientemente.

 

¿Cuáles son esas acciones para controlar?

 

Mire, de nada va a servir que en el penal tengan teléfonos, porque a través de las distintas acciones también hemos bloqueado la señal. Tenemos afinados los mecanismos de ingreso a los penales, también. Hay escáneres de cuerpo completo, máquinas para lograr que en los alimentos no vayan objetos que no deben entrar.

 

¿Hay custodios investigados?

 

Fíjese que en el marco de las medidas extraordinarias hay cuatro acciones. Una de esas es la depuración de nuestro sistema. Lógicamente los ilícitos no llegan solos. Si digo lo contrario yo estaría mintiendo. Entran porque hay algún nivel de coordinación con personal nuestro. Por eso mismo se creó una Unidad de Investigación Disciplinaria para administrar la disciplina de nuestro personal. Tenemos una unidad independiente que va a generar todo este tipo de procedimientos. Porque aquí no es solo el personal de seguridad, hay personal administrativo trabajando en cada penal y por eso hay que ponerle atención a todos.

 

¿Cuántos ha investigado esa unidad?

 

Exactamente no podría decirle, pero creería yo que este año han pasado por esa unidad unas 50 personas. La mayoría son custodios.

 

¿Cuáles han sido los resultados?

 

Algunos sancionados, otros no. Algunos incluso detenidos por la Policía, pero que les han dado sobreseimiento y otros que sí están detenidos.

 

En otro tema, ¿cuáles son los criterios para trasladar de penal a algunos internos?

 

Hemos hecho varios movimientos de privados de libertad por varias razones. Una es porque por las estructuras de pandillas se tienen que hacer movimientos para garantizar la estabilidad de los penales. Otra razón es porque estamos trabajando en la clasificación de los privados de libertad. Esa clasificación tendrá tres niveles, principalmente por la peligrosidad. En el nivel uno están los más peligrosos, en el nivel dos la parte media y en el nivel tres con los que se puede trabajar más fácilmente.

 

¿Se va a mezclar a los miembros de pandillas?

 

Sí, pero recuerde que esto es un proceso. No es que de una vez y ¡pum! Hay que entrar a todo un proceso de adaptación. Fíjese que tenemos algo muy curioso: en el penal de Sonsonate, donde ya es un híbrido, tenemos a retirados de la 18 y la MS en el mismo lugar. Si usted llega a ese penal, observará la tranquilidad y cómo trabajan todos los privados de libertad. Ellos mismos ya se percataron de que así es y han decidido trabajar juntos. También estamos trabajando en la elaboración de uniformes. Para cada uno de los tres niveles de la clasificación habrá un color de uniforme distinto.

 

Preguntaba los criterios porque, según informes de Inteligencia, el Gobierno facilitó la fractura de la MS-13 en los penales, concediendo traslados...

 

Mire, aquí hay muchos comentarios que están sobre la base de hechos ficticios. Al final nosotros estamos convencidos, que con la práctica, estamos desmintiendo esas posiciones. Eso lo podemos demostrar que nuestro presidente, el vicepresidente y nuestro ministro han sido muy categóricos al decir no al diálogo con pandillas. En realidad lo que ocurrió en la MS es que sí ha habido una fractura, pero no es que el Estado la ha provocado o que haya dado facilidades.

 

¿Entonces por qué hubo traslados de miembros de la MS-13?

 

Lo que ocurrió es que había un problema entre ciertos cabecillas. Principalmente el problema era entre el programa de La Fulton y el resto de la pandilla. Resulta que allá, a inicios del año, en el penal de Izalco mataron a alguien a quien le decían “el Chory”. Esta persona era muy conocida y era parte de la ranfla. El fondo de esto es que “el Chory” reclamaba que a él, durante la tregua, no le habían dado dinero. Sus quejas eran que los demás de la ranfla se habían lucrado y él no había recibido nada. Todo fue por eso, ahí hubo varios muertos. Entonces nos preguntamos qué podíamos hacer nosotros, porque lo que lo que iba a ocurrir era una matanza. Entonces nos vimos prácticamente obligados a separarlos. Para evitar una matanza nos vimos obligados a separar a los de la MS. Eso mismo ocurrió en el penal de Zacatecoluca, donde mataron a otro.

 

¿Hacia dónde fueron los traslados?

 

Algunos estaban en Ciudad Barrios y ahora están en Izalco, pero ellos siguen siendo criminales y de estructuras de pandillas. El problema de ellos es el poder y el dinero. Más cuando en el caso Jaque se destaparon otras cosas.

 

¿Con los traslados se logró controlar esta situación que provocaba homicidios?

 

Mire, el hacinamiento también incide. Es bastante crítico. Si no tuviéramos este nivel de hacinamiento sería mucho más fácil tener el control de todo.

 

¿Cuántos reos han sido asesinados este año?

 

Fíjese que ese dato no lo tengo en este momento, pero yo creería que en el año van siete u ocho.

 

Ante el hacinamiento, ¿cuántos custodios hay por cada 100 internos?

 

Yo más o menos sé, pero si pone esa respuesta ahí, los pandilleros se van a dar cuenta. Entonces mejor dejemos eso así. La verdad es que la situación de recursos es crítica.

 

Hablemos de recursos, ¿el presupuesto anual les alcanza?

 

No, definitivamente no. Los $43 millones se van, casi todos en gastos ordinarios y salarios principalmente. Aunque últimamente los préstamos y la contribución especial a las comunicaciones estamos tratando de llevar la situación.

 

¿El dinero de las tiendas institucionales también se utiliza para sufragar gastos?

 

Eso no forma parte del presupuesto, pero nosotros llevamos un sistema contable regido a la ley, que dice que el dinero de las tiendas va en función de los privados de libertad. Nosotros lo que hacemos con ese dinero es invertirlo en programas y para modificaciones en el interior de los penales. Nosotros tendríamos que ver el alcance de la ley, cuando dice en apoyo al privado podría contemplar contratar médicos.

 

Por el tema de transparencia, ¿cómo podemos corroborar que el dinero de tiendas se utiliza en apoyo a los internos?

 

Tengo entendido que el resultado de las auditorías y el manejo de la información de tiendas es reservado. Así se ha manejado desde hace un montón de años. No hemos estudiado el caso, relativo a eso. Pero le comento que nosotros ahorita estamos ya pensando en una propuesta de ley para la legalización y la creación de todas dependencias que deberán tener las tiendas institucionales. Una vez que pase a este nivel, lo que pretendemos es que todo va a funcionar bien. Cuando eso esté así nosotros vamos a presentar nuestros proyectos e inversiones, para que sea aprobado.

 

¿Cuáles son los gastos que tienen las tiendas?

 

El gasto, en su gran porcentaje, está en salarios porque hemos contratado un montón de gente. Lo que pretendemos es que esto, en algún momento se transfiera ya sea a la misma tienda, pero con un respaldo legal para contratar. Pero estamos en ese proceso. Todo esto no aparece la web, claro. Yo estaría esperando el resultado de este proceso y luego, en su momento lo vamos a revelar para el tema de la transparencia de estos fondos.

 

Para finalizar, según las estadísticas 18 % de los internos reinciden en el sistema penitenciario, ¿a qué se debe?

 

Yo insisto en que esto es un proceso. Hay mucha que es parte de estructuras y que nunca han trabajado. Ellos creen que es la única forma de vivir. En el aspecto psicológico hay que saber identificar a este tipo de personas. Creemos que en la parte del tratamiento tenemos deficiencias. Lo que necesitamos es tener alguna iniciativa de ley o políticas de Estado para dar seguimiento a los que van saliendo del sistema penitenciario para que no reincidan.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter