Lo más visto

Polémica por firma contrato de seguridad de CNR con COSASE

Consejo directivo del CNR adjudicó contrato de seguridad a Segurinter, pero luego revocó esa decisión y le dio el contrato a Cosase. La empresa que perdió señala que hubo arbitrariedades para favorecer a Cosase, que ofreció el servicio de seguridad más caro. Después de este incidente, el CNR le dio el contrato de seguridad a Cosase dos años más.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Frederick Meza Gasto.  El Centro Nacional de Registros adjudica anualmente un promedio de medio millón de dólares para que una empresa de seguridad privada vigile sus instalaciones.

Foto de LA PRENSA/Frederick Meza Gasto. El Centro Nacional de Registros adjudica anualmente un promedio de medio millón de dólares para que una empresa de seguridad privada vigile sus instalaciones.

Enlace copiado

El consejo directivo del Centro Nacional de Registros (CNR) le asignó el contrato de seguridad privada para 2015 a la empresa Segurinter, pero casi un mes después del acuerdo, el consejo directivo revirtió la decisión y le entregó el contrato por casi medio millón de dólares a Cosase, la empresa de seguridad privada de José Miguel Meléndez, conocido como “Mecafé”, quien en los últimos años ganó la mayoría de contratos de seguridad privada del Gobierno.

La empresa que perdió a última hora el contrato señala que el CNR cometió arbitrariedades para favorecer a Cosase, una empresa que les había presentado una oferta más cara. Según la documentación del proceso, Segurinter había ofrecido el servicio por $468,000, y Cosase lo ofreció por $475,956.

“Ellos (Segurinter) presentaron  las solvencias, pero fuera de tiempo. Estamos hablando de la seguridad institucional, por eso había que tomar medidas inmediatas”.
 Andrés Rodas, jefe de la UACI del CNR

“Se cometió arbitrariedad, se pusieron estrictamente rigurosos especialmente con nosotros con la intención de favorecer a Cosase, que por cierto se quedó ese año y dos más cobrando mucho más caro que Segurinter”, aseguró Salvador Martínez, asesor de la empresa que perdió el contrato.

El CNR, por su parte, sostiene que le quitó el contrato a Segurinter porque estaba insolvente, y la Ley de Adquisiciones y Contrataciones Públicas (LACAP) prohíbe la firma de contratos con empresas que no presenten todas sus solvencias a tiempo.

Foto de LA PRENSA/Frederick Meza Arbitrario. Segurinter señala que el CNR cometió arbitrariedades en aras de favorecer a Cosase, la empresa que se quedó con la seguridad privada de la institución para 2015, 2016 y 2017.

“La ley establece que se le va a notificar a la empresa ganadora, y que ellos tienen un plazo para entregar solvencias. Se notificó y se solicitaron las solvencias. Tenían cinco días para entregar las solvencias, dejó una solvencia de previsión social de presentar y se quedó en espera de lo siguiente. Pasaron los días y pasaron los tiempos que la ley establece. Al pasar ese tiempo, entonces, se cae ilegalidad si se firma ese contrato”, aseguró el jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones (UACI) del CNR, Andrés Rodas.

“Se cometió arbitrariedad, se pusieron estrictamente rigurosos con la intención de favorecer a Cosase, que se quedó ese año y dos más cobrando mucho más caro que Segurinter”.
Salvador Martínez, asesor de Segurinter

El CNR revocó el acuerdo de adjudicación, inició un proceso sancionador e hizo valer una fianza. La empresa sostiene que el CNR no le dio tiempo para solventar lo que faltaba, pese a que informaron que su representante legal estaba enfermo, y por lo tanto no podían llegar a firmar el contrato.

Ricardo Garcilazo, jurídico del CNR, explicó que durante el proceso sancionador, regulado en artículo 160 de la LACAP, le dieron oportunidad a Segurinter de probar por qué no se habían presentado a firmar el contrato. “Ellos decían: ‘Estoy impedido para ir a firmar’; pero el CNR les decía: ‘Yo no estoy alegando eso. Dígame por qué es insolvente, por qué no me presentó las solvencias’, no tiene nada que ver con la enfermedad de la persona, porque el insolvente era la sociedad y esa persona (el representante legal) tiene un suplente”, aseguró Garcilazo.

El caso llegó hasta la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el máximo tribunal del país que vigila los actos administrativos de las instituciones públicas. La sala admitió la demanda presentada por Segurinter y el expediente está en la etapa final, porque ambas partes ya presentaron documentación y sus alegatos.

“El caso ha ido evolucionando a favor nuestro debido a que reiteradas ocasiones no se le han admitido diferentes escritos al jurídico del CNR, ya que han sido presentados fuera de tiempo y forma, y esperamos que la Sala de lo Contencioso falle a favor nuestro dando una sentencia apegada a derecho”, agregó Martínez, el representante de Segurinter.

Cosase, empresa que ganó más de $21 millones en la administración de Mauricio Funes, amigo de Meléndez, volvió a ganar por la seguridad privada del CNR para los años 2016 y 2017, debido a que el consejo directivo prorrogó el contrato dos años más.

“La Sala de lo Contencioso Administrativo, como primera medida, ordenó detener la acción del CNR de inhabilitarnos y cobrar la fianza de cumplimiento de oferta, otro acto arbitrario del señor Rogelio Canales y del CNR que violó la disposición emanada por la Sala de lo Contencioso, no regresando ese cobro a la fecha”, denunció Martínez.


$468,000
es el monto adjudicado inicialmente a la empresa Segurinter para la seguridad privada para 2015. La empresa perdió el contrato luego de que el CNR revocó el acuerdo y se lo dio a Cosase.

2016 y 2017
Cosase ganó el contrato de seguridad privada para 2016 en el CNR, después de ganarlo también para 2015, porque el consejo directivo revocó el contrato otorgado inicialmente a Segurinter. Posteriormente, el mismo consejo directivo prorrogó el contrato a la empresa y le volvió a pagar para que vigilara las instalaciones por un año más. Ese contrató finalizó el 31 de diciembre de 2017.

Lee también

Comentarios