Presidente Sánchez Cerén entrega su breve currículum a ciudadana, por orden del IAIP

Hoja de vida muestra que el mandatario pasó 20 años sin experiencia profesional.
Enlace copiado
Breve.  Documento que CAPRES entregó como hoja de vida de Salvador Sánchez Cerén, tras una resolución del IAIP.

Breve. Documento que CAPRES entregó como hoja de vida de Salvador Sánchez Cerén, tras una resolución del IAIP.

Enlace copiado
Dos páginas y un poco más de la tercera es lo que Casa Presidencial utilizó para presentar al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) la hoja de vida del presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, como respuesta a una sentencia que los comisionados emitieron ante una resolución del oficial de información de CAPRES, que dijo que la que solicitaba la ciudadana Christina Wolf ya se encontraba en el sitio web de la Presidencia.

El documento entregado por CAPRES muestra que Sánchez Cerén hizo entre 1951 a 1956 su educación primaria, en la escuela José Dolores Larreynaga, de Quezaltepeque.

El plan básico lo cursó entre 1957 y 1959 en la escuela José María Peralta Lagos. De 1960 a 1962 estudió en la Escuela Normal Alberto Masferrer, de San Salvador. La hoja de vida del presidente no tiene otros estudios.

El documento refleja que impartió clases de 1963 a 1979 en tres escuelas de Quezaltepeque, La Libertad. También que hay un lapso de veinte años en los que el mandatario no tuvo ninguna experiencia profesional, pero en 2000 se convirtió en diputado.

Estuvo en la Asamblea Legislativa (AL) tres períodos consecutivos, hasta que se convirtió en vicepresidente y presidente de la república en 2009 y 2014, respectivamente.

El IAIP había establecido que el documento de hoja de vida del presidente, que actualmente está en el Portal de Transparencia de la Presidencia, no podía considerarse como un documento que cumple con los principios de contraloría ciudadana del IAIP. Además, aseguraron en ese momento que “cuando se trata de experiencias laborales previas, no basta con enunciar alguna función pública ejercida, sino que se determina el tiempo durante el cual se ejerció”.

La ciudadana apelante debe responder al instituto si se siente satisfecha con la información entregada.

Lee también

Comentarios

Newsletter