Lo más visto

Piden a la Asamblea Legislativa ratificar protocolo contra la tortura en El Salvador

Director de la CDHES asegura que en el país todavía hay diferentes formas de tortura que se deben evitar.

Enlace copiado
La CDHES considera que el hacinamiento en las cárceles es una forma de tortura para los prisioneros.

La CDHES considera que el hacinamiento en las cárceles es una forma de tortura para los prisioneros.

Enlace copiado

La Comisión de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES) solicitó ayer a la Asamblea Legislativa que garantice la erradicación de toda forma de tortura en El Salvador y que ratifique el "Protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes".

El pronunciamiento lo realizó en el marco del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, que se conmemora cada 26 de junio, y lo hizo con el objetivo de poner énfasis en la prevención de este tipo de prácticas.

La CDHES asegura que El Salvador es el único país centroamericano que aún no se suscribe a la citada convención, lo cual es preocupante porque actualmente en la sociedad salvadoreña "impera la violencia y la impunidad" y en ese sentido la tortura contra cualquier ciudadano salvadoreño se vuelve una "amenaza latente".

"No podemos dejar de recordar los momentos difíciles que atravesaron miles de salvadoreños y salvadoreñas, quienes sufrieran en las diferentes instalaciones de los cuarteles de los cuerpos de seguridad y del ejército salvadoreño, diferentes tipos de torturas, tanto físicas como sicológicas, ignorando los diferentes instrumentos de protección a los derechos humanos, tales como la Constitución de la República, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y luego la misma Convención y otros instrumentos regionales de protección", expuso la Comisión en un comunicado.

TORTURA LATENTE
El director de la CDHES, Miguel Montenegro, dijo que en la actualidad todavía hay casos latentes de tortura que se comenten incluso desde el gobierno y las instituciones públicas de seguridad.

Una de ellas es el trato que ahora están recibiendo los privados de libertad en los distintos centros penales del país.

"No se aplica (la tortura) de una manera sistemática, como se dio en la guerra, pero hay tratos indebidos y humillantes que aún están vigentes. El mayor ejemplo es la situación actual en las cárceles, con el hacinamiento que se mantiene, las malas condiciones de salud para los reos, el maltrato, uso excesivo de la fuerza y amenazas. Eso también es tortura", declaró Montenegro.

Según el representante de la CDHES, lo que se necesita es voluntad política para ratificar los procedimientos de prevención, y eso es lo que están exigiendo a la Asamblea Legislativa. 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines