Lo más visto

Más de El Salvador

Preguntas de examen de notariado sin sustento legal

ADESAL denunció que existen claves de exámenes en las que se repite la misma pregunta con diferente respuesta. El IAIP podría sancionar a la CSJ por no entregar información.
Enlace copiado
Preguntas de examen de notariado sin sustento legal

Preguntas de examen de notariado sin sustento legal

Preguntas de examen de notariado sin sustento legal

Preguntas de examen de notariado sin sustento legal

Enlace copiado
Directivos de la Asociación de Abogados Democráticos de El Salvador (ADESAL) solicitaron en enero de 2014 la copia certificada del examen de suficiencia previo a obtener la autorización para el ejercicio del notariado, de 2013, su hoja de respuestas con su debida calificación y el fundamento legal en el que se ampara la calificación.

El proceso inició en 2014, debido a que cuando Mauricio Ulises Santamaría, José Agustín Rauda y Gricelda Mercedes Guardado (todos miembros de ADESAL) se sometieron al examen de notariado en 2013 notaron procedimientos extraños durante la preparación, ejecución y calificación de la prueba.

El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) conoció del caso por una apelación, luego de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) entregó una copia de todas las leyes como respuesta a la solicitud del respaldo jurídico de cada una de las preguntas del examen de notariado. Dicho proceso llevó a que el entonces presidente interino de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Florentín Meléndez, aceptara en un escrito dirigido a los magistrados del IAIP, fechado en julio de 2014, que la comisión de magistrados que creó las preguntas de la prueba de 2013 “determinó elaborar las hojas de respuestas correctas, no desarrollándose un documento que detallara ampliamente las mismas... Aclarando que no se documentó materialmente por razones de seguridad y con la finalidad de preservar la secretividad del contenido del examen y evitar señalamientos de filtración”.

Tal escrito fue ratificado ante el IAIP el 29 de septiembre de este año por el Oficial de Información de la CSJ.

A raíz de ello, el IAIP ordenó una audiencia especial para octubre pasado, en la que los comisionados ordenaron a la CSJ que volviera a contactar a los miembros de la comisión de magistrados que creó el cuestionario de 2013 o, en su defecto, se montara una nueva, con el fin de que se aportara el sustento legal de cada una de las preguntas que tuvieron las claves de la prueba de notariado en dicho año, para que se entregara la información a los solicitantes en un máximo de 10 días hábiles.

A la fecha, los solicitantes afirman no haber recibido la información.

Jaime Campos, comisionado del IAIP, afirmó que la institución todavía no ha acordado iniciar el proceso sancionatorio en contra de la Corte Suprema, pero que tal omisión podría considerarse como una falta “muy grave”.

“Se trataría de una infracción muy grave a la Ley de Acceso a la Información Pública, regulada en el artículo 76, por no cumplir la entrega de información ordenada por el instituto, cuya sanción puede oscilar entre 20 a 40 salarios mínimos mensuales en el sector comercio y servicios; es decir, aproximadamente entre $6,000 y $10,000”, manifestó el funcionario.

La comisión de magistrados que creó las preguntas para la prueba que se desarrollará mañana y el próximo 11 de diciembre está compuesta por los magistrados Belarmino Jaime, Rodolfo González, Ovidio Bonilla, José Roberto Argueta Manzano y Sergio Luis Rivera.

Irregularidades

El abogado representante de ADESAL, Mauricio Santamaría, avisó sobre la existencia de algunas irregularidades en el proceso. El profesional demostró que en la clave número 2 y 3 del cuestionario aplicado la mañana del 23 de noviembre se repite una pregunta –en los ítems 3 y 13, respectivamente– pero con una respuesta diferente para cada una.

“A raíz de estas cosas le solicitamos a la Corte que nos dé el fundamento legal, porque en ese tipo de exámenes, para darle la fe pública, no puede pasar esto”, afirmó Gricelda Guardado, integrante de la directiva de ADESAL.

Ya en 2014 ADESAL denunció que las claves del examen del 23 de noviembre fueron vendidas previo a la aplicación de la prueba que acredita a los notarios. Para demostrarlo, los miembros de la asociación presentaron las copias de las seis claves que circularon días antes de la prueba.

“Mucha gente nos ha dicho que lo han comprado, compran las claves de los exámenes”, afirmó Mauricio Santamaría.

Hasta el momento, funcionarios de la CSJ siguen negando que exista la posibilidad de que en el proceso de evaluación o ejecución de la prueba se realice algún tipo de fraude.

Lee también

Comentarios