Lo más visto

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Este es el relato de un automovilista que gastó $260 por la estancia de su carro durante 21 días en el predio a cargo de la PNC en Changallo, Ilopango, donde fue testigo de varias irregularidades.
Enlace copiado
Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Persisten robos y hurtos de piezas de vehículos en predio Changallo

Enlace copiado
Diego González (nombre cambiado) observaba a sus clientes por el retrovisor mientras le indicaban la dirección. Era el mediodía y ese era su tercer viaje. Se dirigían por el bulevar del Ejército. Mientras González cambiaba de velocidad, cerca del Hospital Amatepec, un agente detuvo el carro tipo sedán en el que se conducían. González ya había visto al mismo agente en ese lugar, a la misma hora, en incontables ocasiones, sin establecer retén. Ya reconocía el perfil del policía, pero nunca había escuchado su voz.

LEA ADEMÁS: Pandillas asaltan a periodistas en carretera de Changallo

—¿Anda haciendo viaje?

—Sí, pero no me vaya a quitar el carro que con esto como, patrón.

—Yo no se lo voy a quitar, va a ser la ley la que se lo va a quitar.

El agente le quitó la licencia, la tarjeta de circulación, le colocó una esquela de $57.14 y le decomisó el automóvil particular por no tener matrícula de taxi. González percibió que en menos de cinco minutos llegó la grúa de la empresa Beltrán, que remolcó dos carros y tres motocicletas. El policía le indicó que no había parqueo en Changallo y por eso él decidió viajar hasta el predio. Al llegar, con disimulo, otro agente guardó un recibo de la empresa de grúas por $113 y le dio uno de $90 a González. Esa última cantidad pagó cada persona por el mismo viaje. Es decir, $450 desde el lugar donde realizaron el decomiso hasta la hacienda de la Policía Nacional Civil (PCN).

Los agentes de turno le advirtieron que si parqueaba su carro en la parte de abajo no podrían hacerse responsables, porque eran dos agentes de turno que vigilaban el predio sin iluminación ni muro perimetral. González les pagó $10 para dejar su auto alrededor de la caseta de vigilancia. Desde el primer día, le cobraron una cuota diaria de $1 por el parqueo dentro del lugar. González contó 21 días que su carro pasó en Changallo y en ese período viajó seis ocasiones hasta la hacienda. El taxista les llevaba golosinas a los agentes y ellos le permitían entrar y encender su carro para evitar que su batería se agotara.

LEA TAMBIÉN: Capturan a policía por hurto en Changallo

Changallo es una hacienda que administra la PNC, donde custodian vehículos implicados en delitos como hurtos, robos, o infracciones de tránsito, como el caso de González. El predio está dividido en cuatro administraciones: la División Central de Investigaciones (DCI), Tránsito San Salvador, Tránsito Soyapango y la Administración y Finanzas donde llevan los vehículos de la PNC. Cada uno tiene, por tanto, diferente jefatura que coordina. LA PRENSA GRÁFICA habló con un agente del predio que administra la DCI, que indicó que tres policías vigilan el lugar de aproximadamente 5 manzanas, donde custodian vehículos vinculados a narcotráfico y otros delitos. Agregó que el lugar es muy conflictivo y que en varias ocasiones han reportado incidentes delictivos.

En la administración de Tránsito de San Salvador LA PRENSA GRÁFICA habló con un agente que vigila el predio y este aseguró que son aproximadamente 10 grupos de tres agentes que se turnan cada tres días para custodiar. Además, añadió que cada departamento facilita los agentes para cada fracción de Changallo y coordina cómo opera cada grupo para el decomiso de los vehículos.

Francisco Mejía estaba apoyado entre los palos que dividen el predio (jurisdicción de Soyapango) de su moto amarilla que le habían decomisado el día anterior. A su lado, no tan lejos, otros dos hombres esperaban al agente que entraba a turno y realizaba el recorrido matutino de vigilancia. Estos dos últimos explicaron que ya tenían todo el papeleo, que alcanzaban a ver su moto, pero que no estaban seguros si le faltaba algo. Indicaron que al entrar detallaron lo que tenía la moto para corroborar las piezas al salir.

“Si no están todas las piezas, los vamos a demandar porque 31 días con $1 de parqueo diario llevo pagando hasta hoy”, dijo uno de los hombres que esperaba su moto.

Frente a ellos, al otro lado de la calle llena de charcos y lodo, un pick up blanco esperaba para llevarse la moto. Ambos tenían expresiones de disgusto y ansiedad porque, según contaron, en el lugar registran infinidad de asaltos. Entre más tarde, mayor sería la dificultad de salir con la moto, indicó el hombre mientras observaba el fondo del predio, como tratando de alcanzar con la mirada al agente que recorría Changallo. El agente que custodia el predio de la DCI también explicó que en la zona registran muchos robos.

Hay antecedentes de casos en los que hubo policías implicados en los robos de las piezas. El Tribunal Tercero de Sentencia condenó a un agente por vender (en $40) el chasis de una motocicleta que custodiaba en la hacienda Changallo en 2006. El agente Ervin Cruz Deleón estuvo detenido por seis meses en el penal de Metapán, lo que el tribunal consideró suficiente con el argumento que la motocicleta estaba semidesmantelada. En ese mismo año, la Fiscalía General de la República (FGR) de Soyapango dijo que 20 policías estaban siendo investigados por 10 casos de robo. Todas las demandas eran de propietarios que se quejaban de la falta de piezas en sus vehículos.

González confiesa que pagó $75 a alguien del Viceministerio de Transporte (VMT) para agilizar el proceso y sacar el auto, que utilizaba para trabajar, fuera de la hacienda policial. Luego del papeleo y algunas sodas, les preguntó a los agentes que vigilan el predio de Changallo (jurisdicción de la delegación de Soyapango) si le podían conseguir unos rines a buen precio. Ellos contestaron que sí, que en la parte de abajo podrían buscarlos y que regresara otro día. González se abstuvo porque pensó que si no hubiese pagado los $10 para dejar su vehículo cerca de la caseta, podría haber sido su carro el que hubiese terminado sin rines.
 

Tags:

  • PNC
  • policia nacional civil
  • hurto
  • piezas
  • vehiculos
  • Changallo
  • Ilopango
  • decomiso de vehiculos

Lee también

Comentarios