Lo más visto

Más de El Salvador

Piden cárcel para quien se reúna con pandillas con fines electorales

Ernesto Muyshondt pidió catalogar como fraude electoral esta práctica y que se estipulen penas de entre siete y 10 años de cárcel. Busca evitar reuniones con pandillas como las del FMLN o como las que miembros de su mismo partido han sostenido.
Enlace copiado
Piden cárcel para quien se reúna con pandillas con fines electorales

Piden cárcel para quien se reúna con pandillas con fines electorales

Enlace copiado
Reunirse con miembros de pandillas para obtener ventajas en una elección será catalogado como fraude electoral si se aprueba la reforma al artículo número 295 del Código Penal, que habla sobre este delito. La iniciativa es impulsada por el diputado Ernesto Muyshondt y será presentada la próxima semana en la Asamblea Legislativa.

Realizar esta práctica podría implicar penas de hasta 10 años, de acuerdo con la propuesta del legislador tricolor. Los cambios que busca Muyshondt serían para los literales g y h del artículo 295.

En el primer caso, la normativa dice que es fraude electoral cuando alguien “por cualquier medio impidiere u obstaculizare la elaboración del Registro Electoral, o el libre ejercicio del sufragio o el escrutinio de votos”. Sin embargo, la pena es de cuatro a seis años.

Con la reforma se determinaría que esta pena incremente cuando alguien incurra en la conducta anterior para utilizar a las pandillas o cualquier organización criminal con el fin de obtener réditos en las elecciones. En ese caso, el mínimo de prisión sería de siete años y el máximo, de 10. También propone la misma pena cuando se impida, mediante las pandillas, que los ciudadanos voten a favor de un determinado partido.

“Se agrega una gravedad para que estos grupos no sean utilizados como una herramienta para impedir el voto de los ciudadanos a un partido político en específico”, dijo Muyshondt.

El diputado dijo que con esta medida no se repetirían acciones como las de 2014, cuando hubo denuncias de que las pandillas estaban coaccionando a los ciudadanos para votar por cierto partido político en varias zonas de Apopa, San Salvador.

“Se busca disuadir a los partidos políticos que lo han hecho en el pasado se abstengan de usar a las pandillas para impedir el sufragio en las elecciones. Hemos visto caso en el que se decomisaba el DUI de las personas, vimos casos en los que pandilleros estaban a bordo de buses que trasladaban a gente a los centros electorales”, agregó el diputado.

El funcionario dijo que quienes se opongan a la medida es porque buscarán hacer lo mismo, por lo que consideró que la iniciativa contará con el respaldo necesario para alcanzar como mínimo los 43 votos que se requieren para su aprobación.

Muyshondt también cree que estos cambios deben quedar plasmados en un acuerdo político de todos los partidos que sean parte de la contienda electoral.

La propuesta del diputado de ARENA también incluye un inciso que detalle que cuando se trate de un funcionario que busque directamente a las pandillas, este pueda ser inhabilitado en el cargo durante el período que dure la condena.

Reuniones de ARENA y FMLN con pandillas

La propuesta de Muyshondt alude a las reuniones que salieron a la luz pública en las que altos funcionarios del FMLN se reunieron con pandilleros y ofrecieron hasta $10 millones mediante una financiera, antes de las elecciones presidenciales de 2014.

También alude a la reunión a la que el mismo diputado tricolor asistió junto con el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, y líderes de pandillas.

Al ser cuestionado sobre esto, el diputado tricolor manifestó que ambas reuniones tenían fines diferentes. En el caso de la que hizo Benito Lara y Arístides Valencia, del FMLN, dijo que esa sí fue con la finalidad de obtener réditos electorales.

En su caso, se defendió argumentando que lo que hicieron junto con Ruano fue pedir que se dejara votar a la población de forma libre, sin coaccionar a nadie.

“Bueno, digamos que esto es a futuro y es precisamente para que no se dé este tipo de cosas. Ahora hay que diferenciar el caso nuestro con los otros. Nosotros nos vimos en la obligación de platicar con esta gente con el único propósito de que dejaran que la población pudiera votar, no para evitar que nuestros contrincantes fueran a votar o para coaccionar a la gente que votara a nuestro favor”, dijo Muyshondt.
 

Lee también

Comentarios