Lo más visto

Más de El Salvador

Partidos coinciden en necesidad de refinanciar deuda

Diputados del PDC, FMLN, ARENA, PCN y GANA reconocieron la urgencia de lograr acuerdos fiscales para solucionar los pagos de deuda que se avecinan entre 2019 y 2024, así como de reestructurar la deuda de corto plazo.
Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Ángel Gómez Tarea pendiente.  La actual legislatura no ha aprobado financiamiento para cubrir los vencimientos de la deuda del país para 2019-2024.

Fotos de LA PRENSA/Ángel Gómez Tarea pendiente. La actual legislatura no ha aprobado financiamiento para cubrir los vencimientos de la deuda del país para 2019-2024.

Enlace copiado

Diputados de los cinco partidos representados en la Asamblea Legislativa, quienes son a su vez candidatos a reelegirse en sus cargos en los comicios del próximo 4 de marzo de 2018, reconocieron que es urgente continuar el diálogo por la sostenibilidad fiscal. Uno de los temas más apremiantes es abordar los próximos vencimientos de deuda de largo plazo del país.

En los próximos seis años vence el plazo de varios préstamos adquiridos por El Salvador en la colocación de títulos valores: unos $2,400 millones; de estos, $800 millones deben pagarse en 2019. La mayoría de los tenedores de estos bonos son inversionistas internacionales.

A la fecha, no se ha logrado un acuerdo para determinar cómo se pagará esta deuda. El tema se propuso dentro de la agenda para las mesas de sostenibilidad fiscal que se formaron el año pasado, pero a la fecha no ha habido resultados, más allá de la aprobación del presupuesto del Estado para 2018.

Rolando Mata, diputado del FMLN, señaló la necesidad de hacer un “roll over”, es decir, prestar para pagar la deuda; esto significa que, aunque el país no ha reducido su endeudamiento, se gana más tiempo. De hecho, el año pasado, el Gobierno hizo un borrador de nuevo acuerdo fiscal en donde proponían la “aprobación de las renovaciones de la deuda en Eurobonos con vencimiento entre 2019- 2024, para que sean colocados en los mercados nacionales y/o internacionales”.

El año pasado, la negociación fiscal se enfocó en la aprobación del Presupuesto 2018, y dejó fuera temas como la deuda de bonos. El legislador del FMLN lamentó la actitud de la oposición que, considera, dificulta los acuerdos.

“Es lamentable que estos acuerdos no se empujen por consideraciones de que quien va a quedar bien es el Gobierno y no el país”, aseveró el funcionario.

Por su parte, Margarita Escobar, diputada de ARENA, enfatizó en que su partido está comprometido en lograr un nuevo acuerdo fiscal, pero bajo criterios de austeridad, transparencia y prioridad en el gasto.

“Para nosotros, el tema de un pacto fiscal sigue siendo prioritario y reiteramos nuestra voluntad política de alcanzar un acuerdo con todas las fuerzas políticas del país y darle rumbo a esta situación tan desastrosa. Ese dinero debe ir al pueblo salvadoreño, a incentivar la economía, a darle prioridad, a darle calidad al gasto y a la inversión pública y los programas sociales”, agregó la diputada de ARENA.

Para solventar el problema de deuda, una propuesta es, además del “roll over”, una reconversión de deuda. Mario Ponce, del PCN, explicó que una opción es buscar a la banca multilateral como el BID y el BCIE, con la que se pueden negociar intereses más amables, y pagar así a los tenedores de bonos.

Acudir al mercado de bonos es para el Gobierno una opción más complicada, puesto que la calificación de riesgo se ha ido degradando; esta es una nota que le asignan al país y que le indica a los inversionistas si hay o no buena capacidad de pago.

Sobre la calificación de riesgo, Escobar recordó el duro golpe que fue para la imagen de El Salvador el haber caído en impago en abril pasado. En esa línea, Francis Zablah, de GANA, comentó que el país en los próximos días sufrirá otra sacudida más fuerte.

El Banco Central de Reserva (BCR) publicará las cifras actualizadas de la economía. Señaló que el PIB podría resultar ser menor a lo que se cree, con lo cual la relación de deuda será mayor, lo que implica más riesgo para los inversionistas, sobre todo si el crecimiento económico sigue siendo bajo.

“Si nosotros no nos sentamos en una mesa para reestructurar toda la deuda país, no vamos a sacar adelante y vamos a seguir cayendo en los problemas que tenemos. Claro es el ejemplo que cuando hagan la revisión de las cifras vamos a llegar con el 75 % (de deuda) con respecto al PIB, y eso trae implicaciones serias como que nos cambien la calificación”, expuso el diputado de GANA.

Rodolfo Parker, del PDC, destacó que el país ya tiene antecedentes para avanzar a otro acuerdo fiscal. “Esto se tiene que profundizar”, consideró.

Sin embargo, para Parker, un tema crucial que está amarrado a las finanzas del Gobierno es el crecimiento económico. “Por eso nos hemos empeñado este año a presentar propuestas concretas”.

Actualmente, la economía salvadoreña crece al ritmo más lento de toda Centroamérica.

El Salvador mantiene, además, desde hace bastante tiempo, una deuda a través de las Letras del Tesoro (LETES), que también se venden a inversionistas pero dentro del país y a un plazo menor a un año.

El país ha estado renovando su deuda y desde marzo 2017, después del último acuerdo fiscal, no ha logrado una reducción significativa de la deuda.

Parker propuso que esta deuda, que “genera una incomodidad para las finanzas públicas”, se convierta a un crédito de largo plazo, para que la presión para pagar sea menor. En esa línea, Mata dijo que el país por mucho tiempo ha ido prestando con LETES y luego pagando con bonos, pero reconoció que hay un problema de confianza en el mercado internacional, lo que hace poco viable hacer esa maniobra. “Este mecanismo no se puede seguir aplicando como se ha venido haciendo en estos últimos años”, afirmó.

$2,400
Millones en pagos de bonos tiene que hacer El Salvador durante los  años que se avecinan.

$800
 Millones es uno de los pagos más próximos que el Gobierno de El Salvador  tiene que enfrentar en 2019. 

$650
 Millones propuso el Gobierno prestar para pagar la deuda de LETES en un borrador de acuerdo fiscal.

$725
 Millones debía el Gobierno en deudas de Letras del Tesoro a finales de enero pasado.

Lee también

Comentarios