Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Procurador de Derechos Humanos no se opone a esa medida, aunque dice que el Estado deberá regular la acción del Ejército y la PNC. Abogados también proponen que la medida vaya acompañada de un plan.
Enlace copiado
Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Presidente de CSJ considera viable estado de excepción

Enlace copiado
El estado de excepción, que implica la restricción para circular libremente en algunas zonas y horarios, así como la restricción de reuniones y del derecho a la libertad de expresión, es una medida viable para el Gobierno ante la situación de violencia que atraviesa el país, a juicio del presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Armando Pineda Navas.

“Decretar el estado de excepción está dentro de las posibilidades. Es viable de acuerdo con la Constitución en situaciones excepcionales; en algún momento, ya la Constitución establece los casos y en qué circunstancias se podría dar un régimen de excepción, pero eso todavía se está estudiando”, dijo Pineda.

El titular de la CSJ explicó que el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, lo convocó a una reunión de carácter urgente junto con el fiscal general, Douglas Meléndez, y con la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, para estudiar las medidas extraordinarias que se podrían aplicar ante los últimos acontecimientos criminales ocurridos en el país. Sin embargo, durante la reunión, sostenida el lunes por la tarde en Casa Presidencial, no hubo ningún acuerdo, excepto que habrá una segunda reunión, para la que todavía no hay fecha.

“Fue una plática sobre la situación en general del país y la posibilidad de tomar algunas medidas, sin especificar cuál. Entre esas sí está la posibilidad del estado de excepción, pero tendría que estudiarse y es la Asamblea o incluso el Ejecutivo el que puede decretar la medida en algún momento”, dijo Pineda.

La medida sumó respaldos ayer en la Asamblea Legislativa (lea nota en página 6). En lo que va del año han sido asesinadas 1,557 personas. En la tabla se observa los municipios más violentos. Por su parte, el procurador para la defensa de los Derechos Humanos, David Morales, coincidió con el presidente de la CSJ en que la medida puede ser viable en la coyuntura actual. Respecto a las atribuciones que el Ejército podría tener, el procurador dijo que el Estado debe garantizar que no se cometerán abusos de autoridad, como ya se han dado casos. “La medida del estado de excepción es constitucionalmente viable, pero nos preocupa que se repitan casos en que el Ejército y la misma policía abusen del poder y de la autoridad. Pediríamos al Estado que regule las acciones del Ejército y sería la Procuraduría de los Derechos Humanos la que se mantenga en vigilancia”, declaró Morales.

Por su parte, la magistrada de la Cámara segunda de lo Penal, Rosa María Fortín, dijo a este periódico que “ya hemos llegado a un momento en que es necesario tomar medidas” ante la situación.

“Un estado de excepción es básicamente la suspensión de garantías constitucionales, que durante un periodo no mayor a 30 días se mantiene para enfrentar algunas de las situaciones que ya están contempladas en el artículo 29 de la Constitución; por lo tanto es viable, pero no puedo decir si es bueno o malo, solo que tendría desventajas para la población que respeta la ley”, dijo la magistrada Fortín.

La magistrada explicó que las desventajas para quienes no cometen ilícitos serían, por ejemplo, que las personas que trabajan en turnos nocturnos o salen noche de sus empleos podrían tener restricciones para entrar a sus colonias en ciertas horas.

“Una de las desventajas es cómo vamos a controlar que las personas que viven respetando la ley no pierdan sus empleos, por las restricciones de horario para llegar a sus casas”, opinó la funcionaria.

Fortín añadió que declarar estado de excepción implica conceder a la Fuerza Armada mayores atribuciones en tareas de seguridad: “El Ejército ya sale a apoyar en tareas de seguridad, pero lo que normalmente sucede en los periodos de estado de excepción es que el Ejército toma las riendas”, dijo.

Por su lado, el exmagistrado de la CSJ René Hernández Valiente también dijo que en estos momentos se podría decretar una medida excepcional, pero que eso implica que los órganos de seguridad pública han sido incapaces de enfrentar la criminalidad.

“Se tiene que justificar que existe perturbación o calamidad en general para decretar el estado de excepción; en todo caso, esa es una manifestación de incapacidad de los órganos de seguridad pública. Entonces habría que identificar que la masacre de los 11 de San Juan Opico constituye una grave perturbación del orden público para decretarlo”, dijo Hernández.

El exministro de seguridad Francisco Beltrán Galindo, en cambio, opinó que el estado de excepción es una medida viable, pero que si no va acompañada de un plan podría ser contraproducente. “La medida creo que no es suficiente. Es más, si solo es la medida, puede ser hasta contraproducente. Estamos hablando que esta es una herramienta y debe ir acompañada de todo un concepto, de todo un plan de acción y un propósito, y eso todavía no se conoce”, dijo Galindo, quien agregó que otra propuesta de medida que los poderes del Estado deberían considerar es “hacer una política de control carcelario y declarar en emergencia las cárceles”, opinó.

Tags:

  • homicidios
  • inseguridad
  • pandillas
  • estado de excepcion
  • toque de queda
  • estado de excepción
  • medidas extraordinarias

Lee también

Comentarios

Newsletter