Partidos retienen alcaldías a pesar de ser salpicados de delitos

Procesos judiciales por tratos con pandilleros, corrupción o narcotráfico no impidieron la reelección de los partidos en seis alcaldías.
Enlace copiado
Partidos retienen alcaldías a pesar de ser salpicados de delitos

Partidos retienen alcaldías a pesar de ser salpicados de delitos

Enlace copiado
 

No les importó. Los partidos políticos lograron retener seis municipios donde sus alcaldes fueron acusados de cometer delitos como asociarse con pandilleros, actos de corrupción y narcotráfico. Así lo reflejan los resultados de las elecciones municipales del pasado 4 de marzo.

El caso más emblemático es el de Apopa. El exalcalde Elías Hernández, quien ganó en 2015 la alcaldía con la bandera del partido ARENA, fue condenado en febrero pasado a purgar una pena de 12 años de prisión por favorecer a pandilleros del Barrio 18 cuando estuvo al frente de la comuna.

El juez consideró que la Fiscalía le presentó pruebas suficientes que dejaron en evidencia cómo algunos cabecillas de una estructura de esa pandilla, afincada en Apopa, recibieron beneficios de la alcaldía como plazas de empleo, combustible, reparación de vehículos, líneas telefónicas y dinero en efectivo.

A pesar de que la condena ocurrió a pocas semanas de la elección, los apopenses ratificaron en el municipio al candidato que el partido ARENA escogió: Santiago Zelaya obtuvo el triunfo con 19,362 votos; aunque fueron 6,168 menos de los que recibió Hernández en 2015.

Zelaya, quien era concejal de la comuna siempre por el partido ARENA, se convirtió en alcalde en funciones en junio de 2016, cuando Hernández fue arrestado.

Otro de los municipios que siguió apoyando al mismo partido a pesar de los señalamientos contra el alcalde fue Metapán, en el departamento de Santa Ana. Juan Umaña Samayoa, que ganó por primera vez la alcaldía en 2006 con la bandera del PCN, es prófugo de la justicia desde abril del año pasado cuando las autoridades allanaron la alcaldía en busca de pruebas de lavado de dinero. Las autoridades vinculan a Umaña Samayoa de asociarse con José Adán Salazar Umaña, alias “Chepe Diablo”, para blanquear dinero ilícito.

Cuando el entonces alcalde Umaña Samayoa escapó, el cargo lo ocupó el tercer regidor, José Roberto Morataya; sin embargo, el PCN escogió a José Rigoberto Pinto, quien fungió como quinto regidor en la administración del prófugo y un cercano colaborador de Umaña Samayoa.

Pinto no solo ganó la alcaldía para el PCN, sino que aumentó el caudal de votantes: obtuvo 15,579 votos, unos 400 más que Umaña Samayoa en 2015.

El alcalde prófugo difundió un video en el que agradeció el apoyo a Pinto y dijo: “Yo ya no soy parte del concejo, pero estaré siempre al pie, acompañándolos a ellos, trabajando a la par de ellos”.

Otro caso que evidencia la poca importancia de los ciudadanos a los señalamientos contra su alcalde ocurrió en Olocuilta, La Paz. Marvin Ulises Rodríguez, quien resultó reelecto por ARENA en los comicios pasados, enfrenta un juicio civil por enriquecimiento ilícito después de que la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) detectó irregularidades por $210,583.78 en el patrimonio del alcalde.

La audiencia probatoria contra Rodríguez estaba programada para antes de la elección, pero los magistrados decidieron suspenderla. El proceso no le prohibió a Rodríguez participar por la reelección; sin embargo, en caso de resultar condenado sí deberá apartarse del cargo. Rodríguez obtuvo 5,318 votos el 4 de marzo, según el escrutinio preliminar del Tribunal Supremo Electoral. Un margen muy similar a los 5,643 votos que obtuvo en la elección pasada.

Un cuarto municipio que el partido ARENA logró mantener en estas elecciones fue San Alejo, departamento de La Unión, a pesar de que su alcalde, Inmar Barrera, fue condenado en 2013 a un año de prisión por el delito de usurpación de inmuebles, aunque esa sentencia fue sustituida por dos años de trabajos de utilidad pública.

Barrera luchó por mantener la candidatura por la reelección hasta último momento. El partido ARENA terminó por designar a Juan Antonio Reyes, quien es el síndico y alcalde electo para 2018-2021.

ARENA también logró quedarse con la Alcaldía de Pasaquina, en La Unión. El gane ocurrió pese a que su jefe municipal, José Carlos Ramírez Umanzor, fue capturado el 31 de mayo de 2017 por supuestamente ser el cabecilla de una banda del oriente del país dedicada al contrabando de mercadería y tráfico de droga.

No solo retuvo la alcaldía, sino que sumó más de 1,000 votos a lo cosechado en 2015, cuando Ramírez Umanzor logró 3,320 y el TSE consignó que Marvin Reyes Naviti, candidato arenero, obtuvo el 4 de marzo un total de 4, 458 votos para concejo municipal de Pasaquina.

En Ilopango, ARENA también resultó beneficiada con el triunfo pese a que su alcalde para el periodo 2015-2018, Salvador Ruano, fue vinculado a pandilleros y apareció involucrado en negociaciones con ellos, según algunas escuchas telefónicas. Además de señalamientos de actos de corrupción cuando gobernaba la alcaldía; sin embargo, nunca fue acusado formalmente.

Ruano falleció en julio de 2017 y el partido eligió al cuarto regidor, Adán de Jesús Perdomo, para sustituirlo. Además, lo designó candidato para las elecciones municipales y Perdomo no los defraudó. El TSE reporta que obtuvo el triunfo con 15,526 votos, unos 3,000 votos menos de los que consiguió Ruano en 2015.

Solo hubo dos alcaldías donde cambiaron al partido cuyos alcaldes resultaron salpicados por supuestamente cometer delitos. Uno de esos municipios fue Usulután. Miguel Ángel Jaime, quien ganó la alcaldía de esa cabecera en 2015 con GANA, enfrenta un proceso penal por organizaciones terroristas por supuestamente haber financiado a pandilleros desde la alcaldía.

Los usulutecos decidieron en estas elecciones cambiar de gobierno local y decidieron darle el gane a Mauricio Zelaya, candidato del partido ARENA, con 6,874. En 2015, Miguel Ángel Jaime obtuvo 10,203; sin embargo, en esta ocasión el partido GANA se quedó con 1,480 votos.

También está el municipio de San Miguel Tepezontes, en La Paz. En 2015, resultó ganador José Ludgerio Cruz Quintanilla por el Partido Demócrata Cristiano (PDC); pero fue condenado a cuatro años de prisión en noviembre de 2017 por el delito de tráfico ilegal de personas.

En las elecciones pasadas, los habitantes de ese municipio decidieron cambiar y darle el triunfo a Luis López, candidato del partido tricolor y exalcalde por ese municipio en el periodo 2009-2012, con 916 votos contra los 846 que obtuvo el aspirante del PDC.

Lee también

Comentarios

Newsletter