El Salvador  / politica Elecciones 2018

Para mí no es grave lo que ha pasado con el FODES”

El efemelenista Tomás Minero busca su quinto período en la comuna de Ciudad Delgado. Habla de desafíos, alza de tasas y de democracia dentro del FMLN.
Enlace copiado
Para mí no es grave lo que ha pasado con el FODES”

Para mí no es grave lo que ha pasado con el FODES”

Enlace copiado

¿Cuáles son los principales problemas que hay que resolver en Ciudad Delgado en el corto y mediano plazo?

Uno de los principales problemas en nuestras ciudades es el tema de los ingresos económicos de nuestra población, porque uno puede encontrarle solución a la población más ligada al área urbana, pero tenemos en Ciudad Delgado la bendición de tener seis cantones. El otro desafío siempre va a ser seguir trabajando en la conectividad, ya que esto puede propiciar un desarrollo económico para la producción artesanal de las familias y para el desplazamiento de las mercancías de los empresarios. El tercer desafío, que no es menos importante, es la reducción de la violencia.

De ganar, ¿renovaría contrato con MIDES en 2019, luego de los cuestionamientos por contratos abusivos?

El tema de MIDES, pienso yo que la idea no fue mala, fue formidable. El relleno sanitario de MIDES es uno de los más eficientes de América Latina, es un ejemplo, si lo malo de eso fue el negocio; un negocio que esclavizó a las alcaldías a botar el 100 % de los desechos sólidos en el relleno sanitario; no nos dieron ni la posibilidad de reciclar, de reusar, de compostar, no nos dieron nada. En el caso de Ciudad Delgado no fue así, porque la alcaldesa de ese momento le sacó una cláusula a MIDES para que aquí sí se pudiera reciclar, hacer compostaje, y nosotros producimos un promedio de 5,000 sacos orgánicos cada año.

¿Cómo podría resolverse el problema de los desembolsos tardíos del FODES?

El tema no es tan grave, porque siempre hubo un mes de desfase. Lo único que cambió es que antes el primer FODES llegaba en febrero y en diciembre llegaban el de noviembre y diciembre juntos, y eso le servía a muchos alcaldes para pagar los aguinaldos. Entonces, lo que se ha desfasado es que ahora el de diciembre llega en enero. En teoría habría un mes de desfase, pero en la realidad no hay desfase, porque uno siempre toma en cuenta que enero es el primer mes laboral fiscal y por lo tanto ese mes tiene que pasar a febrero. Para mí no ha sido grave lo que ha pasado; además que nosotros tenemos siempre una reservita.

Pero hay alcaldías que no tienen esa “reservita”.

Pero allí habría que revisar el tipo de gestión que han realizado, porque si un alcalde viene y agarra el FODES y no lo ve con responsabilidad, porque muchas veces va pensando en los periodos (electorales), y cuando vienen las elecciones vemos de qué forma rebasamos y pagamos a la siguiente elección, entonces endeudamos la ciudad cruelmente, porque uno se queda pagándolo 10 o 20 años. Por ejemplo, en nuestro caso, que recibimos el 70 % del FODES, tenemos un promedio para inversión de $96,000 al mes y de allí se descuenta la parte de empréstitos y quedan $80,000 al mes, para prevención, para fortalecimiento institucional, para conectividad; con eso ya se puede trabajar.

De ganar, sería su 5.º período, ¿qué de nuevo ofrece, en comparación con las plataformas municipales de otros candidatos?

Es que yo he construido con el pueblo, porque tengo el instrumento más importante, que es la alcaldía; y desde la alcaldía hacemos los talleres participativos, la planeación estratégica, las asambleas de rendición de cuentas y escuchar al pueblo. Allí es cuando el pueblo va dando la idea del rumbo que quiere que tome, y el alcalde debe ser un buen cazador de ideas, debe trasladarlas a un documento y llevarlas a la práctica.

De ganar, ¿va a hacer ajustes en el cobro de tasas municipales?

Yo pienso que siempre hay que ir en un ajuste gradual y acorde a los ingresos de las familias. Cada período subimos algo simbólico: 10 centavitos ($0.10), cinco centavitos ($0.05), para darle vida y soporte a nuestra estructura municipal, porque si queremos dar un buen servicio y recibir un buen servicio tenemos que pagar por ello.

¿Qué evaluación hace de las críticas a su partido por “un candidato de dedo”, luego de que Óscar Ortiz pidió internas?

Yo considero que aquí no hay nadie de dedo, porque si la gente no quiere a alguien, a la hora de ir a la urna lo va a expresar no marcando al candidato, pero también dentro de nuestro partido hemos procurado siempre el centralismo democrático, la minoría se somete a la mayoría; y también la disciplina partidaria. Hay decisiones que se toman desde la dirección política. Ningún partido va a ser 100 % puro en su decisión, porque siempre hay una opción preferencial. En el caso de nosotros, los alcaldes, hay varias evaluaciones: la que hace el municipio, las departamentales, el Tribunal de Ética nuestro. Y, si usted no ha sido ético en su accionar personal, familiar, comunal o lleva una conducta impropia de un funcionario, va a haber un recomendable de que no es tan conveniente, aunque todo el mundo no le vea todos los defectos, porque hay quienes son buenos para ocultar sus desviaciones. En ese sentido, nosotros aplicamos un proceso de evaluación que al final redunda en que la dirección tome una opción, pero eso no le quita el derecho a otros para que digan: ‘Yo quiero ser’ y se puedan inscribir, aunque no va a tener las posibilidades de ganar, porque somos disciplinados en este partido.

Lee también

Comentarios

Newsletter