¿Por qué en El Salvador solo atacan las finanzas de la MS-13 y no a las otras pandillas?

Las operaciones Jaque, Tecana y Cuscatlán son los tres “golpes” al hilo que las autoridades de Seguridad han desarrollado para desbaratar específicamente las finanzas de la MS-13, una de las más peligrosas en El Salvador, pero no la única. Hasta el momento, el Gobierno no ha atacado así las finanzas de las otras pandillas, ¿por qué?

Enlace copiado
Foto LPG/Ángel Gómez

Foto LPG/Ángel Gómez

Enlace copiado

¿Por qué solamente se atacan las finanzas de la Mara Salvatrucha y no las de la pandilla 18, por ejemplo? ¿Hay algún trato preferencial con esta última para no tocar sus finanzas? Esta fue la interrogante a la que esta mañana tuvo que responder el ministro de Justicia y Seguridad Mauricio Ramírez Landaverde, en la entrevista matutina Frente a Frente de Telecorporación Salvadoreña (TCS).

La pregunta deriva de la reciente Operación Cuscatlán desarrollada ayer, que es la tercera al hilo -sumada a la Operación Jaque en 2016 y la Operación Tecana en 2017- que el Ministerio Público y el de Justicia y Seguridad realizan para despojar de su financiamiento a la Mara Salvatrucha. Curiosamente, no se ha desarrollado otra operación igual contra la economía de otra estructura de pandilla que opere en El Salvador.

“No hay (solo) dos estructuras, hay más. Hay que conocer mucho sobre esto. Le quiero decir a los ciudadanos que el tema de seguridad hay que abordarlo con mayor rigurosidad, estudiarlo muy bien... En el tema de estructura de pandillas no podemos decir que hay homogeneidad. No podemos decir que solamente hay dos grupos criminales en el país”, comenzó a responder el ministro, sin dar una respuesta contundente sobre el asunto.

“Esta estrategia la iniciamos en 2015, se identificaron aquellas agrupaciones que representaban una mayor amenaza, que habían adquirido una mayor complejidad”, continuó, planteando que la Mara Salvatrucha tiene una red para conseguir recursos con los que comprar armamento y seguir cometiendo ilícitos.

“Hay muchas investigaciones en desarrollo, pendientes, que se van a ir operativizando a medida que vayan finalizando. La Operación Cuscatlán es la primera de este año (...) Acá tenemos que atacar los grupos criminales en general, todos los grupos criminales deben ser atacados por esta vía. A esta altura, los adolescentes y jóvenes que se involucran directamente con el cometimiento de delitos y que son capturados cada año ya no le representa mayor perjuicio al grupo criminal, pues son reemplazables (para la pandilla)”, reconoció Landaverde, y de esta manera, trató de explicar por qué continúan sin tocar el financiamiento de la pandilla 18 o 18-Revolucionarios, también responsable de buena parte de la violencia en El Salvador.

JAQUE, TECANA Y CUSCATLÁN: LAS TRES GRANDES OPERACIONES CONTRA LA MS-13

1. Operación Jaque

Esta inició entre la noche y madrugada del 28 y 29 de julio del 2015. En unas horas, la Fiscalía General de la República (FGR) ejecutó en todo el país el primer operativo de este tipo en la historia del combate contra las pandillas con el claro objetivo de desestabilizar las finanzas de la estructura criminal y generar una crisis en su interior.

El motel Los Tres Ases, en la carretera a Acajutla, fue uno de los intervenidos en la Operación Jaque. Foto LPG/Borman Mármol/Archivo

Fueron intervenidos 157 moteles, bares, casas de citas, restaurantes y otros inmuebles de los cabecillas de la MS-13. Incautaron 25 autobuses de las rutas 4 y 6 así como 54 vehículos entre tipo sedán, camionetas, camiones y cabezales. A esto se unieron armas de fuego, droga, celulares y dinero en efectivo, como también cuentas bancarias.

2. Operación Tecana

El 8 de septiembre del 2017, esta operación dejó más de un centenar de capturados, entre los que figuraban abogados, policías,  negociantes, propietarios de ventas de comida rápida, prestamistas y cabecillas de la Mara Salvatrucha dueños de lujosas  casas.

Detenidos durante la Operación Tecana. Foto LPG/Melvin Rivas/Archivo

Se focalizó en Santa Ana tras dos años de investigación, siempre tras las finanzas de la pandilla. Incautaron más de 75 vehículos, armas de fuego, miles de dólares en efectivo, e intervinieron nueve inmuebles y más de 40 negocios entre los que había restaurantes, talleres de mecánica, carwash y puestos de venta de accesorios telefónicos.

Sin embargo, en este operativo también resultaron afectados varios santanecos que pagaban por parquear sus vehiculos en los terrenos intervenidos, pues también les fueron confiscados.

3. Operación Cuscatlán

La más reciente de todas. Con esta se capturó a 28 personas que lavaban el dinero de la pandilla a través de diferentes negocios que servían como “fachadas” en Ilopango, San Salvador, San Miguel, La Unión y Sonsonate.

Fueron intervenidos puestos de venta en mercados, haciendas, salas de belleza y masajes, bares, pupuserías, restaurantes, ranchos de playa y se incautaron unidades de transporte de la ruta 29-A, entre otros.

Salas de belleza y masaje así como otros negocios fueron intervenidos en la Operación Cuscatlán. Foto LPG/Josué Guevara

Landaverde dijo que todos los capturados en este operativo son personas que parecían empresarios pero que sus negocios eran levantados con el dinero que la Mara Salvatrucha les daba para lavarlo, el cual devolvían a la estructura ya “limpio”.

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter