Lo más visto

Pediatra concilia por lesiones culposas

La víctima es una niña de siete años que perdió la visión por un mal diagnóstico. El médico pagará $11,000.

Enlace copiado
Proceso.  El médico fue denunciado por la madre de la víctima el 14 de  febrero del año pasado en la oficina fiscal de Cojutepeque, por el delito de lesiones culposas.

Proceso. El médico fue denunciado por la madre de la víctima el 14 de febrero del año pasado en la oficina fiscal de Cojutepeque, por el delito de lesiones culposas.

Enlace copiado

Un médico pediatra que hizo un mal diagnóstico y prescribió esteroides de forma inadecuada a una niña de siete años de edad, causándole la pérdida de visión, concilió con la madre de la víctima por los daños físicos ocasionados, por $11,000.

El acuerdo conciliatorio de las partes, por el delito de lesiones culposas, fue presentado ante el Juzgado de Paz de San Pedro Perulapán, en el departamento de Cuscatlán.

La oficina de la Fiscalía General de la República de Cojutepeque informó que la cantidad acordada será cancelada en cinco cuotas mensuales de $2,000 y una de $1,000.

Durante el proceso se estableció, según el dictamen de un perito, que el diagnóstico no fue el idóneo, y que la prescripción de esteroides solo la puede hacer un médico especialista de la vista, además que la paciente fue referida tardíamente a un hospital de tercer nivel para su atención.

El expediente del caso fue abierto por la fiscalía el 14 de febrero del año pasado, después de que la madre de la paciente interpuso la denuncia en contra del pediatra.

Según el reporte fiscal, el 10 de enero de 2018, la madre llevó a su hija a la unidad de salud del municipio de San Pedro Perulapán, porque tenía, desde un día antes, el ojo izquierdo rojo y no lo podía abrir.

La paciente fue atendida por el pediatra Carlos Ernesto Mena Sales, quien le diagnóstico conjuntivitis y le recetó varios medicamentos, entre ellos cloramicol, acetaminofén, dexagaraofta (esteroides y antibióticos), claritromicina y prednisona, por cinco días.

Ante la falta de mejoría en la salud de la niña, la madre nuevamente la llevó a la unidad de salud al siguiente día y le solicitó a Mena Sales que la remitiera al Hospital de Niños Benjamín Bloom, pero según la denuncia, el médico le argumentó que le darían el mismo tratamiento.

La madre llevó dos veces más a su hija a consulta a la clínica, el 12 y 17 de enero, porque era evidente el deterioro en la salud de la niña, y fue hasta después de ocho días que el pediatra la refirió al Hospital de Niños Benjamín Bloom, en San Salvador.

En ese centro médico de tercer nivel le diagnosticaron una úlcera corneal, que es una lesión ocular que puede agravarse si no se trata a tiempo como ocurrió en este caso. El 6 de febrero fue sometida a cirugía en el ojo izquierdo, no obstante perdió la visión en ambos.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines