Lo más visto

Más de El Salvador

Piden obras de mitigación a orillas del río Grande

Es necesario dragar y levantar bordas para contener el caudal. Gobernador pide que afectados realicen solicitud formal.
Enlace copiado
Piden obras de mitigación a orillas del río Grande

Piden obras de mitigación a orillas del río Grande

Piden obras de mitigación a orillas del río Grande

Piden obras de mitigación a orillas del río Grande

Enlace copiado
Cada vez que llueve fuerte, la casa donde vive María del Carmen Reyes y su familia se convierte en una isla rodeada por el agua que se desborda del río Grande. Los caminos de la comunidad también se anegan, por lo que prácticamente ella y sus parientes quedan incomunicados hasta que el río retorna a su cauce natural, lo que tarda unos dos días. 

“Aquí en el caserío Casamota, del cantón El Brazo, quedamos rodeados del agua y nos toca andar chapaleando en el agua sucia y el lodo, por eso los niños se enferman de calenturas y de hongos en los pies”, cuenta la mujer, quien, al igual que su compañero de vida, se dedica a la siembra de granos básicos. Los pobladores de al menos 10 comunidades en los cantones La Canoa y El Brazo, del municipio de San Miguel, sufren a causa del desbordamiento del río Grande, el cual se sale de su cauce en un tramo de unos 7 kilómetros debido a la falta de bordas y al asolvamiento del lecho que ha producido varios tapones que no permiten que el agua fluya.

Entre los más afectados están los caseríos Casamota, El Salto, La Cumbre, Santa Fidelia, Las Piedras, Los Llanitos, El Chaparral y Gualuca. También hay un tramo de la carretera del Litoral, en el kilómetro 141, que se cubre por completo con el desbordamiento. 

Según el líder comunal Jesús Hernández Pérez, quien reside en la zona, durante la época de lluvias el agua del río se desborda e inunda alrededor de 100 manzanas de terrenos que sirven para la siembra de granos básicos y el pastoreo de ganado, e incluso llega a algunas viviendas ubicadas en un radio de tres kilómetros.

“La gente siempre siembra porque tienen la esperanza que sus cosechas no se afectarán. También se afectan los potreros, que se convierten en verdaderos lodazales”, indicó el hombre, para quien el problema es una falla en la construcción de un puente en el caserío Santa Fidelia, ya que quedó material pétreo en un tramo del lecho del río.

Tags:

  • san miguel
  • río grande
  • bordas

Lee también

Comentarios