Lo más visto

“¿Por qué buscar empresas internacionales y darles un trato preferencial?”

Enlace copiado
Enlace copiado
El miércoles anterior, la Dirección Nacional de Medicamentos confirmó que ha convocado por razones de urgencia a 25 laboratorios internacionales de primer nivel para que puedan ingresar y abastecer con medicamentos al mercado salvadoreño, ante las supuestas amenazas de empresas farmacéuticas de que habrá carencia de ciertos fármacos.

El problema estaría relacionado directamente con la entrada en vigor del reglamento de la Ley de Medicamentos que establece un nuevo mecanismo de cálculo del precio de las medicinas tomando como referente el promedio centroamericano.

Mario Ancalmo, presidente de la Asociación de Industriales Químicos Farmacéuticos (INQUIFAR), expresó ayer que la convocatoria de la Dirección Nacional de Medicamentos no deja de generar suspicacia: “¿Por qué buscar empresas internacionales y darles un trato preferencial para el registro de los medicamentos, cuando tenemos dentro empresas deseosas de generar empleo e inversiones?”.

Y es que para el dirigente empresarial lo menos que podían esperar es un apoyo más decidido desde el Gobierno para un sector local que genera unos 8,000 empleos directos y 25,000 indirectos.

En su participación en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, Ancalmo afirmó que la industria local tiene la suficiente capacidad de cubrir la demanda, tanto en calidad como en cantidad, de los medicamentos que se producen y se comercializan.

Las inquietudes de los empresarios locales ante la convocatoria ocurre en un momento en que se confirma la autorización de Alba Médica, que es una fundación sin fines de lucro y cuyo giro estará relacionado con la salud y los medicamentos.

“Si esto cumple con las normativas de calidad y no se le otorgan concesiones para los registros, creo que sería un producto más en el mercado; sin embargo, la preocupación es que a veces el FMLN parece más una empresa que un partido político”, dijo Ancalmo.

De cualquier manera, no descartó que alguien pueda recurrir a la Superintendencia de Competencia si considera que no hay igualdad en el trato y la aplicación de las reglas del juego para todos los competidores.

El empresario, mientras tanto, consideró importante aclarar que la industria local ya tiene los precios de las medicinas por debajo de los nuevos cálculos establecidos.

“Inclusive, antes que entrara en vigencia la ley nuestros precios estaban por debajo de los establecidos”, aseguró Ancalmo, aunque no precisó cantidades.

Errores de cálculo

El punto más cuestionado por los productores de medicamentos en general ha sido el método o mecanismo utilizado para establecer el precio promedio de las medicinas en tanto que en algunos casos les ubicaría por debajo a los márgenes de producción.

Ancalmo citó para el análisis el sildenafil, que se emplea para tratar la disfunción eréctil y la hipertensión arterial pulmonar, el cual INQUIFAR lo tenía a un costo de $3. Explicó que la marca más cara tenía un costo de $20 y la Dirección Nacional de Medicamentos lo ubicó en $1, pero reconocieron que había un error y finalmente lo dejaron con un precio de $6.

Ese hecho, advirtió Ancalmo, tendrá más de alguna repercusión y es que no se descarta la posibilidad de que algunas empresas decidan retirarse porque no pueden competir y eso limite las opciones del consumidor.

Por eso consideró que juega un papel importante la claridad y la transparencia con que se calcule la fórmula para establecer los precios.

“Concuerdo con las palabras del presidente Mauricio Funes del sábado pasado, cuando menciona que el propósito de la ley es tener productos de calidad y a precios accesibles; en ese caso, INQUIFAR cumple con esos propósitos”, precisó.

Tags:

  • Mario Ancalmo
  • presidente de INQUIFAR
  • empresas
  • comercializan

Lee también

Comentarios