Lo más visto

Más de El Salvador

Población mundial de peces se redujo en un 49 % en 40 años

El ritmo al que los humanos están explotando los recursos marinos no permite que los ecosistemas oceánicos se repongan, señala un informe de la ONU.
Enlace copiado
Preservación. Los expertos destacan que el cuido de los recursos marinos no solo trae beneficios para el medioambiente, sino también económicos y sociales.

Preservación. Los expertos destacan que el cuido de los recursos marinos no solo trae beneficios para el medioambiente, sino también económicos y sociales.

Enlace copiado

El deterioro de la salud de los océanos es el resultado de las demasiadas actividades humanas desde hace muchos años, por lo que en la actualidad se enfrenta a una compleja combinación de efectos no solo ambientales, sino también económicos y sociales, señala el más reciente informe medioambiental del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Fronteras 2017.

El estrés que están soportando los océanos tiene que ver con actividades extractivas en exceso, como la sobrepesca, con la contaminación, con el desarrollo del litoral y hasta con el turismo. La suma de todo lo anterior está mermando la población de las especies marinas y debilitando los hábitats naturales esenciales a un ritmo asombroso, señala el documento, en su apartado “Zonas marinas protegidas: obtención de beneficios para el desarrollo sostenible”.

La degradación, además, también ha comenzado a ser el resultado del aumento de la temperatura mundial, un fenómeno mejor conocido como cambio climático.

Entre 1970 y 2012, las poblaciones de peces se redujeron en un 49 % y la situación sigue empeorando.

“De las 600 poblaciones o subpoblaciones de especies de peces vigiladas por los órganos de investigación internacionales, el 31 % son objeto de niveles de captura insostenibles, fundamentalmente por culpa de actividades ilegales, no declaradas o no reglamentadas, y el 58 % están completamente agotadas”, señala el informe.

Y es que la vida humana depende en buena medida de los beneficios que le brindan los océanos, tanto para la salud como para su bienestar y su crecimiento económico.

El PNUMA destaca que los peces constituyen la principal fuente de proteínas para casi 3,000 millones de personas alrededor del mundo.

Según apunta el organismo internacional, en resumen, el ritmo al que el ser humano consume los recursos marinos no permite que los ecosistemas oceánicos se los repongan.

“Se trata de un patrón destructivo: al extraer demasiados recursos, los ecosistemas se debilitan y se recuperan con más lentitud. Cuando necesitamos más, la disponibilidad del recurso es menor, y por tanto resulta más difícil extraerlo. Así, pues, dedicamos más esfuerzos para extraerlos y causamos más daños. A la larga, el recurso se agota o extingue”, recalcan Peter Jones y Ruth Murray, ambos catedráticos de University College de Londres, y Ole Vestergaard, del PNUMA, quienes estuvieron a cargo de elaborar este apartado del informe.

Otro dato importante es que el 50 % de los arrecifes de coral ha desaparecido.

La importancia del auge de las zonas marinas protegidas

Para los investigadores, las zonas marinas protegidas representan una de las mejores opciones para mantener o recuperar la salud de los ecosistemas, porque la protección de las especies y de sus hábitats no solo reporta beneficios ecológicos, sino que también desemboca en beneficios sociales.

A su vez, la explotación sostenible a largo plazo y los ingresos provenientes del turismo generan beneficios económicos.

“La repercusión combinada de estos beneficios impulsaría muchos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, entre otros, la reducción de la pobreza, la mejora de la seguridad alimentaria y la lucha contra los efectos del cambio climático”, destacan en el informe.

Para julio pasado, dice Fronteras 2017, ya habían sido designadas 15,292 zonas marinas protegidas en todo el mundo, que equivale a casi el 6 % de los océanos de todo el mundo, aumentando de esta forma la superficie protegida un 25 % en los últimos 15 años.

Uno de los objetivos del Plan Estratégico de la Diversidad Biológica 2011-2020 y de las Metas de Aichi es proteger al menos el 10 % de las zonas litorales y marinas en los próximos dos años.

24
 mil millones de dólares es el valor de los recursos oceánicos, según estudios citados por el PNUMA.
 

3
 mil millones de personas tienen como fuente principal de proteínas los peces, destaca informe Fronteras 2017.
 

121
 millones de personas participan en actividades marinas recreativas cada año y generan unos $47,000 millones.

31%
 de las poblaciones de peces a nivel mundial está siendo sobreexplotado.

5.7%
 de los océanos de todo el mundo son zonas marinas protegidas.

Lee también

Comentarios