Lo más visto

Más de El Salvador

Preocupación por impacto del gorgojo en fuentes de agua

La plaga ha afectado mucho los bosques de coníferas al norte de Morazán. Algunos tramos del río Torola, en La Unión, se han visto reducidos, debido a la tala de pinares.
Enlace copiado
Señales.  El color rojizo de las hojas o agujas de los pinos es señal de que el árbol ha sido infectado por el gorgojo descortezador. Lo único que puede hacerse es aislarlo.

Señales. El color rojizo de las hojas o agujas de los pinos es señal de que el árbol ha sido infectado por el gorgojo descortezador. Lo único que puede hacerse es aislarlo.

Tratamiento.  Aparte de cuestionar la mezcla química usada para fumigar la madera de pino afectado por el gorgojo, se señala que no todos lo aplican como se debe.

Tratamiento. Aparte de cuestionar la mezcla química usada para fumigar la madera de pino afectado por el gorgojo, se señala que no todos lo aplican como se debe.

Devastador.  El gorgojo descortezador de pino (Dendroctonus frontalis) consume la savia de los árboles, dejándolos inservibles. Ha arrasado con vastas extensiones.

Devastador. El gorgojo descortezador de pino (Dendroctonus frontalis) consume la savia de los árboles, dejándolos inservibles. Ha arrasado con vastas extensiones.

Tala.  Bosques y plantaciones de pino al norte de Morazán siguen siendo talados con el objetivo de detener al gorgojo descortezador.

Tala. Bosques y plantaciones de pino al norte de Morazán siguen siendo talados con el objetivo de detener al gorgojo descortezador.

Preocupación por impacto del gorgojo en fuentes de agua

Preocupación por impacto del gorgojo en fuentes de agua

Enlace copiado
Los bosques de nueve municipios que se encuentran al norte de Morazán están siendo amenazados con desaparecer por la plaga del gorgojo descortezador de pino (Dendroctonus frontalis), lo que ha generado preocupación entre los pobladores de dichas zonas, ya que aseguran que estos insectos han consumido ya aproximadamente 200 manzanas (mz) de coníferas.

Para frenar el avance de la plaga, que también está causando grandes pérdidas de bosque natural en zonas fronterizas de Honduras, se ha recurrido a la tala masiva de pinos, acción que es criticada por algunos ambientalistas.

Esta destrucción galopante del bosque de pino en Morazán y parte de La Unión (la que se pudo comprobar en un recorrido por la zona) ya provocó la reducción del caudal del río Torola, de hasta el 90 % en algunos tramos, expresaron con preocupación representantes de la Mesa Territorial del Foro del Agua, que visitaron recientemente la zona afectada.

Raúl Rodas, representante de dicho movimiento ambientalista, calificó de grave el deterioro que se tiene en Morazán debido a la plaga del gorgojo descortezador, considerando que esta es la plaga más destructora de los pinares nativos de Centroamérica; por tanto, aseguró que si las autoridades estatales no hacen algo al respecto, todo el reservorio de agua quedaría destruido.

“Ya no hay tiempo para discutir y abordar este tema desde un escritorio, hay que actuar cuanto antes, pues si no se controla, la plaga amenaza con destruir todo este pulmón que es el principal reservorio de agua en Morazán”, afirmó Rodas.

Asimismo, agregó que temen porque el combate de la plaga se realiza con productos químicos, ya que eso es contraproducente para el ecosistema. Integrantes del Foro del Agua aseguraron que existen métodos más sencillos para contrarrestar la expansión del Dendroctonus frontalis, acordes con la naturaleza, como la aplicación de una mezcla de cal y sal, composición que los campesinos han desarrollado en otras partes del territorio salvadoreño, por lo que esperan que las autoridades los apoyen con un método fácil para no afectar el medio ambiente.

Anteriormente, miembros de la Asociación de Desarrollo Comunal Fuente de Vida (ADESCOFVI) del municipio de Jocoaitique, Morazán, habían externado también su preocupación por los efectos que podría generar el químico Decis10, que está siendo utilizado para fumigar la madera que se obtiene de los pinos talados en el cerro El Gigante de la jurisdicción de Arambala.

Ellos también han recorrido zonas donde hay tres nacimientos de agua que abastecen a 10 comunidades de Jocoaitique y dos del municipio de Meanguera.

Técnicos forestales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) han insistido en que el Decis10 es el único insecticida recomendado para el control de este gorgojo.

Las comunidades de Jocoaitique que podrían resultar afectadas con una contaminación a la fuentes hídricas son: Los Quebrachos, Línea El Volcancillo, El Corral, Aguacatal, Santa Lucía, Quequeisque, La Planta, El Amate, Acaen; y en la Villa de Meanguera: Cutuco y Copinolar.

Impacto descontrolado

Los efectos de la plaga comenzaron, según miembros la Mesa Territorial del Foro del Agua, a inicios de este año y se han agravado en los últimos meses, ya que está afectando toda la cordillera del norte del departamento de Morazán, en los municipios de Perquín, San Fernando, Torola, Arambala, Joateca, Jocoaitique, Corinto, San Simón y Osicala, que tienen zonas importantes de recarga hídrica.

A la fecha se registra una tala de aproximadamente 11,000 árboles de pino afectados por el gorgojo descortezador, lo cual preocupa a las comunidades, ya que la crisis por el agua en el territorio se podría agudizar más, tomando en cuenta que las áreas de bosque en Morazán son limitadas.

El Dendroctonus frontalis es nativo de los bosques del sur de Estados Unidos, México y Centroamérica. Tiene un exoesqueleto duro de color marrón-rojizo hasta negro y mide unos 3 milímetros (aproximadamente el tamaño de un grano de arroz), tiene patas cortas, la parte trasera de su cuerpo es redonda y es considerada una de las mayores plagas en zonas forestales. Su ciclo de vida inicia cuando el adulto deposita un huevo y permanece en forma de larva durante cinco o 10 días, después se convierte en pupa que tarda unos 35 días y luego termina en gorgojo adulto y vuela a otro árbol. Todo ese proceso de crecimiento se da en la corteza del árbol, en donde el insecto construye galerías y comienza a absorber toda la vida del pino.

Los propietarios de bosques y plantaciones de pino aseguran que en las últimas semanas se han dedicado a cortar todos aquellos árboles enfermos por el picudo. Durante agosto pasado el MAG envió dos cuadrillas de trabajadores a las zonas afectadas, las cuales talaron los árboles infectados en aquellas áreas donde los propietarios no tenían recursos para implementar las medidas de control, o en lugares donde no se había localizado a los dueños.

Serafín Reyes, habitante del cerro El Pericón dijo que un total de 1,500 familias se abastecen de las microcuencas del río El Sapo, y debido a la destrucción de los bosques se están viendo amenazados, ya que una de las desventajas en la zona norte de Morazán es la falta de agua. “Las familias que se empiezan a ver afectadas son muchas, ya que nos abastecemos de las microcuencas del (río) Sapo y Las Marías, es por eso que nos sentimos preocupados y necesitamos apoyo por parte de las autoridades”, expresó.

El MAG ha acordado unificar esfuerzos para combatir el problema del gorgojo descortezador de pino, y para ello conformaría una comisión especial, con la participación de líderes comunales, juntas de agua, los alcaldes de los municipios de la zona sur y norte de Morazán, la Dirección General de Protección Civil y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (ver nota secundaria).

Tags:

  • Morazán
  • pino
  • gorgojo
  • agua

Lee también

Comentarios