Lo más visto

Más de El Salvador

Partidos: dar armas a grupos es aceptar que el Estado falló

ARENA, PCN e incluso el FMLN dicen que la medida demostraría un fracaso en la seguridad. El congreso inició el debate. La ley exige a grupos cumplir condiciones.
Enlace copiado
En La Paz. Habitantes de San José de la Montaña reunidos para hablar de la organización comunitaria.

En La Paz. Habitantes de San José de la Montaña reunidos para hablar de la organización comunitaria.

Partidos: dar armas a grupos es aceptar que el Estado falló

Partidos: dar armas a grupos es aceptar que el Estado falló

Enlace copiado
Para los partidos ARENA, PCN e incluso el FMLN, dotar de armas a grupos de autodefensa en comunidades de El Salvador representa aceptar el fracaso en la política de seguridad pública del gobierno del presidente de la República Salvador Sánchez Cerén.

Solo el hecho de pensar que El Salvador es un Estado fallido resulta chocante para los diputados de los partidos antes mencionados. Por ello no aceptan que se esté dotando de armas de fuego a civiles para que defiendan sus territorios de la delincuencia generada por las pandillas.

El presidente de la Asamblea Legislativa y diputado por GANA, Guillermo Gallegos, ha sido uno de los que más apoyo muestran para las autodefensas, y destacó la importancia de diferenciarlos de los grupos de exterminio. “No son grupos de limpieza social. Ellos no salen en la noche a buscar mareros casa por casa”, declaró ayer Gallegos en “Diálogo 21”.

Al respecto, el diputado de ARENA Johnny Wright Sol criticó que ahora Gallegos pida que se armen los civiles cuando días atrás dio su voto para que le recortaran el presupuesto a Seguridad.

“Es inconcebible que el Gobierno del FMLN acepte que ha perdido el control del territorio y le pase la responsabilidad a la población para que enfrente a los delincuentes. Claramente no tiene la capacidad de proteger a la gente: la ha abandonado”, declaró Whright Sol en una conferencia de prensa acompañado de los parlamentarios Rodrigo Ávila y Mauricio Vargas, en la cual los tres dejaron claro que la postura que ARENA está en contra de armar a civiles.

El diputado del PCN Antonio Almendáriz opina que esta medida se puede adoptar solamente cuando la Policía Nacional Civil, (PNC) con la capacidad instalada que tiene, ya no pueda cubrir todo el territorio y garantizar a todos los salvadoreños la seguridad; mientras tanto, no.

El diputado hizo referencia a la Ley de los Servicios Privados de Seguridad, que estipula en su articulado que cuando varios individuos se unen para dar seguridad a un barrio, colonia o cualquier otro territorio deben estar siendo vigilados por la Policía Nacional Civil luego de legalizar su asociación.

Por su parte, la diputada del FMLN Jackeline Rivera dijo que la visión de su partido es que el tema de la defensa pública le corresponde resolverlo al Estado.

“Creemos que aceptar eso significa aceptar que el Estado ha fallado y que aquí no se puede resolver el tema de la delincuencia por la vía legal y que vamos a acudir a armar al pueblo”, sentenció Rivera.

El partido al que pertenece Rivera es el que se encuentra gobernando desde 2009. El gabinete actual se encuentra dividido en cuanto a los grupos de autodefensas civiles.

Desde el año pasado, la Fiscalía General de la República aceptó la existencia de grupos de autodefensa que también se dedicaban a asesinar delincuentes.

Además de eso, los elementos de la PNC y de la Fuerza Armada tienen vía libre para disparar en contra de pandilleros cuando lo consideren necesario sin correr el peligro de suspensiones.

LA PRENSA GRÁFICA dio a conocer la historia de una comunidad en San Nicolás Lempa que desenterró las armas para defenderse de los pandilleros; dicha historia revivió el debate de las autodefensas que estaba apagado.

Por su parte, el actual ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, considera que bajo ningún momento se debe permitir que los civiles se involucren en actividades de seguridad pública, como se ha pedido.

También el director de la PNC, Howard Cotto, dijo que, mientras no haya regulación legal y de consenso sobre estos grupos, no se pueden estar organizando.

Lee también

Comentarios