Lo más visto

Más de El Salvador

Pensionados salvadoreños, víctimas de “estrategia suicida” de los partidos políticos, según analista

Según el economista y analista Roberto Cañas, esta situación es la escenificación de la constante "polarización" a la que "juegan" el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) atizada por el escenario preelectoral.
Enlace copiado
Pensionados salvadoreños, víctimas de “estrategia suicida” de los partidos políticos, según analista

Pensionados salvadoreños, víctimas de “estrategia suicida” de los partidos políticos, según analista

Enlace copiado
La batalla presupuestaria entre Gobierno y oposición para la obtención de recursos que ha llevado a El Salvador a declararse en impago tiene ya sus primeras víctimas en las decenas de miles de salvadoreños, muchos de ellos sin otros recursos, que no podrán recibir sus pensiones.

Fracasada una sesión parlamentaria extraordinaria que no pudo celebrarse por falta de quorum, los diputados han iniciado sus vacaciones de Semana Santa mientras la agencia Fitch Ratings bajó la calificación de riesgo del país, una valoración de graves repercusiones sobre el prestigio financiero de El Salvador y su capacidad para atraer inversiones.

El Gobierno salvadoreño se declaró en impago el pasado viernes, al no alcanzar el Congreso los 56 votos mínimos necesarios para autorizar la emisión de 70 millones de dólares destinados al pago a los militares jubilados y a abonar a la deuda con las empresas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) por los próximos 3 meses.

Lea también: Gobierno cae en impago al no convencer a ARENA

Como consecuencia, el pasado 10 de abril, Fitch Ratings bajó la calificación de la deuda soberana a largo plazo de "B" a "CCC", lo mismo que con los bonos "en moneda extranjera no garantizados", que los coloca en calidad de "bonos basura".

La firma "juzga a El Salvador en incumplimiento de sus obligaciones soberanas" por la deuda de un total de 28,8 millones de dólares que se debieron pagar entre el 7 y 10 de abril.

Según el economista y analista Roberto Cañas, esta situación es la escenificación de la constante "polarización" a la que "juegan" el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) atizada por el escenario preelectoral.

Lea también: ARENA no convocará a sus diputados a plenaria extraordinaria “por algo innecesario”

"Juegan a ver quién tiene más desgaste" y suponen que el "costo político" de la crisis se convertirá en "voto de castigo" contra unos y otros en las próximas elecciones, porque "no hay que perder de vista que estamos en campaña electoral adelantada", dijo Cañas.

Sostuvo que la estrategia, que es equivalente a "darse un tiro en un pie" para ganar una carrera, se basa en "repartir culpas": el Gobierno y el FMLN culpan a Arena de "bloquear" la financiación para evitar el impago, mientras que Arena, que es "el partido del no", niega sus votos porque el Ejecutivo tiene el dinero, pero no quiere pagar.

Representantes de los bancos, aseguradoras y la Bolsa de Valores de El Salvador, y hasta la iglesia católica han llamado a los partidos en el Congreso a lograr un acuerdo para sacar al país del impago, hasta ahora sin éxito.

La deuda del Gobierno corresponde en parte a los intereses y amortización de capital que el Gobierno paga a las empresas AFP, que por ley adquieren los títulos valores que emite el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP) con los fondos de los pensionados y cotizantes actuales.

A su vez, con estos depósitos, el Ejecutivo paga las pensiones de los jubilados del sistema abandonado en 1998, cuando los fondos eran manejados por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y el Instituto Nacional de Pensiones para Empleados Públicos (INPEP).

Según la Superintendencia del Sistema Financiero, desde que se formo el FOP en 2006, el Gobierno ha pagado a las AFP un total de 1.016 millones de dólares, de los que 569 son por intereses y 447 de amortización de capital.

Los 70 millones que no tuvieron luz verde en el Congreso forman parte de un paquete de 282 millones en bonos, de los cuales 52 millones serían para el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada, que paga pensiones a los uniformados, y 230 millones para pagar la deuda con las AFP.



 

Tags:

  • impago El Salvador

Lee también

Comentarios