Policías procesados en libertad por extorsión

La jueza determinó que el proceso pase a la siguiente etapa, pero los agentes gozarán de medidas alternas.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Se desvincularon.  Al conocer la resolución de esta primera etapa del caso, los agentes se desvincularon de los hechos que les atribuyen y señalaron que las denuncias en su contra provienen de la delincuencia a la que han combatido en California, donde han estado destacados.

Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Se desvincularon. Al conocer la resolución de esta primera etapa del caso, los agentes se desvincularon de los hechos que les atribuyen y señalaron que las denuncias en su contra provienen de la delincuencia a la que han combatido en California, donde han estado destacados.

Enlace copiado

Tres agentes policiales que están siendo procesados por el delito de extorsión agravada fueron puestos en libertad ayer por el Juzgado de Paz de Tecapán, en Usulután, en donde se determinó que seguirán el proceso de instrucción en su contra pero con medidas alternas a la detención provisional.

Los procesados son José Inés Aguillón, Brayan Alexánder Pineda y Melvin Dagoberto Álvarez, a quienes se les otorgaron medidas sustitutivas, como no salir del país y presentarse cada 15 días a firmar al Juzgado de Primera Instancia de Santiago de María.

“Los riesgos que se fundamentaron son que los imputados podrían obstruir la justicia, y otro es que la víctima goza del régimen de protección y puede ser fácil determinar quién podría ser y atentar contra su vida o la del grupo familiar”, indicó ayer la representación fiscal.

Según la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR), el caso que involucra a los agentes sucedió entre marzo y abril de 2016, cuando los policías, en ese momento destacados en el puesto de California, se le acercaron a la víctima para exigirle dinero “a cambio de dejarla trabajar”.

Fueron tres las entregas de diferentes cantidades de dinero las que realizó la víctima, pero decidió denunciar a los policías cuando ya no tenía capacidad económica para seguir haciéndolo.

De acuerdo con la denuncia de la víctima, los agentes habrían llegado al punto de amenazarlo con capturarlo, señalándole de cualquier delito si no entregaba el dinero. La FGR, además de presentar la denuncia de la víctima, ofreció otras diligencias de prueba, como un álbum fotográfico y dos testigos del caso.

Pero el defensor Américo Mejía consideró que “las medidas son muy justas y es lo que merecen los agentes porque la acusación es inconsistente, porque no hay una base fundamental para poder sustentar la acusación penal en contra de los procesados”.

Inés Aguillón y Brayan Pineda también enfrentan otro proceso por el delito de cohecho, por el cual también gozan de medidas alternas a la detención. En este caso, el proceso se encuentra en la etapa de instrucción.

Siguen en PNC
De acuerdo con la resolución de la audiencia inicial, el juzgado no impuso ninguna restricción para que los agentes policiales sigan laborando.

Lee también

Comentarios

Newsletter