Pedro... su padecer, reclamos y gastos en el Hospital Rosales

Enlace copiado
Pedro  Elías Hernández  asegura que el debe pagar una parte de su tratamiento. Padece enfermedad renal crónica.

Pedro Elías Hernández asegura que el debe pagar una parte de su tratamiento. Padece enfermedad renal crónica.

Largas esperas.  Algunos pacientes o sus acompañantes se fatigan y se recuestan en las sillas.

Largas esperas. Algunos pacientes o sus acompañantes se fatigan y se recuestan en las sillas.

Pedro... su padecer,  reclamos y gastos en el Hospital Rosales

Pedro... su padecer, reclamos y gastos en el Hospital Rosales

Pedro... su padecer,  reclamos y gastos en el Hospital Rosales

Pedro... su padecer, reclamos y gastos en el Hospital Rosales

Enlace copiado
La dieta que tienen que seguir las personas que padecen de enfermedad renal crónica está basada en no comer grasas, no comer frutas que lleven potasio, no tomar mucha agua, entre otras cosas; de lo contrario podría causarles serias complicaciones por ingerir alimentos que no son tolerados por sus riñones.

Ante las denuncias constantes de trabajadores y pacientes por la precariedad en el Hospital Rosales ; LA PRENSA GRÁFICA decidió hacer un recorrido por el área de nefrología para poder constatar la realidad tan cuestionada por muchas de las personas que padecen la complicada enfermedad renal.Caminar por los pasillos del área de nefrología no tiene mucha diferencia que el resto de áreas, salvo el grado de delicadeza de los pacientes, personas sentadas o recostadas en sillas, que esperan pasar consulta. En una de las sillas se encuentra sentado Pedro Elías Hernández, un paciente de 67 años, quien descubrió que tenía insuficiencia renal en 2005. Lo acompaña su hijo.

Pedro tiene 12 años de estar batallando con la enfermedad, sin embargo asegura que en todo ese tiempo nunca había faltado tanto medicamento como ahora en el Rosales. Para él es muy grave, porque cada vez ve morir a más gente que no pudo recibir el tratamiento, pues no pudo comprar la medicina que hace falta en ese centro médico. “El estado es crítico, no hay material que usamos para esto. Aquí en el hospital lo daban y hoy ya no lo están dando”, explica.

Como para ilustrar carencias se para y muestra una cicatriz de gran tamaño en su estómago, producto de una operación de emergencia que le hicieron hace cinco años en el mismo hospital, a raíz de una peritonitis provocada por una bacteria en un catéter. Bacteria adquirida en el centro de salud.

Según el paciente, su salud se complicó más desde ese entonces y fue en ese mismo año que lo pasaron para el programa de hemodiálisis. Ahora, él no solo padece de insuficiencia renal, sino que también, a consecuencia de la cirugía, se le ha formando una hernia en una parte del estómago que cada vez va creciendo más. También la muestra. La inflamación ya deformó esa parte del cuerpo.

Los que padecen de la enfermedad, los menos graves, tienen que realizarse dos diálisis; los más complicados dos hemodiálisis semanales; son un total de ocho al mes.

Pedro Elías, sostiene que la cantidad de hemodiálisis dependerá de si el paciente tiene dinero para pagar el medicamento, ya que de lo contrario en el Rosales no le realizan el proceso.

“Me puedo hasta morir porque con una hemodiálisis que me falte ya para el día siguiente uno viene grave, vomitando, con fiebre y se baja la presión o se sube”, expuso el paciente.

Al mes, asegura gastar más de $24 en sueros, un producto que actualmente no se encuentra en el hospital, en las farmacias cuesta aproximadamente tres dolares. Eso le afecta mucho debido a que por su enfermedad no se encuentra trabajando y son sus hijos los que le ayudan a comprarlos.

Pedro agrega que el gasto era mayor hace unas semanas, por la misma falta de los insumos y medicamentos, también tenían que comprar con $25 un kit que incluye un filtro, bicarbonato y líneas. Todo eso es primordial para poder llevar a cabo el tratamiento de hemodiálisis, pero manifiesta que esta semana el Ministerio de Salud compró o prestó a otros hospitales del país dichos materiales.

Para aliento de Pedro y de los otros pacientes que tienen que vivir con la enfermedad, desde hace un año surgió en el Rosales, la Asociación de Pacientes Renales de El Salvador (APIRES), formada por 10 personas, ocho de ellas que sufren este padecimiento.

Norma Alvarenga, de APIRES, dice que hacen falta mucha medicina. “Se necesita abastecer de medicamentos hipertensivos para calcio, hierro, filtros, líneas, bicarbonato y sueros”, explicó. Aseguró que es mediante las redes sociales que ellos solicitan las donaciones de los medicamentos para los pacientes, sobre todo los que no están en existencia en el Rosales. Luego de eso, son personas altruistas las que realizan las donaciones.

Los pacientes que tienen complicaciones más serias reciben tres horas de hemodiálisis dos veces a la semana; los que reciben diálisis, que son los menos graves, un solo día.

Tags:

  • insuficiencia renal
  • hospital Rosales
  • medicamentos
  • desabastecimiento

Lee también

Comentarios

Newsletter