Lo más visto

Más de El Salvador

Plan piloto para limpiar la laguna El Jocotal

Se plantea la posibilidad de utilizar la ninfa como combustible en un ingenio de San Miguel. Proyecto está en etapa de evaluación.
Enlace copiado
Un problema verde. La especie invasora extrae el oxígeno del agua, afectando a los peces; además, se prolifera de forma agresiva, de modo que no se pueden desarrollar actividades turísticas, lo cual impacta negativamente los esfuerzos que pobladores y organizaciones hacen en dicho sector productivo.

Un problema verde. La especie invasora extrae el oxígeno del agua, afectando a los peces; además, se prolifera de forma agresiva, de modo que no se pueden desarrollar actividades turísticas, lo cual impacta negativamente los esfuerzos que pobladores y organizaciones hacen en dicho sector productivo.

Enlace copiado

Uno de los mayores problemas que enfrentan los pescadores artesanales en la laguna El Jocotal, en El Tránsito, San Miguel, es la invasión del lirio acuático, conocido como jacinto de agua, el cual crece dentro de este humedal que es uno de los principales sitios Ramsar del país debido a la biodiversidad de especies de flora y fauna que habitan en el espejo de agua y sus alrededores.

Pescadores y habitantes de la zona aseguran que la ninfa les ocasiona problemas al dificultarles la navegación hacia los lugares donde están los bancos de peces, también cuando transportan a turistas que visitan el lugar para dar un recorrido y observar las aves que anidan en los bancos de arena y las orillas de la laguna.

“Como pescadores, nos cuesta entrar y salir a la laguna; por eso, para transportarnos, hemos abierto un canal entre la ninfa. Queremos ver si alguien pudiera ayudarnos en este aspecto, y nosotros, como sector pesquero del cantón El Borbollón, les agradeceríamos mucho. Nosotros hacemos lo que podemos y tratamos de retirar toda la ninfa que podemos”, dijo Óscar Armando Herrera, poblador de la laguna.

Sobre este tema, el representante de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), Kasuo Fujishiro, confirmó que dentro del Proyecto para el Manejo de los Humedales en las Lagunas de Olomega y El Jocotal –que desarrollan el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y la JICA– se detectó que la proliferación de la ninfa acuática afecta el ecosistema del humedal, por lo que se tomarán medidas para deshacerse de ella.

“Hemos detectado varios problemas, comenzando con estas hojas de especie invasora que cambian la calidad de agua y la degradación de las cuencas que entran a la laguna por las malas prácticas agrícolas y también por otras malas prácticas que puedan contaminarla”, indicó.

Fujishiro explicó que uno de los proyectos piloto que se desarrollarán consiste en extraer la ninfa y llevarla hasta el Ingenio Chaparrastique, ubicado en las afueras de la ciudad de San Miguel, para que esta sirva como combustible para secar la caña de azúcar.

Agregó que en esta tarea se pretende involucrar a los pobladores y otras instituciones del Estado a fin de combatir esta plaga que afecta la calidad del agua de la laguna y, por ende, de las especies que viven y se reproducen en ella.

“Ya hemos hecho una prueba en la que la ADESCO, el ministerio de Medio Ambiente y la Alcaldía de El Tránsito sacamos la planta y la llevamos a un ingenio, y ellos nos apoyaron como parte de su responsabilidad cooperativa, y ese modelo nos parece bien”, indicó Fujishiro, y agregó que en los próximos meses se diseñará un plan de trabajo para que se pueda hacer la extracción de la ninfa y la posterior entrega de esta en la compañía que produce azúcar.

Se consultó con la Unidad de Comunicación del Grupo CASSA, al que pertenece el Ingenio Chaparrastique, para conocer su versión sobre el tema del retiro de las ninfas de la laguna El Jocotal y su utilización en el secado de la caña de azúcar, y respondió: “Apoyamos al MARN en retirar las ninfas desde hace cuatro años, porque estas tienen efectos adversos para la sostenibilidad de la laguna. Pero cogenerar con las ninfas es un proyecto que está en evaluación”.

Artesanías

El viceministro de Medio Ambiente, Ángel Ibarra, también confirmó que se trabajará para retirar el jacinto de agua, adquiriendo para ello lanchas pantaneras. El año pasado se anunció que pondría a funcionar una máquina para el mismo fin, pero este proyecto no pudo ser ejecutado debido a que El Jocotal es una laguna de poca profundidad y la lancha extractora no pudo funcionar de forma óptima.

De acuerdo con Ibarra, la lancha, llamada Jacinta, fue trasladada hacia el embalse del Cerrón Grande, entre Chalatenango y Cuscatlán, porque este sí tiene las condiciones para realizar la extracción de la especie invasora.

“Vamos a instalar, en los próximos meses, lanchas pantaneras para hacer una extracción gigante del jacinto y vamos a ver si este se procesa para que pueda ser utilizado para elaborar artesanías”, dijo el viceministro, y detalló que las lanchas pantaneras pueden funcionar en una profundidad de 25 centímetros de agua.

Añadió que el MARN aún se encuentra en el proceso para adquirirlas, ya que en el mercado nacional no se encuentran con facilidad.

El viceministro confirmó que la ninfa acuática se alimenta de los residuos generados por el uso de agroquímicos que son utilizados en la siembra y cosecha de granos básicos y vegetales.

Estos desechos son arrastrados por el cauce del río Grande, que tiene un punto de desemboque en la laguna El Jocotal, y se depositan en ella causando un brote de este tipo de plantas que también consumen el oxígeno del agua, lo que afecta a los peces. Ibarra indicó que la solución no solo radica en extraer las plantas, sino también en educar a los agricultores en torno del manejo adecuado de los residuos de los fertilizantes.

Lee también

Comentarios